Páginas vistas en total

domingo, 26 de febrero de 2012

De mujeres y pulpos (ahora en serio) 2


Antes de seguir adelante he de dejar claro que no sólo aparece el tema del pulpo-sobón en las estampas Ukiyo-e sino que, sin ser en ningún momento un tema que pudiéramos considerar abundante, aparece en otros ejemplos artísticos como los que van más arriba: dos netsukes (cierres de marfil o hueso de bolsas) y remates de las empuñaduras de los pequeños puñales laterales del wakizashi (sable corto dedicado al combate en interiores pero también a la práctica del Hara-kiri o en términos más elegantes: Seppuku, como vemos en la pieza de más abajo. Aunque será a través de la estampa como logre un mayor alcance 


Es evidente que hay un paso cualitativo de una historia ejemplarizante del amor de madre a una escena orgásmica frívola o directamente pornográfica. Hay varias cosas a tener en cuenta a la hora de intentar ver el porque de este paso. En primer lugar, aunque seguramente no el más importante, es la propia sociedad en que se produce: una sociedad de diversión y “flotante” sin raíces y sin capacidad de echarlas debido al marco histórico que la condiciona. Además los genitales femeninos –como en este país- solían ser denominados con nombres de crustáceos bivalvos por lo que la asociación de la sexualidad con el mundo subacuático es lingüísticamente casi inevitable, y las representaciones plásticas de estos “juegos de palabras”, también. Un elemento más, esta vez indispensable, es la tradición casi legendaria pero real de las pescadoras de perlas, ostras, esponjas y demás que sumergiéndose  más o menos desnudas, según las épocas,  suponen un cierto mito erótico relacionado, de nuevo, con la relación oral del sexo femenino y los crustáceos. Incluso se dice que ciertos Shoguns (jefe militar supremo y poder absoluto en Japón de 1185 a 1868) pagaban por poder contemplarlas sumergirse en el mar. Es casi obsceno mencionar lo que se hace tan evidente de la relación oral de los bivalvos, de nuevo, con la genitalidad femenina pero resulta inevitable resaltar como se refuerza con esta nueva aportación. En la estampa que sigue queda bien clara la relación entre ambos temas. 







Estas son imágenes de pescadoras parece ser que tomadas en los años treinta cuando se producían en el mundo ciertas actitudes ante el cuerpo desnudo más cercanas a la exaltación de la raza y cosas semejantes. Sinceramente, la mayoría de imágenes sobre estas trabajadoras que he visto son bastante más recatadas. Así que las recojo aquí con todas las salvedades y teniendo en cuenta que son bellísimas en sí mismas, no tanto por la certeza de su rigor histórico. 

viernes, 24 de febrero de 2012

De mujeres y pulpos (ahora en serio) 1

Si algo me pierde es casi todo. Pero a lo que voy, me suele ocurrir que cuando descabezo un tema siempre tengo la necesidad o la tentación de seguir escarbando en él. Así que ya nos hemos puesto pulpeiros, sigamos pulpeando un ratito. El caso es que cuando uno empieza a pulpear se va encontrando cosas y más cosas y cuando esto va ocurriendo comienza a ser una especie de telaraña por la que uno va haciendo equilibrios y no sabe ni en que hilo desviarse ni a donde va a llegar según por donde se tire. En esta situaciones desempolvo la toga que no tengo, me pongo las gafaspasta y me dispongo a “tomar lecciones de abismo” intentando llegar a los orígenes. El caso es que en estos temas uno nunca deja de sorprenderse con los hallazgos. Pero volvamos al tema pulposo o pulpero o pulpeiro, que va a ser asunto largo. Parece ser que el origen del tema de la mujer, pescadora a priori, pasándoselo en grande con los fálicos tentáculos múltiples tiene muy poco que ver con lo que hemos visto en las imágenes anteriores. Es más, se trata de una edificante historia de amor materno. El asunto se remonta al Tamatori Monogatari (o La historia de la toma o el logro de la joya, más o menos pues divergen autores, aunque quizás la traducción menos traidora sea “Lo que debe ser contado (Monogatari) sobre el logro de la joya”), en este episodio se relata como una pescadora recupera una joya valiosísima que le había robado el Rey Dragón del Mar a su hijo. Efectivamente la coge pero en ese instante se inicia una feroz persecución que la acorrala y, heroicamente, se abre el pecho para guardar la joya, es asesinada por un dragón marino que, sin embargo, no encontró la anhelada joya. El cadáver llegó a la costa donde su hijo la encontró y recuperó la joya. El Tamatori Monogatari es un episodio de un texto mayor, el Taishokan, de tintes solemnes y religiosos en el cual el relato que cito es el ejemplo de la abnegación maternal. Para explicar como se dio el paso de una historia religiosa a una historia “picante” quizás primero debamos pensar en la historia bíblica del casto José y el choteo zarzuelero de “La Corte del Faraón” sobre la castidad de José. Pues más o menos vamos en la misma línea, incluso en la clase social que consume el producto: burguesía enriquecida demasiado rápidamente, nuevos ricos, en suma.

Digamos que el tema erótico de la mujer y el pulpo aparece dentro de un subgénero, el Shunga, que, a su vez, pertenece a un gran género de estampa japonesa: el Ukiyo-e o “pintura” (e) “del mundo flotante”, o “del mundo que transcurre”. En realidad la estampa japonesa es el primer medio de comunicación de masas de la historia, entre otras muchas causas por que se desarrolla en un momento clave y en un lugar clave. La actual metrópoli de Tokyo se llamaba por entonces Edo y era la sede del gobierno militar que rigió el imperio desde 1185 hasta 1868. En esa ciudad tenían que vivir obligatoriamente parte de la familia de todos los nobles lo que implicaba un servicio y una demanda que daba trabajo y atraía inmigración de modo que durante el XVIII Edo tenía alrededor de un millón de habitantes lo que no dejaba de ser una barbaridad para la época. Los nobles requieren cosas y quien se las venda. Surge así una clase, burguesía para nosotros, Chonín para ellos. Esta clase social tiene el dinero pero no el poder e incluso tienen prohibidos ciertos lujos mediante leyes suntuarias. Como es lógico acaba creando sus propias manifestaciones artísticas, entre las que destacan el Ukiyo-e, el Kabuki y, entendiendo el arte de un modo extremadamente amplio, los barrios de placer. En este marco están los shunga en los “Libros de almohada”. Básicamente grabados eróticos, vamos pornografía en fino, bueno no siempre tan en fino. Realmente la funcionalidad de estos grabados no parece tan clara como podría pensarse. Desde teorías que hablan de cierta superstición que dice que traían suerte a otras que los explican como un manual para las esposas.

 Este es sin duda el shunga más exquisito de la historia, lo realizó Utamaro (1753-1806) y no sólo es un prodigio de delicadeza desde los ojos occidentales sino también un alarde técnico de primer orden. Es un grabado muy lejano de la visión brutal que predomina en el género
En cambio éste, origen de esta serie tan pulposa, es casi todo lo contrario y es obra de Hokusai (1760-1849) publicado en 1814. 
Como se aprecia claramente y es frecuente en el arte japones hay un texto que acompaña a la más que expresiva imagen. Recojo la traducción de un compañero bloguero: Josep Lapidario y viene a ser más o menos así: "El pulpo grande dice: “Me preguntaba cuándo, cuándo llegaría la hora del rapto, pero ese día ha llegado. Al menos ella ya ha caído en mis redes. Y digan lo que digan, es un coño de lo más rellenito y apetecible. Aún más que una patata. Chupar y chupar hasta saciarse, y luego llevármela al palacio del rey Dragón, y hacerla prisionera”. La buceadora susurra (elimino las abundantes onomatopeyas de gemidos y resoplidos): “Ah, este pulpo odioso, chupando la piel de la boca interior de mi útero hasta dejarme sin aliento, ¡que me corro! Con su boca prominente provoca mi vagina abierta. (…) ¡A ver! ¿Qué diríais, qué diríais si ocho piernas os abrazaran? Oh, está hinchándose adentro, las secreciones rezuman como agua hirviendo. Siento cosquillas, una tras otra hasta perder la cuenta, límites y barreras desaparecen… Ya estoy… ¡Me corro! ¡Me corro!”. El pulpo pequeño, mientras tanto, parece más concentrado en su labor: “Cuando mi pariente haya acabado, también yo usaré mi boca prominente para restregársela desde su clítoris hasta su culo hasta hacer que se desmaye, y cuando vuelva en sí, volveré a hacérselo, jeje”.
Desde luego hay mucho más que decir sobre tan tentacular tema por eso calculo que habrá pulpos para al menos tres o cuatro entradas más. 

miércoles, 22 de febrero de 2012

¿Que esperaban?


