Páginas vistas en total

sábado, 16 de abril de 2016

Abril 2

Recuerdo que el año pasado decía por estas fechas que "en abril pasan cosas". Joder si pasan. Vamos que este año no damos a basto, hasta los viejos fantasmas draculines salen de sus ataudes mal cerrados para continuar el expolio. Ya sabéis por donde voy. Vamos que yo que siempre he sido mal pensado por naturaleza y por aquello del "piensa mal y acertarás", no me da tiempo ni ha pensar mal antes de que reviente una pústula más del cuerpo casi vaciado de este país. Sin embargo, ha logrado preocuparme el comentario que oí a un periodista de los pocos que van quedando. Venia a decir cque cuando en el tema de la corrupción se llega al punto de saturación, ya no importa a la sociedad que actúa como si no existiera esa corrupción. Teniendo en cuenta que ese punto lo hemos pasado hace varios años me temo lo peor. 
Espero que me hayais echado de menos, un poquito al menos, el caso es que se me ha roto el somier, y he tenido que dormir con el colchón en el bendito suelo, lo que me ha producido una contractura que no me dejaba moverme ni lo poco que me muevo. La juerga padre. Menos mal que siempre nos quedará París y por lo menos he podido leer, escribir y pinttar. Acuareas eso sí, desde que empecé con ellas no me apetece trabajar con otra técnica. He de confesar que ofrecen además otras ventajas como que ocupan menos espacio y que soin limpias. Además de permitirme -contra lo que creía- una cierta espontaneidad. Ayer me trajeron el somier y aproveché para colgar el cuadro de la cabecera de mi cama que lleva un montón de años siento el Expolio del Greco. Algún día hablaré de esa lámina y sus historias. Al levantarme hoiy he tenido la impresión de que ese cuadro va más allá u es una alegoría del Expolio humano  a todos los niveles, hsata el expolio de la dignidad ante nosotros mismos. Diagamos que ese ha sido el sentimiento que hadominado mi vide desde mi más tierna infancia: expolios físicos con desnudeces obligadas y en absoluto respetetuosas, exposiloo del marginación, lanborales y el peor, el de ahora, el que se lleva las ilusiones que te mantenían en pie. Es abril y en abril pasan cosas, ya os lo dije. Cosas como descubrur tu más qeu notable falta de talento para algo que creías tenerlo o como dejan de importarte cosas que antes te resultaban vitales. Cosas, como que el día 8 hiciera 34 años que mi vida se partiera en dos y nadie se acordase. Desde entonces soy casi como díría Rafael de León "un cadaver de amor amortajado". Cosas como qiue la primera idea de esta mañana al pensar en la acuarela que tengo en marcha fuera "lo bueno es que las acuarelas no crearan problema cuando la palme por que arden muy bien". Y es que aun recuerdo cuando dije que iba a dar clases de pintura lo primero que oí de mi gente fue "Pues que sepas que no quiero nada de lo que hagas". 
Por otra parte sigue lloviendo, lógico pero deprimente. Nuestro particular Titanic madrileño se sigue hundiendo lentamente, como la deriva de los continentes lenta pero aparentemente irremediable.. Se me esstán rompiendo todas las camisetas a la vez y no quepo en la oopa del año pasdo, lo que me deprime aun más y enconces necesito chocolate. lo que no ayuda a que vuelva a entrar en la ropa. Sobran cosas y no sé de qué deshacerme, del pasado sin duda pero las raíces son demasiado fuertes, será por vivir al lado del rio. Los CDS se están estropeando todos a la vez y el teléfono nunca suena salvo para la permanente campaña de Jazztel. A pesar de todo no está resultando tan malo.: todavía no han pillado a Rompetechos con una cuenta en Panamá

lunes, 4 de abril de 2016

Abril

Empezamos abril como debe ser: con aguas mil pero además hay más. Hoy me desayuno literalmente con una nueva lista de listillos encabezada por Doña Pilar de Borbón, y, lo que es peor, por los hermanos Almodóvar. Como decía mi madre, "aqui el que no corre vuela". Lamentables ambos casos pero parece ser que lo de Doña Pilar -por cierto única miembro de la familia del Rey que tiene una condecoración por méritos propios y no por ser quien es, ganada en su comportamiento como enfermera en cierto accidente ferroviario en Portugal- es en tiempo pasado, o eso dicen. Lo de los otros, no. Decepción y no pequeña. 
Abril riente de frío mata a la gente. Cuanta verdad como todo el refranero y aunque no sea refrán cuanta verdad aquello de que una de las dos Españas ha de helarte el corazón, lo peor es que no es por maldad o lo que sería peor, indiferencia, es aun peor, por pura y simple estupidez. Hablo de la campaña "Yo soy gaditano", por cierto lo soy y a mucha honra aunque no lo haya conocido pues salí de allí de bebé. Resulta que la panda de -ya no sé ni como llamarlos- han puesto la proa por que uno de quienes proclaman su gaditanidad era Juan José Padilla, torero, y por lo visto por serlo, no puede salir en la campaña. Nos guste o no hay toreros y es un oficio legal, no como los concejales, pero hay más, Padilla ha demostrado lo que siempre se nos olvida al hablar de Andalucía: que hay un señorío innato, no impuesto por títulos y cortijos que algunos andaluces tienen y él lo tiene desde siempre. Además que tiene el mismo derecho que cualquiera a proclamarse gaditano. Pues no, los pseudoprogres la lían con excusas tan estúpidas como esa de que es torero. Señores: eso es dar armas precisamente a quienes siempre las han tenido. Como un caballero, Padilla pasa del asunto y supongo que le traerá sin cuidado mi opinión, pero así se hace "maestro", por muy antitaurino que uno sea.