Páginas vistas en total

lunes, 3 de agosto de 2020

HOMENAJE JOCOSO A FEDERICO

En estas fechas se suman aniversarios cuanto menos tristes (Marilyn) cuando no espantosos (Federico) o directamente apocalíptico (Hiroshima) sobre ello tenemos la que tenemos encima de manera que se me ha ocurrido echarle un poco de humor con todo el respeto a Federico, por supuesto. El caso es que me he propuesto aprenderme de memoria el Romancero Gitano pero La casada infiel se me ha atravesado de mala manera y a base de intentarlo ha ido saliendo esto.

Yo me la llevé al río
Creyendo que era mozuela
Pero tenía marío,
Novio, amante
Y un curita de Almería
Con el que jodía bastante.
Y un petimetre cualquiera
De sinvivir anhelante,
Y  un pescador de Alicante,
Y un barbero muy apremiante.
Y uno con el rabo grande
Que resultó ser viajante.
Y un vendedor de Sigüenza
Un poquito sinvergüenza,
Y un cómico de la legua
Que tenía buena lengua
Y era del puerto el amor
De un marinero ligón.
Y un pastelero dulzón
Con gusto a miel y limón
Y un cacique que con guita
es que la tenía loquita
Y un bailaor saleroso
Con ínfulas de famoso
Y un juez severo y duro
Que se las daba de puro
Y un Norman taxidermista
Que siempre la tenia lista
Y un futbolista drogado
De lo más considerado
Y un profesor jorobado
Que ejercía de abogado
Y uno más chulo que un ocho
Con fábrica de bizcochos
Y un yogurín desnatado
Y un viejo verde tronado
Y un divorciado endeudado
Y un obispo consagrado

¡Y yo que me la llevé al río
Creyendo que era mozuela
…. y no solo tenía marío!

domingo, 19 de julio de 2020

EL EMERITO


Hace unos días leí a un compañero bloguero argentino que este está siendo un "año de mierda", (reconozcamos que con acento porteño la frase gana mucho). Es evidente, no sólo tenemos una pandemia prevista desde hace años (leí también a un epidemiólogo que afirmaba que se esperaba una pandemia desde el 2000) sino que en general las estructuras e instituciones están quebrando a nivel global (otro zar en Rusia, y el pirao en Yankylandia, por ejemplo y una crisis de confianza en ellas absoluta. En otras palabras: no nos creemos nada de lo que nos dicen los que se supone que saben de lo que hablan.
Así están las cosas globalmente pero como siempre lo más individual es lo más universal. Una excusa como otro cualquiera para abordar el tema lo que supone para un monárquico por convencimiento y por tradición familiar y nacional. Siempre he pensado que un jefe de estado no cambiable es más rentable que mantener indefinidamente a una sucesión de jefes de estado (que pueden ser gente como Berlusconi, o similares) además de los Presidentes de gobierno (o lo que sea). Además del respeto que siento por todo lo que implique una tradición. Me apasionan los asunto dinásticos y demás, lo llevo en la sangre sin que eso tenga que ver con mi ideología.
Dicho esto he de continuar afirmando que como monárquico me siento dolorido.
La entrada podría haberse titulado: "Otra oportunidad perdida", España lleva toda su historia de oportunidades perdidas y de errores históricos, una especie de maldición. Si Isabel II hubiera sido varón nos habríamos ahorrado un montón de guerras y muertes. Si Alfonso XII hubiera durado veinte años más quizás hubiera vigilado a su hijo y no nos habría llevado a la República que sólo tenía el defecto de estar en manos de gente de altísimo nivel político, intelectual y ético, y por tanto muy lejos de entender un país de analfabetos regidos por el cacique y el párroco, dando lugar a otra oportunidad perdida y a un millón de muertos.
El Emérito ha tenido en sus torpes manos el poder haber pasado a la historia como uno de los mejores Reyes de este país y la ha defenestrado ya en la recta final. Hoy Juan Carlos I es difícilmente defendible y los monárquicos hemos de bajar la cara y confiar en que la rama Hannover de Felipe VI por parte de la Reina Sofía, sepa y tenga ocasión de borrar o al menos difuminar los daños que el Emérito ha hecho a la institución.
El aforamiento es en si mismo aberrante, cuanto más en una institución exclusivamente representativa y que, por definición (aunque suene muy confuciana), debe ser ejemplar. Ahora mismo no está el país para añadir más crisis como la que supondría un debate sobre Monarquía/Republica. Hace falta mucho pulso para manejar esta situación y no creo que hoy haya nadie en el mundo político con talla suficiente.
Leo que el Emérito está dispuesto a alejarse de la órbita de Zarzuela pero no quiere dejar su título de Rey. Mala memoria, Majestad, mala memoria. Don Juan, vuestro padre, renunció a sus derechos dinásticos en favor vuestro "por España, siempre por España"  fue su frase teatral, excesiva y melodramática en demasía. Plantear un problema por ese título es simplemente antipatriótico y mal seguís el ejemplo de vuestro nada ejemplar padre.
Al lado de la Pandemia y de los tintes apocalípticos que se empeñan en dar los medios con medias verdades y datos incompletos, el asunto del Emérito carece de sentido. Lo sé. Sin embargo, me preocupa que se use para liar aun más la situación actual ya de por sí siniestra.