A partir de ahí todo fue confusión, aislamiento y ocho estudiantes detenidos en la misma celda. Los dos menores salieron esa noche. “No nos dieron ni de beber”. Por la mañana, les ofrecieron zumo de melocotón y galletas. “Soy alérgico al melocotón y pedí agua”. La respuesta de los agentes que tajante: ‘Esto no es un hotel’. “No podíamos ni ir al baño”.
La delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León, espera que todo quede en "una anécdota".
Ha habido más detenidos en las protestas en torno al Lluís Vives que en el 15-M
El País a 21.2.12

Fabra obvia las cargas policiales y elabora un discurso victimista

La Policía vuelve a cargar contra los estudiantes en Valencia

Los antidisturbios intervienen de forma indiscriminada. Hay al menos 25 detenidos, entre ellos seis menores. Cientos de personas protestaban en una marcha, que partía del Instituto Lluís Vives, contra los recortes y la actuación policial de la semana pasada

Público a 21.2.12

sábado, 18 de febrero de 2012

Madrid es una ruina 1



Estaddio Vicente Calderón, junto a Madrid Río. Lamentable espectáculo.

domingo, 12 de febrero de 2012

Leonardo ¡otra vez!

De nuevo –y van….- se ha puesto de moda Leonardo, el amigo Leo. Otra vez oímos entonar cantos de alabanza y loor a tan egregio representante de la humanidad. Retorna vincitore como cada equis tiempo. Ahora por una Gioconda, bastante menos siniestra que la “afrancesada” como algún compañero de bloggerio la ha llamado, que ha aparecido en el Prado. Si es que no hay ná como pasar un paño con un cepillo de raíces o con Pronto que cambia el polvo por brillo para que aparezcan cosas valiosísimas. Vamos que si se dejara a las Marujas Ibéricas Pata Negra sueltas y bien pertrechadas por los recovecos de Iglesias, palacios, palacetes y museos, iban a faltar museos para exponer tanta grandeza, claro que luego habría que reparar los destrozos de la lejía y el aguafuerte sobre las piezas pero aparecerían cantidad de cosas. Lástima que: A, las marujas no estén por la labor, prefieren ver a la Esteban; B, que los daños podrían ser irreparables y C, que eso descubriría a quienes han sacado tajadas múltiples y variadas del desconocimiento de nuestro patrimonio y, además, se les acabaría la mamadera. Pero volvamos con el amigo Leo.


Como llevo toda mi vida estudiando arte y humanidades hay personajes que, con el permiso del resto de la humanidad (o sin él) son como parte de la familia. Concretamente Leonardo es el tío pelmazo bueno para nada que no sabe que hacer con su vida pero que es el ojito derecho de todo el clan familiar. Que tiene mucho talento, pero que no termina de demostrarlo. Que seduce a las damas con sus modales impecables pero que, en realidad, no son las damas su oscuro o no tan oscuro objeto de deseo. Vamos que con tanta confianza le he perdido el respeto pero no gratuitamente. Es un tema personal: no hay nada que me duela tanto como el talento desperdiciado, mentes no ya brillantes o geniales, sino tan sólo medio-altas echadas a perder mientras que otros, zopencos y tuercebotas, ocupan puestos y honores que ni están preparados para sacar adelante ni merecen. Y si en la historia de la humanidad hay una mente echada a perder esa es la del amigo Leo. Si alguien es capaz de hacer algo tan hermoso como esta cabeza de Leda.


¿Cómo es que al final de su vida apenas tenemos unas cuantas obras que, personalmente veo desiguales y de las que algunas si no fuera por su firma pasarían desapercibidas?

¿Hay algo más irritante que ver sus bocetos de cualquier cosa sin centrarse en ninguna?

¿Hay algo más absurdo, oh genio, que dar a un fresco una base de cera y querer secarla usando velas? Suceso que, para quienes no lo recuerden, ocurrió en Florencia con su célebre Batalla de Anghiari, o por lo menos así consta en los anales de la historia del arte. Le encargan un retrato ecuestre y se pasa años haciendo estudios de la anatomía equina, tantos que al final cuando estuvo listo el molde del caballo el comitente había perdido poder y una guerra donde se perdió ese molde. Así sucesivamente Leonardo fue dejando a medias o medio jodidas por sus experimentos obras maestras (léase La Santa Cena) y a todo el mundo tan a cuadros que no han hecho más que inventarse misterios y tramas ocultas y secretas. A ver, que yo soy de los que se las creen hasta cierto punto, pero lo que no es posible es que Leonardo estuviera en… TODAS. A ver cuanto tardan en sacar algo así como “El código de la Gioconda del Prado”

 
 Era alto, era guapo, tenía modales cortesanos, no se manchaba jamás pintando y, tengo entendido, que fue procesado una o dos veces por sodomía. Frente a él un Miguel Angel bajo, feo, de mal carácter, pesetero, amargado y torturado por el conflicto católico-sexual que le martirizó toda su vida, si añadimos que estaba lleno de polvo de mármol y que la higiene no parece que fuera una de sus principales preocupaciones convierte a Leonardo en un ideal de artista para sus contemporáneos. Todo texto necesita su héroe y Leonardo era uno de ellos, y necesita también su villano y la terribilitá de Miguel Angel le colocaba en un buen puesto para serlo.

Pero lo peor, lo imperdonable, lo que escuece, es que la mano que fue capaz de pintar La virgen de las Rocas, Santa Ana, la virgen y el Niño, de dibujar la Leda, no nos haya dejado sino un puñado de obras sueltas, algunas más atribuidas, pero más que dudosas y miles de intentos, proyectos, estudios, anotaciones que se quedaron en nada. ¿Podemos imaginar el universo de belleza suprema que hubiera creado Leonardo si se hubiera centrado en la pintura? Ahora el mundo, eso podríamos jurarlo, sería otro estéticamente hablando y quizás algo más que estéticamente. Pues nada, a dibujar ancas de caballo, armas, helicópteros y alas de mariposa para volar y a dejarnos in albis de cuanto podía haber sido y no fue. Irritante, altamente irritante.


viernes, 10 de febrero de 2012

Por días como este ya viven las caenas.



Por días como este jueves Larra se descerrajó un tiro en los sesos.


Por días como este Machado yace en Collioure.

Por días como este Goya murió en Burdeos y yace descabezado y con el esqueleto entremezclado.

Por días como este Lorca yace tirado en cualquier campo desconocido.

Por días como este Jovellanos agonizó en la cárcel muchos años.

Por días como, este los exilados.

Por días como este, los atrapados.

Por días como este sientes propias las rejas.

Por días como este Miguel Hernández cayó de abandono.

Por días como este Quevedo murió desterrado.

Por días como este triunfaron los tiranos.

Por días como este los campos españoles son eriales.

Por días como este lloraron los honrados.

Por días como este se burlan los negreros

Por días como este la vida se hace larga.

Por días como este la vida se hace amarga

Por días como este nació la vergüenza.

Por días como este murió la dignidad.

Por días como este las cabezas se agachan, tan sólo las honradas.

Por días como este el esfuerzo es inútil

Por días como este, por días como este, por días como este

Y así repetiría hasta secarme entero

Pues siempre se repiten, en este secarral, los días como este.

Los días como este, siempre, sin final.

lunes, 6 de febrero de 2012

Razones para no reencarnarme 2: Si a esto es hacia donde vamos, paso.

Patricia Flores, viceconsejera de Sanidad de la Comunidad de Madrid.
 “¿Tiene sentido que un enfermo crónico viva gratis del sistema?”


Elena G. Sevillano Madrid 3 FEB 2012 - 22:16 CET23


Los portavoces de Sanidad de los partidos de la oposición en la Asamblea de Madrid han criticado a la vicenconsejera de Asistencia Sanitaria madrileña, Patricia Flores, por una declaraciones en las que se preguntaba: “¿Tiene sentido que un enfermo crónico viva gratis del sistema?”. Esas palabras, recogidas por Diario Médico en su edición del 23 de enero, han llevado al portavoz de Izquierda Unidad, Rubén Bejarano, a pedir explicaciones en la cámara regional. El diputado quiere saber si el Gobierno de Esperanza Aguirre comparte esas declaraciones.
Bejarano ha acusado a la viceconsejera de trasladar “la imagen falsa del gratis total para los ciudadanos en atención sanitaria, cuando son ellos quienes financian el sistema con sus impuestos, tratando de hacer, una vez más, que los efectos de la crisis recaigan sobre los ciudadanos recortando sus derechos sociales básicos”, recoge Europa Press. “Nos parece incomprensible que la viceconsejera, lejos de actuar desde su responsabilidad como garante del cumplimiento y defensa de los servicios sanitarios más básicos a los ciudadanos, y especialmente de los enfermos crónicos, plantee que a este tipos de enfermos no se les preste los servicios necesarios", ha añadido.
El portavoz de Sanidad de UPyD, Enrique Normand, califica las palabras de Flores de “poco afortunadas”. “Especialmente en un contexto en el que determinados actores plantean la necesidad del copago y de recortar prestaciones sanitarias”, añade. “El PP asegura constantemente que descarta el copago pero periódicamente aparecen declaraciones que parece que insinúan lo contrario. Con mensajes como estos lo único que se hace es crear inquietud”, afirma el diputado.
“Una falta total de sensibilidad humana y social”, opina el portavoz del grupo socialista, José Manuel Freire. “Y en el mejor de los casos, una ignorancia tal de la problemática de los pacientes crónicos, que son los que precisan de una buena sanidad, que debería llevar a su dimisión o a su cese”, añade. Freire maneja datos que aseguran que la buena atención a los pacientes crónicos evita el 85% de los ingresos hospitalarios.
Desde la Consejería de Sanidad aseguran que lo que Flores quería decir es que hay pacientes crónicos que no deberían ser tratados en hospitales de agudos, sino en residencias. “Lo sanitario tiene un fin”, aseguró la viceconsejera durante su comparecencia. “No podemos comer toda la tarta de un bocado o nos empacharemos”, añadió, frase que se ha interpretado como el planteamiento de límites a la asistencia gratuita de los pacientes crónicos.

Público 3.2.12.

“Fuentes de la Consejería de Sanidad indicaron ayer a Público que lo que la viceconsejera quería decir en realidad con sus palabras es que hay pacientes crónicos que, por su estado, pueden ser mejor atendidos en una residencia que en un hospital de agudos.
De hecho, en la intervención de la viceconsejera, recogida el 23 de enero por Diario Médico, Flores consideró que “hay muchos recursos públicos solapados en la atención a crónicos” y que los departamentos de Sanidad y Servicios Sociales han de trabajar juntos “En los últimos años nos hemos centrado en dotar infraestructuras, algo que ya acabó, en parte por que la crisis obliga a ello; ahora debemos pensar no en el qué sino en el como trabajar”, añadió.”

Estoy seguro de quien iba a salir ganando con las "residencias".

A esta "señora" o le encantaría la "Operación Eutanasia" hitleriana o no tiene ni dos dedos de frente para darse cuenta lo cerca de ella que le llevan semejantes palabras. "Residencias", dicen queriendo arreglar el hecho de que al PP madrileño, como a los diablos japoneses se le haya visto la cola de zorro por debajo del kimono, privadas, claro, caras, claro, alienantes, claro. Morideros de lujo que en manos de según quien no se gastarán mucho en calmantes y paliativos (sé de qué estoy hablando). Pues quizás deba su puesto esta "señora" a las enfermas crónicas que renqueando han salido para votarles (también sé de qué estoy hablando) (el mayor coto de caza, digo de voto, de Esperanza Aguirre son las mujeres de más de 65 años, a esa edad todo el mundo es enfermo crónico) y, por cierto, no viven, vivimos, gratis del sistema. Gran parte de la población de este reino tenemos un co-pago desde hace muchos años y los que no son los que soltaron la pasta para pagar las becas con que toda esta gente estudió, curiosamente, ah, y siguen soltando la pasta para que esta "señora" y sus lo que sea, cobren un sueldo a fin de mes. Aunque a su jefa no le llegue para acabar el mes.
¿De qué está hablando? Cabría preguntarse. ¿De ghetos, morideros, complejos tipo Port Aventura A Ver Si Te Mueres Antes de Tener que Irte Debajo Un Puente? Riesgo y emoción garantizados. Podían usar las instalaciones de los aeropuertos, que al fin y al cabo se pagaron con dinero público y así servirían a intereses privados, como los nuevos hospitales.
Un último detalle: ¿todo vale menos una legislación sobre la muerte digna?

sábado, 4 de febrero de 2012

De mujeres y pulpos o temas japoneses triple X 2


 Pescadoras, pura tradición
Últimamente me he llevado la sorpresa de ver como entre los top teen de mis entradas más vistas se han producido alteraciones sustanciales desapareciendo unas y apareciendo otras, algunos con extraña virulencia han ascendido violentamente, siempre es una alegría ver que algo se mueve en un blog tan poco activo como este, regular pero no precisamente de grandes velocidades. Sin embargo, de todo este movimiento lo que más me ha llamado la atención ha sido la aparición de una entrada que era más visual que otra cosa, el célebre tema iconográfico del grabado japonés del pulpo y la mujer, generalmente pescadoras. Claro al ver que, repentinamente, ha vuelto a despertar interés se me ha ocurrido ponerme a investigar si el tema seguía vivo en la cultura japonesa y ¡oh, sorpresa! Sigue vivo. Algo que, si me paro dos minutos a pensar en mis treintaitantos años de investigación sobre Japón (pero da tanta pereza pensar) me habría dado cuenta de que no podía ser de otra manera.
 Una dama, más o menos
A diferencia de occidente Japón, el arte japonés, nunca rompe con nada anterior, puede que lo vacíe de contenido, que lo degrade o reutilice, que lo deforme incluso hasta hacerlo irreconocible pero jamás lo abandonará. En occidente los temas y ciertos elementos de un estilo o tiempo desaparecen aparecen en determinado momento y duran un tiempo, luego, cambio de entorno, cambio de lo que sea el tema desaparece. Un ejemplo emblemático y más español que la tortilla de patatas y el pisto manchego es el tema de la Inmaculada Concepción que nace con nuestro glorioso barroco y aguanta los embites, incluso al rococó, hasta el XVIII, para desaparecer (salvo en regurgitaciones murillescas y ocasionales y preferiblemente olvidables excepciones, no me hagáis hablar de ellas, please) con la llegada del XIX. Japón lo que hace es ir usando el tema como referencia a la cultura común, con lecturas diferentes, soportes diferentes y técnicas que van avanzando pero con la misma o parecida raíz. Cierto que en la inmensa mayoría de las ocasiones el tema que nace cargado de sentido, va quedando en el cascarón, vano y decorativo.


  Look colegial, ejem.
El caso es que este tema de la mujer y el pulpo que nos ocupa sigue aquí, entre los hombres, mujeres y pulpos del XXI. La estética ha variado un tanto, tampoco en exceso, y ha pasado de la estampa en madera al manga, lo que teniendo en cuenta que la propia estampa en madera y especialmente el ukiyo-e (pintura del mundo flotante) es el antecedente directo del comic no sólo en lenguaje formal sino como medio de comunicación de masas. El caso, y me centro, es que sí, sigue vivito y pulpeando en obras autores actuales como la de Yuji Moriguchi y otros autores que se inspiran tanto en él como en la tradición. Naturalmente ahora además de las pescadoras y las damas tradicionales aparecen encarnaciones del mito erótico moderno japonés, algo muy parecido a un cruce entre Lolita y Heidi, uniformes colegiales, calcetines blancos y un aire de perversa inocencia que, me parece, cambia el sentido del tema. De la mujer entregada a la bestia a la del pobre animal usado por inocentes bachilleras para fines perversos. Claro que no sólo los pulpos son oscuros objetos de deseo de las criaturas de Moriguchi, pero eso es otra historia.
 Amas de casa o el peligro de la nouvelle cousin

Visiones algo más abstractas tentáculos y ... en fn.

jueves, 2 de febrero de 2012