Páginas vistas en total

sábado, 30 de abril de 2011

Las Santas Prisas

SAN JUAN DE DIOS MUERTO EN 1550 BEATIFICACION EN 1630

SAN JUAN DE LA CRUZ MUERTO EN 1591 BEATIFICACIÓN EN 1675

SAN IGNACIO DE LOYOLA MUERTO EN 1556 BEATIFICADO EN 1609

SAN ISIDRO MUERTO EN 1172 BEATIFICADO EN 1619

SAN ANTONIO DE PADUA MUERTO EN 1231 CANONIZADO 1232

SAN ISIDORO DE SEVILLA MUERTO EN 633 CANONIZADO EN 1722

SAN LUIS GONZAGA MUERTO EN 1591 CANONIZADO EN 1726

SANTA TERESA DE JESUS MUERTA EN 1585 BEATIFICADA EN 1614

SANTA GEMA MUERTA EN 1903 CANONIZADA EN 1930

SANTA JUANA DE ARCO MUERTA EN 1431 BEATIFICADA EN 1909

SAN JUAN BOSCO MUERTO EN 1888 BEATIFICADO EN 1929

SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE MUERTO EN1719 BEATIFICADO EN 1888

SANTA MARIA MARGARITA DE ALACOQUE MUERTA EN 1690 CANONIZADA EN 1920

SANTA MARGARITA DE CORTONA MUERTA EN 1297 CANONIZADA EN 1728

SANTA CECILIA MUERTA EN 230 CANONIZADA EN 1594

SANTA CATALINA DE SIENA MUERA EN 1380 CANONIZADA EN 1461

SAN MARTIN DE PORRES MUERTO EN 1639 BEATIFICADO EN 1837

Y

JUAN PABLO II MUERTO EN 2005 BEATIFICADO EN 2011

viernes, 29 de abril de 2011

Pintada

Espero que me hayáis echado de menos, menudo disgusto si no. El caso es que he tenído el modem a la virulé y al final han tenido que ponerme un wi-fi, o como se llame. De ahí desaparición temporal. Pero como decía la niña del Poltergeist "Heeee vuelto".
Ayer me acerqué a ver una exposición y para hacerlo y para pasear mi infarto me fui caminando, o sea que he de atravesar toda la almendra central de la ciudad. Cogí el camino del Barrio de las Letras, nombre fino para barrio de tascas y demás e incluso en otros tiempos de putiferio a las bravas. En una de las calles me encontré una pintada que me pareció una de las frases más sabias que he oído últimamente y de las más aplicables al hombre moderno: "El camino del medio es el camino del miedo".
Quizás hubiera que meditar sobre ella pero he de ponerme al día en el bloguerío y además trabajar o sea que me limito a dejarla ahí. De momento.

domingo, 24 de abril de 2011

Paso procesional, arte y un poco de sensatez

El escultor Ricardo Flecha afrontó un tema extraño en general y muy especialmente para un paso procesional: Cristo en brazos de la Muerte. Más allá de que teológicamente haya que decir o no e incluso más allá de que La Muerte parezca un Jinete Negro de Sauron el debate se centró en que Jesús está desnudo como vemos en estas imágenes. A la jerarquía no le pareció bien sacar a Cristo desnudo en procesión y llegaron a un acuerdo con el artista, se tallaba un paño de pureza para sacarlo en procesión y se mantenía en su versión "sin censura" (como dicen en las pelis) mientras esté expuesto creo que en un museo de Semana Santa y ahí se acaba la historia. Un poco de sensatez por fin en un tema religioso.
Aunque resulta curioso que ni siquiera se mencione cuando existe una cierta tradición de representar a Cristo desnudo en la cruz y apenas cubierto en Descendimientos, Santos Entierros y Cristos Yacentes. He recopilado algunos ejemplos de diversas épocas simplemente en Crucificados y sin pretender agotar el tema. 
Miguel Angel Buonarotti
Miguel Angel Buonarotti (atribuído, según lo último que leí)
Benvenuto Cellini talla en marfil
Doménico Teotocopuli "El Greco", una de sus pocas esculturas.
Max Klinger 1890
Lovis Corinth 1907
Sebastian Errazuriz
No he logrado encontrar más que la imagen.
En fin, que no hay de que sorprenderse ante estas cosas. Por cierto que la imagen de Sebastián Errazuriz no sé en que soporte o medio se ha realizado ni tampoco la fecha. Las cosas con sus lagunas por si se encuentra el relleno de la laguna. Eso es lo que me ha quedado de la universidad: el gusto por el rigor, en lo posible, claro.

miércoles, 20 de abril de 2011

De museos, provocación, religión y burros sacando agua

Como algunos habréis percibido el arte es lo mío, la historia del arte. Que sienta predilección por una u otra época o uno u otro país es cosa que aparte hemos de dejar sin no quiero perderme en laberintos góticos o minotáuricos que distraen, cuando no aburren, del tema a tratar, o por mejor decir y ajustar el verbo –léase palabra- temas a tratar que ya de por sí se mezclan y repelen, no sólo entre sí sino con esas puntas de iceberg de la personalidad del bloguero que de vez en cuando asoman en cuando escribimos queramos o no. Así hoy he decidido afrontar un tema más filosófico-imbécil en lugar de mis textos o de mis opiniones revenías y cabreadas. Es tema arduo del que empiezo a estar harto y del que, sin embargo, no oigo hablar, o por lo menos no en línea que me preocupa personalmente, opiniones aparte. Como es público y notorio no soy un defensor a ultranza del arte moderno, casi casi, al contrario. Puedo entender muchos matices del mismo e incluso podría argumentar a favor de él y en contra. Pero hay algo que me inquieta y que se mezcla con otro aspecto bien conocido de mi personalidad a través de lo que llevo escrito aquí. Creo que está claro que no soy un especial defensor de la Iglesia Católica y del cristianismo en general, aunque me temo que no he dejado tan claro que ni soy ateo ni soy anticristiano o cosa parecida. Como el tema a tratar no es ni mucho menos mi actitud ante el hecho religioso y sus instituciones en la tierra he querido, sin embargo, esbozarla para que no se malinterprete el texto. O por mejor decir: la reflexión que me quiero plantear aquí.

Cuando hago estas cosas siempre acabo teniendo la impresión:

A: de estar dando vueltas a un molino de noria

B: de estar diciendo majaderías y por tanto estar en mi sitio sacando agua con la noria.

Pero bueno, uno piensa aunque piense mal. Hace ya unos meses Uno en su blog sacó una de sus magníficas fotografías de los lavabos de cierto centro muy activo culturalmente, es la imagen que, con su permiso, reproduzco en primer lugar. El texto es lo que me desenfoca la mente y bastante: “La claridad en los museos es la manifestación de que el arte se ha vuelto inofensivo”. No es un hecho aislado que se quede ahí, en una pintada, sino que parece opinión generalizada que el arte museístico está muerto y que el arte vivo tiene que ser beligerante, globalmente beligerante. ¿Contra qué? Me pregunto yo. Claro no hay nada que esté en su sitio y que habría que estar en guerra constante –artistas y no artistas- pero me pregunto otra vez –hoy estoy preguntón- ¿Es esa la única función del arte?, ¿no se ha demostrado sobradamente que nunca ha cambiado el arte nada por si mismo, como mucho, ha sido imagen “a posteriori” de una lucha nacida y llevada a cabo por otros? ¿Negaremos su condición de arte mayor al David o a Cristo muerto de Gregorio Fernández, a El nacimiento de Venus o a Las tres gracias? Si se niega la cualidad de arte de estas y otros millones de obras y autores, incluido el portentoso Van Gogh, el caleidoscopico Picasso –que no sólo pinto el Guernica sino infinidad de desnudos, pintor y la modelo etc,- el paranoico-crítico Dalí, o el exquisito Juan Gris, si se niega eso, repito, pues entonces el tema está zanjado y nada que decir.

Cristo yacente de Gregorio Fernández
Sin embargo, si admitimos que estas obras y autores son obras de arte ¿alguien me puede decir donde está escrito que el arte tenga que ser necesariamente agresivo, provocador o belicoso? Cierto que la técnica ha suplido muchas de las funciones del arte de siglos pasados pero ha creado otras como la fotografía, el cine y las que queramos añadir. ¿Es que sólo una imagen revulsiva o provocadora, denunciante o agresiva puede ser considerada arte? O peor aun ¿es que sólo tiene validez como arte este tipo de trabajos? El Guernica, en un museo por cierto, sigue encendiendo los ánimos, Los Fusilamientos, Las Pinturas Negras, hasta los enanos del dócil Velázquez nos revuelven. Todavía nos conmovemos ante el mármol de David, la curva de las caderas de La Venus del Espejo y nos sigue inquietando quien sería la descarada mozuela de La Maja desnuda por que aún nos sigue perturbando. Todo ello está en los museos, como las Inmaculadas de Murillo, los Santos del Greco o los bodegones de Meléndez. Si los unos nacen provocando y siguen haciéndolo en los museos, los otros nunca tuvieron esa misión sino otra que siguen cumpliendo. ¿Dejan por eso de ser arte? El arte museístico es al arte moderno lo que la memoria y la experiencia al individuo: sin ellas no existimos. Lo siento por quienes creen que están inventando ellos las artes: va a ser que no, aunque lo que hacen o hagan sea tan valioso, o no, como lo que hicieron los antiguos, que no todos fueron grandes maestros.

El arte en sí es inofensivo: nadie después de ver los fusilamientos cogió una navaja y se fue a destripar invasores. Nadie después de ver Los comedores de patatas se fue a organizar una huelga en la mina siempre es al revés, el arte recoge y extiende como mucho. El mayor panfleto pictórico es La muerte de Marat y hoy, poco menos, que ni nos acordamos de quien fue Marat. Apunto como posibilidad que los artistas que consideran que la provocación y la belicosidad del arte es la única vía del mismo en este cruce de caminos es por que son incapaces de encontrar otra. Con esto llego a otro tema que me hace arder en Santa Ira y está bien puesto lo de santa.


Pinturas Catedral de la Almudena en Madrid
El arte religioso desde luego entro en franca decadencia a partir del XVIII y de ahí en adelante no ha hecho sino repetir formas y entrar en una espiral alarmante, francamente. No se sabe qué llega a ser peor si la repetición de formas e iconografías como lo que se hizo en la Catedral de la Almudena –a juego con el horror del edificio, eso sí- o ciertas innovaciones que le dejan a uno turulato, patidifuso y alelao por decirlo finamente, pienso en la Inmaculada de la por otra parte admirable pintora hiperrealista Isabel Guerra, sí, la del convento con el montón de billetes de quinientos euros escondidos. Ya sé que un mal día lo tiene cualquiera pero un óleo del tamaño de ese no se pinta en un día. Juzgad vosotros si esta imagen está a la altura. Yo todavía recuerdo con espasmos cuando la descubrí en la exposición sobre La Inmaculada Concepción. Creo que no me he recuperado de la impresión.
Inmaculada de Isabel Guerra
A lo que quiero ir es a que me preocupa y, sobre todo, no comprendo, que no se haga arte serio del género religioso y cuando se hace se haga exclusivamente desde la provocación a sabiendas sin más criterio pues para hacer una crítica al estamento no necesitan más que inspirarse en los periódicos, será que no hay tema. Cierto que no provoca el que hace sino el que mira, pero es que los a los ortodoxos parece que les encanta ser provocados para ganar prestigio y, volvemos a lo de otra entrada reciente, victimismo. Es el caso del Cristo das Rias Baixas de Manuel Moldes. Curiosamente los medios hablan de un cristo “bocabajo” término que no tiene nada que ver con el término “cabeza abajo” que es el que se ajusta al cuadro y que, sin embargo, es símbolo satánico mientras que a un Cristo bocabajo lo único reprochable sería que se le viera el trasero. Por cierto es un Cristo éste desnudo y exageradamente dotado y, personalmente –aunque no soy quien para juzgar- no me parece nada destacable. Todo esto al final se resume en una pregunta: ¿Qué ha caído tan bajo como para no poder aportar nada nuevo y digno sin la provocación: el arte que necesita del escándalo para llamar la atención o la religión que no logra que se tome el hecho religioso sino desde ese mismo escándalo?

Cristo das Rias Baixas de Manuel Moldes
Lo dicho, que no sé si merezco estar sacando agua de la noria o son otros quienes deberían hacerlo.

sábado, 16 de abril de 2011

¡Como alcalde vuestro que soy!

El Sr. Alcalde de la Villa y Corte, capital del reino, pide una ley para quitar a los sintecho de la calle por que, según él tenemos la obligación moral de ayudar a estos ciudadanos "aunque no quieran".
Me había prometido no hacer entradas de este tipo noticiario-politiqueo pero es que hay cosas que hacen saltar a cualquiera. Hace tiempo que este ínclito y nunca bien ponderado personaje de la farsa nacional-pepera (que no es lo mismo que "Pepe, eres la pera") viene demostrando una cierta inclinación a quitar cosas y sobre todo personas de las calles. Las luces de neón, el intento de quitar los hombres-anuncio y cosas parecidas. Sí, como viene pareciendo y dada la confluencia de desastres que afligen a nuestra ciudad-comunidad -bachillerato de excelencia incluído pero mejor non meneallo- este excelso pseudoilustrado se mantiene en su puesto los próximos años cabe preguntarse quien o quienes serán los próximos en su objetivo. ¿Aceras para que los discapacitados no se mezclen con los no discapacitados, a ser posible bajo tierra? (a este hombre le encanta soterrar cosas, quizás por eso quiera meterlo todo debajo de la alfombra), ¿Rinconadas para los ateos?, ¿Toque de queda para la tercera edad con pensiones bajas?, ¿Cárceles de día para que los abuelos no estropeen la vista sentados en los pocos bancos de la ciudad?, ¿Habrá que pasar un examen de coherencia en el vestir para poder transitar por ciertas calles? ¿lazos rosa para los gays? ¿desaparición del casco urbano de los mercadillos, Rastro incluido? No sé, quizás sea yo pero todo esto ¿no nos recuerda nada?
La diferencia esencial entre Tarzan y los animales, leí una vez en tan ilustre publicación como el Penthouse, yo lo compraba TAMBIEN por los artículos, es que el hombre, Tarzán, podia recordar e imaginar, recordar el peligro e imaginar qué hubiera pasado si no hubiera huído a tiempo, imaginar el próximo peligro y no saber si podría o no huir a tiempo. Yo recuerdo e imagino y teniendo en cuenta que desde que nos abandonó el Viejo Profesor, a cada alcalde le ha sucedido otro que ha hecho cierto aquello de "otro vendrá que bueno me hará" imaginar quien puede venir produce un cierto espasmo aterrado.
Y ya que me he metido en temas pseudo municipales ¿que me decís de la procesión atea prohibida el jueves santo? Valgame un santo de palo, que decían en el pueblo de algún pariente mío que no recuerdo. ¿Procesión atea? ¿Van a sacar en andas un vacío? ¿Precisamente en jueves santo como La Tarara? Naturalmente comerán carne en Viernes Santo como D. Pompeyo Guimarán en "La Regenta" aunque sean vegetarianos. Vamos a ver Señores Ateos, me parece muy bien que ustedes no crean en un Dios, pero el caso es que a mí y al resto del mundo nos trae sin cuidado, como nos trae sin cuidado que otros crean en el Dogma de la Inmaculada Concepción, la Reencarnación o en la Santa Natividad de Diego Armando Maradona. Vamos ver Señores Ateos, ¿no se dan cuenta de que su apostolado es tan nefasto para el ser humano como cualquier otro? En realidad un poco más por dos razones: la primera por dar armas al enemigo y reforzar su posición contraria a la libertad de pensamiento -toda forma de religión lo es si se sigue al pie de la letra y el ateismo también si no se deja en paz al ciudadano consigo mismo- (que si provocación, que si se les persigue, que si hay una campaña del gobierno) y con ello más poder; la segunda es más humana y dado que presumen de humanismo deberían tenerla en cuenta. Muchos hombres y mujeres del mundo encuentran en sus creencias un consuelo que el ateismo militante y apostólico ataca, consuelo de enfermedades, pérdidas, angustias y miedos que ni siquiera imaginamos. Nadie, ni ustedes ni unos hábitos de un dios u otro, tiene derecho a quitárselo. Yo no he tolerado a ninguna forma religiosa que me dicte mi forma de pensar y por supuesto no se lo voy a tolerar a ustedes, sin embargo, me queda una pregunta en el aire: ¿por que no dejamos a cada cual con su conciencia, su mente y su elección voluntaria de creencias o no creencias sin meternos en algo que, en el fondo, no nos importa lo más mínimo? Eso se llama Libertad de Conciencia y aunque comparto muchas de sus afirmaciones como el creciente poderío clerical-urbanístico, conviene dejar esa Libertad -la única real- en paz y no caer en lo mismo que ha destruido la credibilidad de casi todas las iglesias del mundo.
Vamos, que entre alcalde, ateos y presidentas me están dando una semanita que pa qué las prisas. Berlanga siempre se quedó corto pero lo que es ahora ya es la repanocha.

miércoles, 13 de abril de 2011

Silvia, te queremos y te esperamos

Seguro que hay miles de personas que ahora mismo están pasando por lo mismo que ella, sin embargo, no las mencionamos. ¿Por qué? En parte por que los "famosos" son, a menudo, única compañía de soledades demasiado profundas, en parte por que en ellos queremos vernos reflejados de algún modo, teatro espejo del mundo, dijo alguien. También por que brillan y, en un cierto sentido metafórico, nos dan calor, como los Dioses de un Olimpo de celuloide y plasma pero Olimpo al fin y al cabo. Objetos de una especie de amor a veces no son nada, a veces son quienes evitan que alguien se abra las venas al perderse en el mundo que hemos creado a su alrededor al perder de vista la diferencia persona/personaje. Al hacernos salir de nosotros mismos. Por eso ellos, los cómicos que se decía antes, son parte de nosotros; nos han hecho reír y llorar e incluso pensar y ver otros puntos de vista. Por eso, al menos a mí, me son tan queridos y por eso, consciente de lo injusto del anonimato y desinterés hacia miles de personas desconocidas que están pasando por lo mismo, y que se me podría reprochar con facilidad, he decidido escribir esta entrada.
Silvia Abascal
Quienes siguen este blog saben que no suelo hacer esto. Llamadme sensiblero, llamadme ñoño, llamadme "políticamente correcto" (que entiendo como insulto) pero no puedo evitarlo. Acabo de enterarme de que Silvia Abascal se recupera de un ictus y lo cierto es que me he quedado sobrecogido. Sigo sus trabajos en la medida de mis posibilidades desde aquella aterradora niña del "Un dos tres" y no he visto en ella nada ni siquiera mediocre. Siempre magnífica aun con papeles ingratos. Hablar de su belleza sobra, ahí está. Pero si destacar su saber estar y saber ganarse un espacio en lo suyo sin dar tres cuartos al pregonero: trabajando y haciéndolo bien.  Podría decir muchas cosas pero no es necesario, también están ahí.
Silvia, aunque esto se pierda en el cibermundo y no valga para nada, quiero decirte que te queremos y te esperamos. (Impacientes)

sábado, 9 de abril de 2011

Temas japoneses, pero triple X en esta ocasión.

Remate de empuñadura de sable o puñal
Netsuke
Hoy nuestra querida Balovega ha hecho una entrada preciosa con algunas de las imágenes más bellas del arte del grabado japonés, mujeres de Utamaro, algo de lo más exquisito que se puede contemplar en el mundo del Ukiyo-e, o mundo flotante, entre otras cosas por que los barrios de placer ardían como la yesca cada dos por tres y todo tendía a ser efímero y superficial. Espero que Balo no se enfade conmigo por que se me haya venido a la cabeza esta travesura que no es sino mostrar otra de las facetas de ese mundo flotante que tan exquisito es y tan bien ha sabido ella retratar en una pocas imágenes.
El tema que recojo es algo sorprendente pero responde a varias tradiciones japonesas muy profundas: primera, las célebres pescadoras de perlas que, semidesnudas, se sumergen en las aguas que tantan literatura han creado; segunda, el erotismo vivido como algo absolutamente natural, de hecho si os fijáis bien las criaturas que son atrapadas por el pulpo no parecen sufrir en absoluto, más bien todo lo contrario; tercera, la tradición de plasmar gráficamente esa naturalidad con obras de arte de gran altura -espero en algún momento hablar de los celebérrimos shunga-; y cuarta, el encuentro con el monstruo que forma parte de la cultura japonesa hasta hoy mismo, Godzila sólo podía nacer allí, con bomba incluída, pero en un país expuesto como lamentablemente estamos viendo a tantos desastres naturales y en el que, curiosamente, no existen en libertad animales grandes y peligrosos tipo tigre sino como mucho zorros, tenía que encontrar su galería de monstruos y el pulpo cubre aquí una función un tanto ambigua. Por cierto, excepcional o muy poco corriente es la última imagen que me parece es contemporánea y por tanto, sólo residualmente perteneciente al Ukiyo-e.

martes, 5 de abril de 2011

Tarde de domingo con buen tiempo.

Tarde de domigo en la Gran Jatte, de Seurat
Hace un domingo precioso de primavera, doña Prisca se acicala como casi todas las tardes de domingo después de la película, ve fatal por las cataratas que, según el médico, no tiene y le tiembla el pulso al maquillarse por culpa del parkinson que, según otro medicucho, tampoco tiene. Si lo sabrá ella que está igual, igual, igual que su tía María Eutropia, la que se murió en el pueblo allá por el veinticinco, le recuerda a su marido mientras quita la corbata por que no hace juego. Claro que ella no la conoció pero lo que contaba la señora Chon a sus ciento dos años es que coincide con todo lo que ella tiene. Vamos, a ella le van a decir. Lo único que no tenía Maria Eutropia era la maldita artrosis, que se murió trotando por los sembraos a los noventa y tres años. Ella, en cambio, baldadita está, esa es otra, los jodidos médicos le dicen que vaya a piscina, que aprenda a nadar, que se le aliviarían mucho los dolores. A estas alturas va a aprender a nadar, sí, hombre, como si ella no tuviera nada mejor que hacer que perder el tiempo con lo que tiene que planchar, ayer mismo: cuatro pantalones vaqueros de su yerno por que la inútil de su hija no sabe planchárselos y le lleva que da vergüenza verle, seis pares de calcetines, catorce paños de cocina, seis toallas y no recuerda qué más; total: toda la tarde a pie firme y luego nadie se lo agradece. Claro, luego tuvo que tomarse una de esas pastillas de dormir que le ha recomendado Maridel por que ella tampoco duerme nada, nada, nada, que no sabe para qué se las toma por que lo único que hacen es estragarla el estómago. El café bebido es su desayuno y luego, hala, a cocinar para otros, que para que lo agradecen más le valía tirárselo a los cerdos, eso sí que se lo deja bien claro: “tres horas de cocina y doce euros el pescado, más el pan, las patatas y el aceite que no veas como ha subido” es una de sus frases predilectas cuanto deja caer los platos sobre la mesa sin que nadie la ayude, que no saben ni poner un plato, por eso no deja que nadie entre en la cocina. Ella, ni probar bocado puede, seguro que lo que tiene es el mal de las vacas locas y eso que a ella la carne le da como asco.
Van al tanatorio, como cada domingo, no es que conocieran al finado pero es el hijo de la vecina del quinto que en cierta ocasión le prestó una taza de ázucar y no le pueden hacer el feo de no ir. Pobre mujer, en tres años ha enterrado a dos cuñados, hermanos de su exmarido, el que la apaleaba y le hizo este hijo, a los dos que la echaron de la casa, precisamente. Menos mal que encontró a este que es un buen hombre que no hace más que emborracharse y dormirla, la pobre hasta cogió una depresión cuando murió el cuñado. Les tenía mucho cariño, claro, les conoció tan jóvenes. Se va a tener que tomar un Nolotil, lo está viendo, no le extraña: hoy tocaba lavar las cortinas, como todos los domingos, y con el cuento de que su marido se marea le toca todo a ella. Así está, que nadie sabe lo mal que se encuentra. Y no será que no lo dice pero nada, ni caso, como quien oye llover. Claro, a nadie le importa. Cuanto mejor hubiera estado de monja misionera en el Congo Belga. En fin, a lo hecho, pecho y a aguantar a este inútil hasta que Dios quiera llevárselo.
En el tanatorio se encuentra, como todos los domingos que no llueve, a la Aurora, la Lumi y la Cari, cotorreando en un rincón. Míra la Cari, y no le llegaba el sueldo, menudo abriguito de pieles se ha agenciado, pues ¿y la Lumi? ¿peluca a su edad?, por favor, hace falta ser vulgar. No como ella, abriguito de paño, de marca, eso sí, que donde hay que se vea, y su pelo blanco y reluciente, bueno, con un ligero toque lila. Ay, la Aurora por donde sale ahora, como si su niña no se hubiera cepillado al difunto, al hermano y al otro difunto de la vecina del quinto y ahora, por que ha sacado las oposiciones a cátedra, se cree algo. Di que mira, para lo que le importa a ella. Se acerca a saludar a Deme, la vecina del quinto, la doliente, y la abraza, se le saltan las lágrimas y no para de lamentarse hasta lograr que Deme se derrumbe con un hábil ¿y tu marido? Como si no supiera que está en la cafetería del tanatorio cogiéndola a base de cubatas. Ay, menos mal que se ha tomado el Nolotil, si no, no cree que soportara el chachará de la Aurora y las otras.
Laurencio ni siquiera mira a su mujer, ha salido a fumar un pitillo y se ha alejado del duelo de los hombres. Hoy la técnica hace milagros y puede desconectar el sonotone del oído izquierdo y conectar el oído derecho la radio y escuchar el Carrusel con cara de poker, imperturbable, como nadie sabe quien es ni qué narices pinta allí, nadie se le acerca y puede ir calculando los puntos y los lesionados de la liga, los puestos de descenso y la posición en que quedan los equipos en los campeonatos europeos. Espera que el miércoles no se muera nadie, es la final de Copa y no quisiera perdérsela pero cualquiera le dice a Prisca de no ir a un velatorio en condiciones entre semana, con lo cumplida que es. Claro, el Atletic pierde, si es que este entrenador, también es cierto que da un poco igual quien les entrene, toda la vida igual. En cambio mira tú, gana el Villareal, le jodió la quiniela, le había puesto un dos fijo. Lo peor es mañana, aguantar a los de la oficina. Hace una tarde espléndida, da gusto, una brisa deliciosa, dentro de nada ya habrá que venir más tarde por el calor y eso le saca de quicio por que al final acaba topándose con los domingueros de regreso las caravanas, ahora todavía no, la gente se anima menos y procura volver bien después de comer o a comer en casa. Hoy va a probar el camino que le dijo el gilipollas de su yerno, que para esto de callejear es tan fullero como para todo lo demás. Gol. ¿Será posible que el Rayo marque otro gol en Valencia? Así no hay quien de una en la quiniela.
A Prisca se le enreda la conversación sobre el asunto aquel del finado con los porros a los quince años y las demás fruncen los labios y dejan caer un silencio cómplice dando a entender que era de esperar, que quien mal anda mal acaba y que de tal palo, tal astilla. Cari, dice que hace fresco pero sólo para arrebujarse en el cuello del abrigo y lucir las pieles, (recuerda, Prisca, no hay mayor desprecio que no hacer aprecio y muérdete la lengua, hermosa) Aurora se echa a llorar dice que pensando en sus nietos allá en Navalcarnero, tan lejos. Por otra cosa lloras, que nos conocemos, hace lo menos diez minutos que nadie habla de ti. El caso es que es cierto que refresca y es que hace rato que la noche ha empezado a caer. Se va haciendo tarde para hacer la cena. Lumi se lamenta de no tener a quien hacerla, Prisca le responde que no sabe la suerte que tiene mientras piensa que sabe Dios a quien se la está haciendo, que esta con eso de los bailes de salón para bajar el colesterol, además que siempre fue… lo que fue.
-Bueno, hijas, que he de hacerle la cena a éste –dice levantándose bastante menos trabajosamente de lo que pretende hacer ver-. Que una no para de trabajar y ni te lo agradecen ni ná, por que yo ni cenaba, fíjate.
-Si es lo que yo digo: una madre es para cien hijos, cien hijos no son para una madre –remata Aurora asegurándose de que la madre del difunto la escuche mientras se aleja luciendo las pieles de su tronío.
-Por cierto –interviene Cari antes de que Prisca vaya a buscar a Laurencio- ¿sabéis quien está muy malito? El primo de Almudena, la compañera de hospital de Reme ¿os acordáis? Una chica tan maja y lo que lleva pasado.
-Quiera Dios que no tengamos que vernos el domingo que viene en otra como esta –ruega Aurora, a Prisca le viene mejor que sea en un sitio como este que tener que ir a la clínica por la mañana y así no tiene que madrugar tanto para lavar las cortinas.
-Hay que ver que tarde tan preciosa se ha quedado para la fecha en que estamos –le dice a su marido que no la oye mientras conduce camino a casa atento a los tanteos de la liga, maldiciendo el dos del Osasuna y el uno del Villareal- ¿Sabes que está muriéndose el primo de la Reme”- afirma segura de que su marido no tiene ni idea de quien es reme y de la cita con Aurora, Cari y Lumi, espera que por la tarde, por que la clínica por la mañana le viene fatal.