domingo, 12 de julio de 2020

JULIO: UN HOMBRE LLAMADO ANTONIO



            Llegamos juntos al barrio, todo el barrio se pobló en unos meses del 62, lo que no es decir mucho pero sí que éramos de la misma edad. Antonio era hijo del tendero de mi calle, un ultramarinos que vendía de todo por era la única tienda de todo el barrio –una isla entre cementerios y rio-, al padre se le conocía como El Gordo creo que huelga decir por qué y lo cierto es que nunca les traté mucho hasta hace pocos años, entre otras muchas cosas por que mientras yo me dedicaba a estudiar y “hacerme un hombre de provecho” (me carcajearía si lo que voy a contar fuera otra cosa) el se dedicó a vivir, mal, pero a vivir. Nuestros veinte años coincidieron con los 80 y la cúspide quizás de la drogadicción en el país, que no solo de movida y politiqueos claves de la historia se vivía tampoco entonces, algunos incluso centrábamos todo, pero todo, nuestro interés en esa décima que pasaba del 4’9 al 5, o sea del suspenso al aprobado por los pelos. Que nunca haya entendido como en un examen de humanidades se pueda calificar con décimas no quita que aquel 4’7 de arte árabe aun sea uno de los puñales que atraviesan mi académico corazón aunque, a fuer de ser sinceros académicamente soy como La Montiel: “ya no tengo corazón”, chim pom. Lo dicho, que mientras yo con todos mis compañeros íbamos de intelectuales (o intentando llegar a serlo) tragándonos cosas como “A la búsqueda del tiempo perdido” o “El cuarteto de Alejandría” (¡Confesión! Nunca pude acabar ni el primer capítulo de ninguno de ellos pero me guardé muy bien de que nadie se enterase) Antonio vivía, mal, pero vivía. Algunos teníamos muy claro que hacer con nuestra vida y nos salió mal, Antonio y otros miles no tenían ni pajolera idea de qué hacer con la suya ni les importaba, y también les salió mal.

            Acabó enganchado a la droga, supongo que a la heroína que era lo que se llevaba por entonces, pero no lo sé, teniendo un hijo muy joven, no sé a qué edad pero sé que la última vez que hablé con él me hablaba de un nieto de cinco o seis añitos, teniendo en cuenta nuestra edad muy joven tuvo que ser, casándose con otra adicta y todo ello en medio de una lucha desesperada por su parte y por parte de toda la familia, incluida su mujer que salió antes que él, para sacarle de aquel abismo. Había largas temporadas en que, sin oficio ni beneficio, se mantenía limpio y trabajando de peón, otras en que para mantenerse limpio tenía que recluirse en los huertos que sus padres conservaban en el pueblo, vigilado y apoyado por todo el pueblo, y otras en que se hundía de nuevo en el consumo. Una lucha titánica que se llevaba casi todos los ingresos familiares, que quizás valiera, para que sus hermanos menores ni se acercaran a las drogas pero que terminó por dar sus frutos. Desenganchados ambos, se instalaron al lado de casa, en el bloque que hace esquina con el mío y fueron criando sus hijos como buenamente pudieron. He de reconocer que desde mi ventana veía la pequeña plantación de marihuana creo que era, un pequeño invernadero que siempre estaba encendido, así que durante un tiempo el desenganche no fue total, evidentemente, pero si fue lo suficiente como para llevar una vida normal. Un día el invernadero desapareció y ahí fue cuando personalmente di por vencido el problema. Craso error. No por qué no hubiera desaparecido o vencido el problema de adicción, a las claras estaba que sí, sino por qué de ahí nadie sale indemne.

