Páginas vistas en total

miércoles, 27 de mayo de 2015

Elecciones

A pesar de mi provecta edad y de demás peplas ando ayer y hoy caminando al borde mismo del orgasmo espasmódico. No sé que acabará pasando con la alcaldía de Madrid, pero yo que daba por inevitable -salvo que la partiera un rayo- la victoria de la Espe, me la veo casi mendigando pactar con los PSOE. Aquellos a quienes acusaban hará dos o tres elecciones -el propio Rajoy- de que votar PSOE era un acto de terrorismo, ahora son los buenos. No quiero cantar victoria ni vender la piel del oso (o de la Espe) antes de cazarla, tampoco entonar internacionales, pero: esta vez no han pasado con tanta facilidad y a poco que haya un mínimo de decencia en los partidos, difícil, lo sé, NO PASARÁN, por una vez. No tengo idea de qué narices va a pasar en este reino con cuatro cabezas coronadas, pero sí, que, por una vez, por primera vez la derecha tiene miedo. Y eso que han ganado las elecciones, jejeje. Cierto que la autonomía madrileña la han ganado por derecho, pero, me vais a permitir que la Sra. Cifuentes no me parezca la peor de las presidentas/es posibles, sobre todo ante el invisible Gabilondo. 
La izquierda recupera lo que no debió perder, Extremadura y La Mancha, Wert quiere irse, De Guindos se va y algunos más ya han anunciado que se de descuideros a instituciones internacionales. Como descendiente de una larga saga de navegantes llevo en la sangre algunas cosas propias de ellos, como no decir que un barco aparca, o el amargo sabor de la espera del quien no va a volver, y también algunos dichos como "Las ratas son las primeras que huyen cuando el barco naufraga". 
Y yo me pregunto, si ahora que todavía es posible que la Espe sea alcaldesa estoy al borde mismo del orgasmo, ¿que va a pasar si de verdad no lo consigue?
Por supuesto, sé que los nuevos tampoco van a cambiar mi vida -aunque una normativa seria y de obligado cumplimiento sobre acceso a locales comerciales y públicos no vendría mal, la verdad ah y la aplicación en la medida de lo económicamente posible pero seria de la ley de Dependencia,  tampoco-; pero por lo menos espero no tener que aguantarles chulerías como la de que nadie habla de paro en España, o lo del café en la Plaza Mayor. Madrid hace años que es un Titanic que se va hundiendo poco a poco, quienes paseamos sus calles vemos día a día como agoniza lo que ha sido el espíritu de nuestra ciudad. Nuestros emblemas, nuestros comercios tradicionales, son abandonados, nuestros teatros del cogollo de la ciudad como nuestros cines, van cayendo cerrados. Barrios enteros abandonados a su suerte. La en otro tiempo simbólica Plaza de España es una ruina rodeada de edificios como el España o la llamada Torre de Madrid vacíos y solares de otros que se han derribado para evitar su ruina. El propio Madrid Río, sumamente cuidado, no es más que una línea, en cuanto te bajas del paseo y sales a sus verticales encuentras, suciedad, falta de asfaltado, de aceras en condiciones. No quiero ni pensar lo que será en barrios aún más olvidados tradicionalmente por los consistorios. Si por lo menos alguien intentara frenar el naufragio ya sería un triunfo.

viernes, 22 de mayo de 2015

No es que vuelva, es que no me había ido.

Supongo que os habréis dado cuenta de mi ausencia. Afortunadamente no ha sido sino por unas obras en casa que me han mantentido ocupado.
En un par de días me pongo al día.

sábado, 2 de mayo de 2015

Mayo

Continuamos con la Bella Jardinera, pelín cursi, pero trabajadora.
Hoy improviso, hace demasiados días que no dejo nada por aquí y no es plan. A ver, improvisemos. Lo primero que se me ocurre es, como en los ascensores, hablar del tiempo, vaya mierda de primavera que tenemos este año. Ni sí ni sopas, vamos que ni llueve ni hace sol, ni hace frío pero como que tampoco se puede decir que haga calor. Es lo que corresponde pero uno tiene ya necesidad de sol, de mucho sol.
Y luego está lo otro, claro, que si podemos o no Podemos, que si los ciudadanos no sabemos que hacer con los Ciudadanos, que si la Colera de Dios no estaba retirada sino sólo agazapada, acechando, y pa dar más que decir Monedero se rajó. Vamos a ver, Monedero, profesor universitario, blanco y en botella señores míos, blanco y en botella.
Claro uno anda en un sin vivir en uno en este año teresiano, la buena de Santa Teresa con sus frases tampoco ayuda a aclararse, nada pero nada nada. Si acaso a suicidarse "pues el placer de morir no me vuelva a dar la vida", Señor, Señor. Decía que uno anda sin vivir en uno pues con la historia del voto no sabe que hacer, todo menos dejar de votar, que se jodan los abstencionistas, parafraseando a Andrea Fabra (diputada del PP) y como decía mi madre uno no sabe si coger criada o ponerse a servir.
Además está lo otro: ha sido detenido un grupo musical por cantar letras que incitan al odio a los discapacitados. Cuatro piraos quiere uno pensar, pero si existen es por que hay un público que les oye y les jalea. Peligro que, como de costumbre, se ha pasado por alto en todas partes. A uno se le hiela la sangre en las venas por que esto ya ocurrió en la Alemania Nazi.
Nepal se hunde, más, erupciones varias, terremotos varios, barcos que se incencian con y sin vertidos de petroleo, a elegir. El Ibuprofeno provoca infartos y el chocolate empieza a caerme mal. Sólo falta que Garci decida hacer otra película como Sangre de Mayo y ya no cabrá duda de que esto es el principio del Apocalipsis.
Pero, como siempre, para encontrar algo bello hay que volver al pasado, a la belleza por que sí. Esa que te mata dandote la vida que diría también Santa Teresa: Romance del prisionero:
Que por mayo era, por mayo,
cuando hace la calor,
cuando los trigos encañan
y están los campos en flor,
cuando canta la calandria
y responde el ruiseñor,
cuando los enamorados
van a servir al amor;
sino yo, triste, cuitado,
que vivo en esta prisión;
que ni sé cuándo es de día
ni cuándo las noches son,
sino por una avecilla
que me cantaba el albor.
Matómela un ballestero;
déle Dios mal galardón.

A veces unas viejas palabras escritas por alguien que no pasó a la historia bastan para enjugar las lágrimas del corazón, las que no brotan y uno quiere convencerse que es alergia al plátano de sombra.