Páginas vistas en total

martes, 24 de marzo de 2015

Andalucia



Aunque viví poco tiempo yo soy nacido en Andalucia, concretamente en la Isla de San Fernando. Donde se iniciaron las Cortes de Cádiz, cuando el resto del país estaba ocupado. Ahora que lo escribo la historia me suena. Una pequeña aldea, de aldea nada, que resistió al invasor con aquellos que esteros donde cayeron los gabachos como chinches, y hasta aprendieron a hacerse tirabuzones con las bombas que les caían encima en el sitio. La cuestión es que aunque la conozco poco –un poco Almería, Adra, la zona del hotel de Algarrobico, y un día en Sevilla- no es conocer nada, bueno pues siempre me he sentido de algún modo relacionado. Quizás por que la panda de madrileños bravomurillescos de mi familia  no dejan de recordarme y tomarme el pelo con eso de haber nacido Despeñaperros abajo; y quizás por qué algo queda de aquel tiempo corto e infantil. Hemos tenido amigos allí hasta que el tiempo se los ha ido llevando y conozco mil historias de cómo se vivía allá por los 40-50 no sólo en la ciudad sino también en los campos. Para lo bueno y para lo malo algún elemento andaluz se me ha quedado dentro.
Para seguir con lo que quería decir he de dejar claro que no creo en el Estado de las Autonomías ni he creído nunca, menos aún en el de las competencias transferidas, estoy seguro que tiene que haber mejores sistemas que añadir más chupasangres de alta cuna a un país como este cuyas cunas y cuyas camas son siempre muy bajas, es más, muy tiradas. La gestión que han venido haciendo del tema los gobiernos centrales no ha podido ser peor, ni queriendo. Ahora mismo imagino que los pocos amigos que me leen se están indignando por qué estas afirmaciones. Conste que no voy contra ninguna (hijo de gallego y madrileña, de ascendencia manchega, nacido en San Fernando y con un posible origen navarro me queréis decir contra quien voy a ir) Si voy contra los tópicos, los orgullos estúpidos (del tipo mi virgen es más milagrosa que la tuya), y las fronteras personales. Recuerdo un día que en la playa llegó una familia diciendo que era de Burgos, pero con todos los rasgos físicos y de acentos vascos, en general se les hizo el vacío, claro que llegar diciendo que el Mediterráneo no es un mar sino una charca tampoco fue una buena tarjeta de visita. Como descargo, diré que eran los peores tiempos de los atentados y pocos días antes habíamos tenido uno en el pueblo. A ese tipo de fronteras es a lo que me opongo.
Ahora resulta que de nuevo a los andaluces les toca ser el reducto de resistencia, y campo de pruebas, y yo que me alegro. En realidad lo único que quería era responder a quienes andan diciendo que no entienden como con la situación que tienen, la corrupción, etc siguen votando inamovibles a los mismos. ¡Que bonita es la ignorancia! Por favor, echen un ojo a la historia y vean como se ha vivido allí. Hay una imagen  de los años 10-20 de un campo andaluz con sus jornaleros doblados trabajando, y un “capataz” a caballo supervisando con una escopeta. Imagino que no será el único lugar en que se han vivido escenas semejantes, pero quizás sí el único en que el lujo se derramaba en desparrames elitistas, frente a esa misma realidad latifundista. Seguro que no es el único motivo, seguro que hay algunos menos limpios y menos claros, que hay chanchullos, faltaría más, pero esa base antropológica sigue ahí. La figura del señorito, del cacique –que en todas partes hubo- de esa turbiedad de la falsa alegría que, a veces se destila sigue ahí. Una pequeña historia ilustra lo que quiero decir, una querida amiga nos contaba como su hermana era buena costurera usando como acreditación que hasta la Señorita lo había comentado, el ciclo se cierra con la señorita pagando la dote o como se llame para el ingreso de la hermana y del hermano la Santa Madre Iglesia, el círculo se cerraba y no por qué fuera mejor o peor costurera sino por la sumisión que la familia demostrara cuando, por ejemplo, la hija costurera estuvo viviendo meses en la casa solariega bordando un ajuar. El orgullo de nuestra amiga no era pensar en el mérito del trabajo de su hermana sino en el hecho de que lo había dicho la Señorita. Ahí tienen, mezclado en la sangre, el suelo que tardará generaciones en desaparecer y que impedirá que los herederos de aquellos señoritos lleguen al poder, legalmente, claro.
Estoy seguro de que estos puntos deberían desarrollarse más, y poner nombres que nadie quiere leer, pero reconozco que no tengo la suficiente formación como para profundizar más, lo mío es Japón, ya sabéis.

8 comentarios:

  1. En twitter un tal Moe de Triana decia: "gente que tiene a Botella de alcaldesa y tuvo a Esperanza Aguirre de presidenta diciéndonos a los andaluces que no sabemos votar".
    ¿Cómo se explica lo de Madrid? Yo sinceramente no lo sé. Menos aun lo de Andalucía.
    (Cadiz ,si lo he entendido bien, pasa del PP a Podemos!!!) Tiempos revueltos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te ha olvidado Valencia y alguna autonomía más.
      AL fin y al cabo somos el país que gritó "Vivan las caenas" (si parecen buenas y son de reloj)
      Hay una herejia religiosa que sostiene que en la batalla entre el Bien y el Mal, o sea, Dios y Luzbel, fue éste quien ganó. Y cuando vuelve a sentirse bajo el tacón de la Aguirre uno se lo plantea.

      Eliminar
  2. Gracias, menos mal que leo alguien que va un poco a las razones de porqué no se produce el cambio político en Andalucía. Es fácil que desde un despacho en Génova crean que les basta con enviar a un candidato para ganar en una comunidad que tiene esa historia negra del señoritismo. Y desde UPYD, que piensen: oh, los andaluces no nos votan!!!! Lo de Podemos y Ciudadanos, con ningún medio de comunicación siguiendo su campaña, ha sido poner una pica en Flandes. ¿Qué no les ha dado para ganar? Pues claro que no, pero esos cambios calan.

    No estoy a favor del centralismo, por la sencilla razón que si desde Madrid no pueden ni poner un candidato con punch, ¿cómo van a saber que hace falta un hospital en tal comarca o un colegio en tal otra? ¡Qué se vayan haciendo un curso, somos la comunidad con más población en este país!¡Es precisamente esa reacción sobre la idea de que no sabemos votar la que hace a los andaluces votar lo que votan! Menos paternalismo, menos enseñar a pescar en Andalucía, menos criticar las ayudas a los peoneros y todo iría mucho mejor!!!

    Un fuerte abrazo.

    PD: Paisano, yo también soy de San Fernando.

    ResponderEliminar
  3. Bueno yo soy de los que pienso que el pueblo andaluz sabe votar por que, como todos, vota lo que quiere. Y punto.Y si vota lo que vota lo hace con razones muy antiguas y demasiado arraigafas para que cambiando la piel de lobo por la de corderino monín, los de siempre engañen a nadie.
    "Centralismo" no quiere decir desinterés, Jovellanos lo demuestra, además ¿de que le vale al ciudadano que el gobierno Autonomo sepa que son necesarios tres hospitales si cierta tres y privatiza cinco? (Aguirre, Cospedal) No creo que el actual sistema sirva más que para crear otra oligarquía (una más) y poco más o por lo menos eso es lo que vienen demostrando en todas sin excepción.
    Yo salí de la Isla a los 20 meses y no he vuelto, pero nacido en la Calle Colón, eh?

    ResponderEliminar
  4. Joaquin, yo no puedo opinar (soy valenciano). Me alegro por los andaluces, pese a todo, y aunque mi sangre basicamente es valenciana cruzada con manchega, mi corazón esta siempre en el sur, este donde este. Feliz semana de pasión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayoría de las veces yo tampoco tengo suficiente base para opinar pero eso no impide que lo haga. Estaría bueno que sólo los "expertos" pudieran tener opinión. Sí, al Sur en general no le ha ido demasiado bien en la historia. Ya lo empezamos a pagar.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Lo de no opinar era por el gusto que tenemos los valencianos a la hora de elegir gobernantes. ;)

      Eliminar
    3. Pues que te cuento de los madrileños. Ganas me dan de abrirme las venas. Snif.

      Eliminar