            Con cincuenta y muy pocos años su mujer a quien conocía de vista pero nunca supe ni como se llamaba empezó a pagar las consecuencias con su hígado lo que la llevó a la tumba dejando dos hijos ya casi adultos. Antonio había empezado a pagar con problemas de tipo depresivo, ausencias, alguna borrachera ocasional, que no fueron a mejor con la muerte de su mujer a pesar seguir adelante con su vida y acabando de criar a sus hijos con un par, si se me permite la expresión. En general nunca se sabía si iba colgado, borracho o limpio, a tal estado había llegado pero cuando charlabas un par de minutos te dabas cuenta de que ni borracho ni drogado y de que, además, era buena gente. Los hijos crecieron, la hija, una preciosa criatura que no sé a quién habrá salido pues por ambas partes son físicos recios, fuertes y toscos mientras que ella es una porcelana del XVIII para que el orgullo de su padre se le escapara por los poros a chorros, se colocó y pasó lo que tenía que pasar. Encontró una pareja y se fueron a vivir juntos, y Antonio se quedó sólo, naturalmente en paro, con la casa vacía y la cabeza dando tumbos.

            Hará más o menos un año estaba paseando por el barrio y me sorprendió que se me acercara para pedirme treinta euros. Nos conocíamos de siempre pero nunca habíamos cruzado más de tres palabras y aun así en pocas ocasiones. En atención a su historia y a lo majo que es siempre su padre con mi familia solté los treinta euros. “Es que no tengo nada y me hundes el fin de semana si no me los dejas”. Los di por perdidos, obviamente, pero me dolía más pensar que hubiera vuelto a recaer. Las adicciones son cabronas en esa pertinaz y eterna insistencia y en cualquier momento atacan, y puedo decirlo por qué soy un adicto al sufrimiento inútil (parecerá una majadería pero no lo es, de hecho es adicción que agria la vida al más pintado). Cual no sería mi sorpresa que unos meses después me llama desde la esquina y me comenta que le van a pagar un premio de la lotería que le había tocado y si me esperaba me pagaba ya. Estuvimos charlando un rato hasta que, efectivamente, contra lo que pudiérase pensar, llegó un señor le pagó, y yo cobré.

            Durante aquel rato me estuvo comentando que se le caía la casa encima y que, salía sin saber donde ir, que acababa en el bar, y por eso intentaba no salir, que estaba pendiente de que le concedieran una minusvalía por los daños en su cerebro, en suma que andaba el hombre deprimido y pensando en vender la casa y comprarse una autocaravana pequeña para no ahogarse en la soledad de la casa. En fin que luchaba como buenamente podía con la depresión que seguramente tenía o al menos le rondaba.

            Pocos días después se decretó el confinamiento y al bajar a comprar vi que en su portal había un cartel diciendo que el vecino del pisto tal letra cual, se ofrecía para hacer las compras a quien lo necesitase, algo muy a tener en cuenta pues en estos bloques hay mucha gente de mucha edad. Era Antonio el único que se había preocupado de ayudar a los demás. Al poco tiempo, un vecino me contó que le habían encontrado muerto. “Sobredosis” pensé, como todos, pero no.  No fue una sobredosis sino un suicidio con pastillas de las que tomaba para sus problemas neurológicos. Medicamentos siempre peligrosos. Rodeado de cajas vacías y solo. Ya sabemos lo que suponía morirse de lo que fuera en el confinamiento. Yo no lo vi pero me contaron que el velatorio fue hasta que se lo llevaron enfrente de la casa con los hijos y amigos bajo la lluvia. Al fin la vida pudo con él pero, eso sí, hizo falta una pandemia a escala mundial y la absoluta soledad para que cayera ante ella.

