Páginas vistas en total

sábado, 23 de octubre de 2010

Esto...

Al ver la imagen ya habréis imaginado de qué va esto.

Me había retrasado en la entrada por que es la 150 y quería hacer una aparente y tal. Vamos, una cosa digna de tan fasto acontecimiento.

Hete aquí mi sorpresa, pasmo, y hasta espasmo, que me he reinfartado. Cuando escribo esto acabo, literalmente hace 8 horas, de salir del hospital. No sé si el pronóstico es bueno o malo, sé que es genético pero que la ciencia no ha llegado a poder distinguir ni trabajar con ello. Lo cierto es que no fue tan brutal como el anterior y que me encuentro incluso mejor. Espero que perdonéis la sobriedad y hasta la cierta tristeza de esta entrada. Es que me han cambiado el paisaje demasiado de pronto y necesito tiempo para explorar el terreno, buscar el agua y montar mi hogar en este nuevo y desconocido páramo, la comida no es problema. En el hospital he descubierto que se puede vivir sin comer, jejejeje. Eso y que el telón puede caer en cualquier momento para mí aunque no sea eso lo que me han dicho los galenos. ¡Y quedan tantas cosas por hacer, por cerrar, por decir, por escribir, por recibir! Caricias por dar, sonrisas por dedicar. Cierto que en esta situación puedo estar cuarenta y cinco días o veintidós años pero la sensación es esa. Y no es bueno. Aunque sea psicoanalizarme aquí, en público, no creo que pensar así ayude para nada a la víscera en cuestión.

No quiero que suene a despedida pero quiero que sepáis que disfruto mucho con vuestros textos y que os aprecio aunque no os haya dado nunca la mano ni comido juntos. Eh, que mientras esté por este jodido planeta estaré dejando aquí muestra de lo bueno o malo que haga y creo que no dejaré de opinar ni después de irme por que hay cosas que hacen saltar a un muerto, caramba, como las declaraciones de no sé qué ilustre procer de la patria sobre Leyre Pajin y la pornografía.

Como he descubierto, además, que una de las cosas que vale la pena hacer es escribir creo que me veréis por aquí más a menudo y espero que mejorando literariamente por que ya sabéis que mis textos no son precisamente la alegría de la huerta.

Perdonad que no me ponga al día con vuestras entradas pero es que quiero dedicar tiempo a organizar un texto largo y todo no puede ser. De momento, claro. Un abrazo

De todas formas no me hagáis mucho caso: es la depre post-reinfarto.  Algun día hablaré de depres y síndromes.

6 comentarios:

  1. A mí no me pone triste esta entrada, porque tengo la segurida que vas a salir adelante airoso de este mal trago. Ánimo y a seguir deleitándonos con tus letras, que yo las valoro mucho. No importa si me visitás o no. Falta mucho para que caiga el famoso telón. Mientras tanto, quiero que sepas que te qiero mucho, y siempre vendré a visitarte, querido amigo!

    Fuerza y adelante, que vos podés con esto y con mucho más!
    BESOTES Y QUE PASES UN BUEN FINDE!

    ResponderEliminar
  2. Lo tuyo es cardiaco “Quimet”, no nos das tregua y no ganamos para sustos.

    No se que decirte en cuanto al tema corazón, que se que lo tienes ( y enorme), si ese musculo cabronazo te va a dar guerra tu has de estar preparado para no permitirle ni una “migaja así de nada”. Los temas de corazón siempre nos dejan huella.

    Tendríamos que dar marcha y dedicar mas tiempo y esfuerzos a otras zonas “musculosas” de nuestros bodys.

    Poco puedo ayudarte en depresiones post cardiacas, ya que de ese tipo a día de hoy no las tengo en mi lista, pero en depresiones de otro tipo si, pues soy asiduo seguidor de alguna.

    Lo que ayuda mas, es encontrar algo que te motive y te haga sentir bien. En mi caso abrir el blog me ha ayudado enormemente.

    Ni terapias, ni puñetas me sirvieron para aliviar muchos momentos de desasosiego, miedos o temores.

    Me ocupa un tiempo que lo disfruto minuto por minuto y hace mucho mas llevadero la fragilidad de el estado emocional en que te deja inmerso esa tan actual palabra “depresión”.

    Un abrazo y fuerza chavalote.

    ResponderEliminar
  3. Cagoen... Esperaba que nos contaras, desde una isla del Caribe, que te había raptado algún canalla con yate.
    Cuánto lo siento. Supongo que tus resquemores son inevitables y que irás cogiendo confianza a medida que te encuentres mejor. Con el tiempo. Quisiera saber como ayudarte.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  4. Stan: gracias por tu apoyo y tu cariño.
    Xavier: el cabronazo de mi corazoncito es que sale a mi familia que vienen a ser sobre poco más o menos eso. Jejeje. Desde luego he sacado dos cosas en limpio de esta crisis: que se las va a tener tiesas conmigo y que pienso sacarle todo el partido a lo que tengo a mi alcance aunque sea mandar a tomar por c... a ciertos elementos. Lo que más me cuesta es encontrar algo que me motive como muy bien dices.Entre otras cosas por que ya son demasiados baches superados a base de eso.
    Uno: no, hijo, a mi no me secuestra ningún chulazo o chulazo ni pagando. Ya sabes como ayudarme estando aquí.
    Muchas gracias a todos y os prometo que os vais a hartar de leerme.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, el caso es que me temía algo así... Aunque como dices es raro que te repita, estando ya mas controlado. En cualquier caso, lo importante es que estás bien y con ganas de volver, de escribir, en definitiva, de vivir...

    Se te echaba de menos, para qué mentir. Así que ahora me alegro de que sigas por aquí. Luego leo el último post que ahora tengo algo que hacer, y parece de los que hay que masticar, jaaj.


    Vanga, un saludo, y adelante. Bezos.

    ResponderEliminar
  6. Yo también me temía algo, ya verías nuestros últimos comentarios en la otra entrada. Ya sabes que estaremos por aquí leyéndote y apoyándote, se te echaba mucho de menos. Lamento mucho la recaida y el mal trance, pero me alivia saber que has vuelto con fuerza y buen ámino. Allá vamos :-)

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar