Páginas vistas en total

viernes, 21 de agosto de 2009

jueves, 20 de agosto de 2009

domingo, 9 de agosto de 2009

viernes, 7 de agosto de 2009

Queridos comicos


El verano, no sé por que, suele llevarse a muchos de aquellos que nos han elevado por las alturas de otras vidas con sus interpretaciones. Hoy Lola Lemos nos ha dejado. Sé muy poco de esta dama así que no voy a hacer una reseña ni cosa parecida. Sólo voy a dejar constancia de su rostro cuando yo me iniciaba en las artes ante una pantalla en blanco y negro con unos formidables Estudio 1 y ella era uno de esos rostros que poblaron mi infancia y la de tantos otros.

Mi agradecimiento por haberlo hecho tan bien, Doña Lola.

jueves, 6 de agosto de 2009

Aniversario






Sólo una pregunta: ¿se hubiera tirado sobre una ciudad de población de raza blanca?

sábado, 1 de agosto de 2009

Queridos comicos


Ayer se nos fue Mari Carrillo. Ella fue Marianela, pero para mí, sobre todo fue Doña Barbarita Arnaiz, la Santa Madre de Juanito Santa Cruz en la serie "Fortunata y Jacinta". Todavía hoy cuando paso por la plaza de pontejos pienso: mira el portal de Doña Barbarita.
Nunca podremos agradecer a estos esforzados trabajadores -más o menos anónimos, más o menos bien pagados, más o menos conocidos- el tiempo que nos han dado permitiendo que escapemos de nuestra jaula privada volando con ellos.
Hoy en la red he buscado imágenes de esta gran señora y apenas he encontrado media docena. He buscado luego imágenes de un jovenzuelo que ha protagonizado dos peliculas y media y hay cientos de ellas. Vergonzoso, como casi todo en España. Hemos olvidado a quienes han levantado nuestra cultura con soberbias interpretaciones como Los buenos días perdidos con su frase emblemática que levantaba al público: Yo soy de derechas pero sé perdonar. Hemos olvidado la elegancia de sus Estudios 1 donde varias generaciones descubrimos el teatro, hemos olvidado la gracia y la ductilidad de la Marquesa en Entre Tinieblas. Hemos olvidado aquella mujer a quien se le escapaba la juventud esperando un piso de "El pisito", a "La vieja señorita del paraiso", a la extraordinaria delicadeza de su Marianela.
Pues no, me niego a que eso ocurra. Mientras mi mente funcione y mi corazón lata habrá un hueco y una honda emoción ante la figura, elegante, sobría, educada, contenida y llena de talento de Mari Carrillo. Sé que conmigo hay mucha gente que no la olvidará y no nos hace falta que haya trabajado en Hollywood o cosa parecida.
Señora: la recordaremos con gratitud y admiración, con respeto y añoranza. Desde donde esté reciba un respetuoso beso mío y de muchos espectadores, amantes fugaces, complices efímeros, admiradores eternos.