Páginas vistas en total

domingo, 16 de agosto de 2015

La Ley Mordaza y otras Mordazas sin Ley

El habitual sentido de la democracia del PP que hizo decir a su presidente que su gran error fue permitir La Sexta, es decir: de toooooodos los errores que ha perpetrado este gobierno caciquil e inicuo, el Sr. Rajoy sólo admite el de permitir una linea de expresión que no está de acuerdo con su visión de País de Oz donde él es el Mago. Ese, ese sentido de la democracia precisamente es el que les empuja a leyes como esta, por cierto echad un ojo a la biografía de Wiki del ministrillo de interior, mucho han tardado, viniendo de donde vienen, pero si siguen pronto caerán más en la misma línea. Hace pocos días inicié y abandoné "Los planes del club Bilderberg para España" de Cristina Martín Giménez, en él la autora menciona como un libro suyo una vez editado y en las librerías "desapareció" -al menos eso entendí yo, corregidme si me equivoco, por favor-, eso sin Ley Mordaza y sin "censura", menos mal. Si me permitís unas palabras sobre el libro que, repito, no acabé, os diré que su desarrollo me parece como sobre palillos, no dudo de sus afirmaciones -es más, me las creo- pero digamos que o bien da por sabidas cosas que yo no sé, y como yo mucha gente, o bien no se ha ocupado de amarrar bien sus válidos argumentos y parecen escasos de cimentación. Me equivocaré, no voy a pegarme por ese libro, pero esa fue la impresión que tuve. Además, y esto no es una opinión sino una realidad histórica: si ese club es tan conocido es que, en realidad no tiene el poder que se le achaca, sino que sirve, como tantas veces para "distraer" la atención. Demasiado conocido, sus miembros demasiado populares, demasiado obvios. Me fascinan las teorías conspirativas, por eso sé que cuando algo así sale a la luz es que, por lo que sea, el núcleo de mando, está muy lejos de lo que se descubre, es posible que incluso trabajando en un sentido completamente diferente. Así ha sido siempre y puesto que el secretismo forma parte de la naturaleza del hombre y éste no cambia, no veo por que va a ser diferente ahora. 
Pero no es eso de lo que yo quería hablar. Hoy quería hablar de "las otras mordazas", las que ni siquiera se escriben, las que ni siquiera lo parecen,  con las que convivimos alegremente sin darnos cuenta. Un ejemplo claro es la Marcha por la Visibilidad (creo que se llama así) que tiene cada año lugar a primeros de septiembre en Madrid, en teoría por pleno centro. Es una manifestación de discapacitados de todo tipo que reivindicamos todo aquello que nos pondría a la altura de un ciudadano no discapacitado, o que, simplemente nos permitan recibir tratamientos, o subsistir. Amplio abanico que va más allá de la tópica, pero no por ello menos necesaria, eliminación de barreras arqiitectónicas de las que algún día os contaré experiencias personales pero que no vienen a cuento ahora, hacen falta subvenciones, ayudas, no siempre a fondo perdido, control para evitar la explotación por parte de las empresas que nos contratan, personal para el tratamiento y mil cosas más. Clama al cielo que por falta de tratamientos niños que podrían llegar a integrarse a un mayor o menor nivel vayan perdiendo sus capacidades y no todos tienen familia, ni todas las familias quieren esclavizarse en su cuidado, ni todas las familais pueden, hay otros hijos que atender, que criar. Pues bien, esa Marcha hasta hace cinco años, comenzaba en la Plaza de Benavente y acababa en la Glorieta de Atocha (para quienes no conozcan Madrid, desde practicamente el mismo centro de la ciudad hasta la Estación de los atentados de 11M), pues bien, desde hace cuatro años, se nos ha desviado de manera que la marcha callejea por calles estrechas que serpean buscando que se nos vea lo menos posible. Ni siquiera afecta seriamente al tráfico en ningún momento. Pues bien, esa es solamente parte de la Mordaza pues nunca ningún medio de comunicación cubre esa manifestación, las de unos cuantos señores que invirtieron en sellos y les estafaron, por años que pasen, sí son cubiertas por los medios. Ésta, no. 
Excepto, naturalmente, el año pasado que alguien la mencionó en relación los emergentes, podían ser votos, claro. ¿Se habrán dado cuenta ya que el discapacidtado mayoritariamente no vota por barreras, por que es en domingo y su cuidador libra, o por que el proceso del voto por correo es complejo y lento? ¿Ley Mordaza? ¿Para qué? Las mordazas ya funcionan por libre, sin leyes que las rijan. 

2 comentarios:

  1. Desde luego, manejan nuestra atención poniéndonos señuelos aquí o allá según les coviene. Pero es peor cuando no tienen mas remedio que evidenciar su tejemaneje (prohibir acceder a los documentos incautados a Rato) porque te hace sentirte despreciado. Miénteme, dime que me quieres.

    ResponderEliminar
  2. A ver o te miento o te digo que te quiero. No te imaginaba yo tan Guitar, mira tú.
    La verdad es que la gente como yo estamos casi acostumbrados a esa sensación de desprecio, a veces casi palpable. No se me olvidará la cara de asco de uno de los miembros de mi tribunal de tesis cuando me vio en slla de ruedas. Quiero decir que casi ni lo notamos en casos como éste que mencionas. Lo que sí es cierto es que están creando un caldo de cultivo en el que las instituciones, todas, no tienen ningún valor ni merecen ningún respeto. A eso yo lo llamo jugar con fuego o con cartas amañadas. En cualquier caso si se tensa la cuerda acaba rompiéndose. En cuanto a lo de las cartas, mi abuelo carpintero rompía una baraja en dos con las manos, vamos que también los juegos de manos se pueden cortar.
    Y recuerda que siempre nos quedará París.

    ResponderEliminar