Páginas vistas en total

viernes, 10 de abril de 2015

Semana Santa española patrimonio de la humanidad.

Algunos, y por algunos entenamos Podemos & cia, han dejado caer globos sonda sobre eliminar la Semans Santa del calendario festivo y demás. Dos palabras sobre Podemos antes de seguir adelante. Cuando apareció este partido a medio hacer pero con una clara vocación rebelde muchos les recibimos con alegría pensando, "vaya, ya sé a quien votar". Sin embargo, según les vamos conociendo más, ahora ya hablo por mí, me van convenciendo menos. Ante todo es un partido que nace en la Universidad, de la Universidad y de los Profesores,  no sé si catedráticos PNN o lo que se lleve ahora; a poco que uno haya pisado la Universidad -y yo soy doctor, vamos que la pisé muchos años- sabe hasta qué punto la Universidad es corrupta per se, eso sin llegar a tocar poder de verdad, así que.... sin acusar a nadie ya los orígenes te echan un poco para atrás, aunque sigas de acuerdo con algunos de sus postulados, con la mayoría en realidad. Casi tantos como con los que se esté en desacuerdo frontal.
No se es más de izquierdas por no llevar corbata o por llevar gafitas a lo Manuel Azaña.
No se es más de izquierdas por esforzarse en parecer líderes arrastrando masas a la manera Staliniana y también, por cierto, franquista.
No se es más de izquierdas por ofrecer una imagen entre Svengali y Rasputin, ni por usar el término "casta" cada tres palabras, cualquiera con dos dedos de frente sabe que cualquier democracia no pasa de ser, como mucho, una oligarquía. Curioso que los profesores universitarios no ejerzan pedagogía sobre sus seguidores.
En cualquier caso lo que no sólo no les hace más de izquierdas es cuestionar la Semana Santa. De hecho, les puede hacer hasta peligrosos. Me explico. El mayor fallo, el más profundo quiero decir, de la Segunda Republica fue gobernar para un pueblo culto cuando en realidad era un pueblo analfabeto. La "brecha" cultural era insalvable. Las consecuencias son sabidas. Cuestionar la Semana Santa en España es un signo de algo semejante, si no de brecha académica como en la República, sí de brecha humana. Explícome. Esa semana es querida por todo el país, lo que ellos llamarán pueblo, los unos por irse cuatro días a Benidorm y los otros por fe o tradición.
Hábilmente la oligarquía en el poder ha propuesto a la UNESCO que Semana Santa sea declarada Patrimonio de la Humanidad. Detesto estar de acuerdo con ellos, no sabéis hasta qué punto.
Voy a ser un tanto redundante en argumentos que todos conocéis, perdonadme. Semana Santa responde a ritos más antiguos que encajaban con el calendario lunar en todas las culturas. El cristianismo eliminó casi todos pero hubo unos cuantos con los que no pudo así que si no puedes veencerles únete a ellos, y los cristianizó. Esa es la causa de que los ritos, usos, celebraciones y hasta penitencias -recordemos que las barbaridades que vemos en Filipinas e Hispanoámerica, como los crucificados reales y demás, tienen su origen en España, con lo que la cosa se abre mucho más- sean tan extremadamente variados casi en cada pueblo. Desde el esplendor sevillano a los "picaos" extremeños o las tamborradas aragonesas. Todo unificado bajo un culto común que, como todos, es muy respetable aunque no sea el nuestro, que eso tenemos la costumbre de olvidarlo. Antropológicamente y estos listos de la Universidad deberían saberlo, la Semana Santa española es riquísima con restos ancestrales, pero es que, además sobre todo ese sustrato veinte siglos de cristianismo han ido poniendo encima lo mejor del arte escultórico español -que lo de España con la escultura tiene delito-. La imaginaría retablística y procesional en madera policromada es la mayor manifestación escultórica española, de un realismo estremecedor. A menudo, como en las caras de las Virgenes de Paso de Palio es un realismo falso, pues están pensadas para verse desde abajo y con determinada luz, de cerca esos rostros son casi la abstracción de una cara, el paso previo al retrato de Gertrude Stein de Picasso, forzando no demasiado el asunto. Además esta Semana Santa produce una especie de unión social de grupos de gente que ya está entregada al feroz individualismo y les permite sentirse parte de algo más grande que ellos y rodeados de humanidad, no de ordenadores o de hinchas borrachos de equipos de fútbol dispuestos a matarse a navajazos.
Dejo pues claro que la Semana Santa me apasiona en lo poquísimo que sé de ella.
Ahora bien. Una cosa es todo lo que he dicho y otra lo que se ha producido este año en los medios, todos dirigidos por una u otra de las oligarquías, que no ha sido otra cosa que convertir cada acto procesional o de culto en una caja registradora. Hombre, comprendo que se contabilice lo que entra en Benidorm que no es destino nada religioso -aunque seguro que tiene una Semana Santa peculiar, como todos los pueblos más o menos grandes-; pero me niego a reducir toda nuestra riqueza antropológica, artística y vital, a los dígitos que han entrado en tal o cual ciudad. Por mucho que sea el valor de esos dígitos para su supervivencia la Semana Santa no es eso. Oyendo los informativos este paía parecía lo que siempre ha sido: una casa putas.


2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo (también en lo de Podemos). Nada me da mas urticaria que la religión (la católica especialmente) y sin embargo ver a esos costaleros maniobrar con la Virgen de la Soledad por las blancas calles de Almagro (ver foto en mi blog) es una de las experiencias estéticas y emocionales mas bellas que viviré este año. Otro año, otra celebración. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Es una pena que ese pueblo no encuentre mejores razones para el encuentro. Habrá que dárselas.
    Entre eliminarla y engordarla como se ha hecho en los últimos años, podrían dejarla simplemente fluir sin, por ejemplo, imponérla en los medios.
    Tengo sentimientos encontrados a este respecto. Me gusta el espectáculo y a la vez me dan mucha tristeza las personas involucradas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar