Páginas vistas en total

jueves, 27 de enero de 2011

Un par de malos días.

 Hace bastantes días que no dejo nada por aquí pero es que estoy en una fase peculiar de mi vida. Por un lado he estado de cumpleaños. 52 añitos de nada, si eso ya deprime por un lado y por otro dices aquello de: "coño, estoy vivo aún y dispuesto a seguir estándolo" (como me dijo hace poco una amiga cuando charlando charlando le comenté la cantidad de enfermedades que me han llevado al borde del otro barrio: hijo, habiendo sobrevivido a todo eso tú te mueres con noventa años). No voy a hacer aquí una historia clínica de mi vida, para eso está House y su panda de pazguatos lameculos, pero sí contaré un detalle. En cierta ocasión, siendo niño, se declaró donde vivía una epidemia entre los críos, en una semana se llenó el hospital de niños y niñas, yo entre ellos. Ningún varón sobrevivió, excepto el abajo firmante, chicas alguna más por que ya se sabe que la mujer está hecha para sobrevivir (yo ahora diría aquello de que en casos como el Titanic la frase sería "los hombres primero que ellas ya se apañan", pero se me acusaría de ser machista, falócrata, políticamente incorrecto y un cabrón así que no lo digo, por que parece que lo políticamente correcto ha matado, entre otras cosas el sentido del humor y no se diferencia lo que es una ofensa de lo que es una simple manifestación de humor. Recomendación: "Cuentos infantiles políticamente correctos". Además sin la fuerza de superviviente al límite que tienen el noventa por ciento de las familias no sobrevivirían, son corredoras de fondo)(Por cierto, a quien haya molestado el anterior paréntesis haga como que no lo ha leído y acepte mis disculpas pues no quiero ofender, si acaso, halagar a más del cincuenta por ciento de la población mundial)
Por otro lado y a ráiz de mis soponcios y chachachás varios del pasado año he terminado en terapia psicológica. Asustaico le tengo al muchacho. A veces me mira con ojos como platos como diciendo "¿queeeeeeeeeeeeee?" Lo cierto es que me es necesaria pero también lo es que una terapia de ese tipo se basa en abrir puertas, abrir armarios -mal pensados sois-, oler frascos cerrados -siempre huelen mal- y cerrar cuentas pasadas. En otras palabras que si te las tomas en serio son una paliza emocional de aquí te espero. Así que heme aquí preparando una celebración de cumpleaños tardia, habiendo descubierto que he caído en una de las actitudes que menos he tolerado en los demás y como diría Pedrooooooo "como vaca sin cencerro".
Entonces, en los vapores no etílicos de la mañana he recordado la mejor frase que el cine ha producido jamás, no es la de "A Dios pongo por testigo", ni siquiera "Los alemanes vestían de gris, tú de azul"  sino una más reciente y que aparece en "Buscando a Nemo", Dori, la peza con memoria de pez -magnifica interpretación en el doblaje de Anabel Alonso, si se me permite recordarlo-. Una frase tan tonta pero tan poderosa como un mantra: "Sigue nadando". Entre otras cosas, por que no hay otra. Creo que es la frase que más me ha ayudado en mi vida desde que la escuché.
Por otro lado, para alegrarme un poco más, el otro día estuve viendo "Welcome", no suelo comentar las películas que veo en televisión pues doy por sentado que la mayoría las habéis visto pero esta es harina de otro costal. No sé si es una gran película ni, llegado el caso, me importa, sé que si lo que allí se cuenta responde mínimamente a lo que está pasando en Francia -país referencia para la libertad y para todo- yo que siempre he creido firmemente en la reencarnación creo que paso de ella, por que si en Francia se tienen esas actitudes y formas, el país que siempre ha sido el adelantado en ideas, el futuro que nos espera no es digno ni de ser vivido ni de ser siquiera concebido. Por otro lado eso es cine, el lado activo del cine, el espejo del mundo que en otro tiempo fue el teatro, eso y no Torrente o American Pie

11 comentarios:

  1. Bueno, cari, desde luego la frase es sencilla pero encierra toda la sabiduría del asunto... sigue nadando, no hay otra. Es que el nadar es la misma vida, la vida no está en la meta, sino en el mismo hecho de mantenerla.

    Así que felicidades dobre por el cumple y por ser un superviviente. De la peli no puedo decir nada pues no la he visto y en la reencarnación no creo mucho, la verdad....


    Bezos y enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo como me pesaron los 40 y lo que hoy daría por tenerlos. Todo es tan relativo. Yo también fuí niño superviviente. Ayer la doctora me añadió dos pastillas nuevas a mi ración diaria de fármacos. El que mas o el que menos, todos tenemos.
    Felicidades, chaval.
    Y un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Thiago: gracias por las felicitaciones y con respecto a la película, intenta verla. Nominada a los Goya tendría mi voto sin duda alguna.
    Uno: a mi me pesaron los .... 26 El caso es que mientras todo se vaya manteniendo con pastillas vamos bien. Y muchas gracias por la felicitación.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades también por aquí y buena idea lo de la terapia, aunque sea realmente una paliza emocional ayuda mucho a poner las cosas en su sitio y ventilar cerrazones y malos olores.

    La película, estupenda, muy dura y realista y sin caer en el panfleto. La ví en cine en su día y me gustó mucho y a todo el que se la recomendé me lo agradeció bastante. Y no digo nada de Vincent Lindon, que aunque está ya un poco ajado me sigue poniendo mogollón :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Theodore: gracias por tu felicitación. No sé si te refieres al actor que hace de profesor de natación pero supongo que sí. Es más yo diría que está en su punto de cocción pero también que el trabajo que hace se come su presencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Felicidades. Y felicidades dobles por sobrevivir a esta lucha que es la vida.
    Eres un buen navegante... y te queda muchíiiiisimo mar que recorrer. Claro que sí.
    ¿52?... ¡Todo un chaval de tiernas carnes y deseoso miembro! jajajaj!
    Besos!!!! jajaj!

    ResponderEliminar
  7. Tienes razón, cada día es una esperanza, sólo por vivirlo deberíamos sentirnos felices, y aceptarlo como un mundo lleno de posibilidades. Felicidades.

    ResponderEliminar
  8. Y qué tal estás hoy, cari? qué tal estos últimos días? Hoy hace frio, pero es un tópico decir eso de "al menos ha salido el sol otra vez", pero no deja de ser cierto... jaja


    Bezos.

    ResponderEliminar
  9. No sé quién dijo esto pero me gusta: La juventud es una enfermedad que se cura con el tiempo :)
    52, qué más da, tarde o temprano todos vamos a pasar por ese número.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Angel: gracias y sí, me quiero creer que soy apetitoso como una bandeja de boquerones en vinagre y deseoso como yo ante ella.
    Pe-jota: por eso se celebran los cumpleaños y por eso se recapitula por esos días y por eso, a veces, se viene uno un poco abajo. Pero amanece otro día y quizás hoy sea El Día.
    Thiago: yo soy el hombre girasol, con lo cual he levantado bastante la cabeza, la de arriba que te conozco. Gracias.
    Romek: lo malo de curarse con el tiempo es que trae efectos secundarios, jejejeje. Sí, todos pasamos por esa edad y ay de quien no pase.
    Gracias a todos por leerme, felicitarme e interesarse. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. nadaremos nadaremos en el mar el mar el mar

    ResponderEliminar