sábado, 27 de junio de 2020

JUNIO: LO SIENTO

Un mes más llego por los pelos a la entrada dedicada al mes. Junio de 1919 Rockwel encabeza esta entrada con una de sus optimistas portadas infantiles.
Recuerdo que la última entrada de Mayo acababa lanzando un "mensaje" optimista y alegre, esperanzado. Por un espíritu tonto de coherencia no quería que las entradas siguientes traicionaran esa intención luminosa. Pues lo siento: no he encontrado un solo clavo ardiendo al que agarrarme para escribir algo que no induzca al suicidio. Todo va tan mal como cabría esperar sin usar la esperanza que, por lo visto, también escapó de la caja de Pandora junto con la inteligencia, la sensatez y el mero instinto de supervivencia. La Pandemia no va a acabar nunca, si acaso acabará con nosotros, las élites siguen jugando con el planeta de los bichitos a ver cual mata más y mejor a aprovechar la preocupación por el COVID parar dar carta blanca a la deforestación masiva del Amazonas. La gente oscila entre "a mi no me va a pasar por que soy invulnerable, miserable mortal", al " de aquí no me sacan ni a leches". El otro día me despedí de una amiga por teléfono dejándome claro que ella no pensaba salir de casa nada más que para trabajar. Dado que yo por las putas barreras no puedo llegar puedo dar por agonizante una amistad de 40 años.
En fin que no encontré tema ni fuerzas para escribir algo mínimamente optimista o esperanzador y no quiero ni mentar las cuestiones de politiqueo de gallinero (por putas) universitario (por corruptos/as) con que nos están amenizando esta temporada los dirigentes de este país.
Y yo no doy más de mi.
Espero poder seguir con el blog pero por el camino de la huida, actuando como si no estuviéramos en los previos de las trompetas del Apocalipsis.

miércoles, 27 de mayo de 2020

MAYO QUE POR MAYO ERA, POR MAYO

Esta es la imagen que tenía preparada para este mes desde que preparé el almanaque anual y no he querido cambiarla, aunque con la actual situación de desbarre verbo-mental de políticos y tertulianos pueda sugerir otra cosa.
Ha sido un mayo triste en el que nos ha faltado todo y por todo me refiero a festividades, caricias, costumbres, visitas, terrazas, cañas, a muchos, trabajo, y a muchos, a demasiados, allegados, amigos, parientes.
"Que por mayo era, por mayo,
cuando hace la calor,
cuando los trigos encañan
y están los campos en flor"
Nunca tan tristes sonaron estos versos.
Ahora, por mayo cuando están los campos en flor, parece que se empieza a ver la luz de una peste que parece de otras épocas. Madrid ha pasado, precipitadamente a mi juicio, a la fase 1 y todo parece haber cambiado, pero en realidad apenas ha cambiado nada, sólo lo suficiente como para acostumbrarnos a convivir con el riesgo y las medidas de precaución, ah, y con una fe de carbonero en que lo peor haya pasado.
Hora, por mayo, cuando los trigos encañan, es hora de levantar la cabeza como siempre y "tirar p'alante" cada quien con sus heridas y cada quien intentando sonreírle a la vida. Sí, pues, al igual que en el 11M yo no he perdido a nadie, ni siquiera conocido a nadie afectado, y por tanto mis heridas por este tiempo son rasguños de tirita si las comparamos con quienes la peste atacó de lleno, no he salido indemne. Nadie lo ha hecho. Así que toca tentarse los machos y salir literal y metafóricamente a la vida de nuevo. No sin miedo, que de eso sé un rato largo cobarde de nacimiento como soy, y no sin una herida más en el alma pero teniendo muy presente que hay vida más allá del COVID19.
Ahora, por mayo, cuando hace la calor, no es tiempo de atender a gallinas de guardería cacareando sandeces con inmunidades varias, no es tiempo de prestar oídos al eterno "y tú más". Es la hora de afrontar la vida y eso significa todo, reír, llorar, trabajar, sufrir, amar, desesperarse y obligarse a ver luz aunque todo por momentos nos parezca negrura y tinieblas.
Hay que volver a la vida aunque sólo sea por que hay niños que nacen y por que es mayo y están los campos en flor.

domingo, 12 de abril de 2020

ABRIL

Siempre he sostenido en este blog que abril es un mes en que "pasan cosas" pues me equivocaba. En este abril de desolación, llanto y angustia, de encierro miedo no pasa nada. Ni siquiera las procesiones y vamos cayendo en un vacío cada vez más hondo e intenso, un vacío del que no parece haber final.

lunes, 30 de marzo de 2020

UN AÑO SIN PRIMAVERA



 
Está claro que marzo no es un buen mes para esta ciudad. La última entrada fue un triste recordatorio. Desde entonces estoy buscando algo que decir para animar, alegrar o, al menos, no deprimir pero no encuentro nada. Sólo puedo pensar en Aslhey Wilkes en la escena en que corta leña "a los demás se nos lleva el viento". Esa es la sensación que tengo ante todo esto: que se nos está llevando el viento, en demasiados sentidos.
Yo estoy bien aunque luchando para no hundirme más en la depresión de la que llevo años intentando salir. Espero que todos los que me leeis os encontréis bien.
Espero que la próxima entrada sea un poco más optimista en este año sin primavera.