Páginas vistas en total

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Uno mismo en su misma mismidad

No soy muy partidario de mí, que vaya por delante tan poco grata opinión, de hecho, si me conociera siendo otro no me dirigiría la palabra, bueno quizás la palabra sí, pero procurando mirar a otro lado, lo que viene a significar que el desacuerdo entre mi imagen y yo mismo es radical y antiguo, tiempos hubo en mirarme a un espejo era llevarme un susto de consideración, así que dejé de hacerlo y durante bastantes años. Pero luego, uno se va resignando, piensa que algo bueno tiene que tener, aunque no consigues verlo por ninguna parte y, en fin, vas conviviendo intentando controlar y domeñar un físico rebelde, indómito y con muy mala leche.

Y esto ¿a qué viene? Veréis. A raíz de algunos comentarios y otras historias internéticas me he dado cuenta que la imagen que los amigos, amigos al fin y al cabo, tienen de mí es muy distinta de la realidad y no me parece justo mantener el engaño. Una vez que uno ha hablado de Saturio y su melón y otras confesiones inconfesables ya puede hablar de todo. Si es que cuando yo pierdo la vergüenza, no hay manera de encontrarla por ninguna parte, así que no lo intentéis. O sea, que voy a aprovechar que hoy me he levantado, que no es poco, y encima, ególatra para hablaros un ratico de mi mismo en mi misma mismidad.

Decía el marqués de Bradomín, creo recordar, que era feo, romántico y sentimental. Vale, pues yo no. No me da la realísima gana decirlo, ea. Para empezar, soy bajito, uno sesenta y tres en mis buenos tiempos. Gordo, sí, así sin paliativos, gordo, pero con quince kilos menos sería fornido, vamos estructura cuadrada, desconozco en carnes propias el concepto “cintura” y mentalmente hablo de “circunvalación”. In illo tempore era moreno de verde luna, la color cetrina presta a broncearse, ahora soy gris como Gandalf antes de ascender y la color es simplemente la que toca según la estación. Entre las cosas que tengo grandes (y no vayáis por ahí, mal pensaos) está la cabeza, talla sesenta con jardinera, las manos que me dicen de pianista y que no engordan nunca y la papada. Entre las cosas que tengo pequeñas están los pies, talla treinta y siete, la nariz, y la boca. Me dejé barba en cuanto pude para ocultar lo más posible la cara y como llevo gafas no se me ve nada pero no hay manera de que no se me note el estado de ánimo mirándome a donde debería verse la cara y se ve barba y gafas –y eso que son de culo de vaso-.

En fin que si queréis haceros una idea de cómo vengo a ser físicamente mirad esta imagen: Un sátiro de Rubens y ponedle canas en la barba (sí, un sátiro, no me he equivocado, se equivocaría Rubens) somos clavaitos sobre todo cuando me río si alguien pretende colarme una trola.

15 comentarios:

  1. Satiro y con esa mirada ?
    Pues...seguro que tienes un punto de resulton.

    ResponderEliminar
  2. Pues con la cantidad de trolas que nos cuelan o quieren colar) cada día, seguro que eres muy risueño...aunque sea una risa malévola, jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No tengo la menor idea a qué le llaman trolas (aquí trol@s: put@s). Tu autocrítica es algo despiadada! Pero como yo soy muy positivo, confío que algún encanto, tal vez oculto tenés. Tu personalidad es fascinante, eso es innegable!

    Gracias por la visita!

    BESOTES QUERIDO AMIGO!

    ResponderEliminar
  4. ¿Te digo lo de la belleza interior? No que me da pereza. Lo que si es cierto es que lo que cuenta es como nos vemos. Lo mismo no eres muy objetivo pero finalmente es como tu te ves. Pues muy mal, empieza a mirarte con otros ojos, guapo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que Uno me ha pisado el comentario, ya que lo más importante es no saber como nos ven sino como nos vemos y a partir de ahí querernos ya que la propia estimación ayuda a nuestra imagen.

    ResponderEliminar
  6. jaj bueno, yo soy de los que te imaginaba alto... pero no sé. YO creo que es igual lo que tu digas, yo tengo una imagen de ti, que ni tú mismo en tu misma mismidad puedes cambiar ya... Y si te viera un dia seguro que diría -como se dice de una pelicula que adapta una buena novela- que la visión de ti no hacía justicia a la imagen que de ti tengo formada en mi imaginación, jaja Asi que tu explicación para mí no es más que una mala copia de la idea que tengo que ya no puede cambiar ni la propia realidad, jaaj Mira que hasta de Theo tengo una imagen compuesta que ni con la publicación de sus fotos ha conseguido cambiar, jaaj

    Y es que la palabra sola no es nada, las fotos tampoco son nada, la que funciona, cari, es la imaginación al leer esos textos y al ver esas fotos....

    Bezos.

    ResponderEliminar
  7. Siempre es un placer encontrarte entre mis visitas, querido amigo!

    BESOTES GUAPETÓN!

    ResponderEliminar
  8. Xavier: eso me dicen, que soy seductor, pero no me lo creo.
    Thedore: siempre lo he sido, incluso de pequeñín.
    Stan: trola aquí quiere decir mentira o embuste. No es autocrítica, es así, mejor dicho,soy así.
    Uno: esa es la parte positiva de mi descripción física. Lo interior es otra historia.
    Pe-jota: Eso de la propia estimación primero está sobrevalorado y segundo en realidad nunca es así, nunca es sólo propia.
    Thiago: pues a ese plan, imagíname como el Thor de Marvel, mi superheroe predilecto.
    Stan: el placer es leerte, y además diciendo cosas tan lindas, como decís allá, de mí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola!! He entrado por casualidad en tu blog y me he quedado completamente enganchado, primero por la comicidad de algunas de las anécdotas que cuentas pero después por tu forma de expresar los sentimientos frente a las cosas vividas. El sólo hecho de hablar de tus vecinas, del reencuentro con cosas del pasado al reordenar tus armarios... me ha hecho sentirte muy cercano. Así que sinceramente te lo digo, enhorabuena por tu blog, seguiré leyéndote siempre que pueda.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  10. Mi querido amigo, yo visito los blogs, los leo y comento, pero nunca leo los comentarios; por dos razones, no quiero dejarme influenciar por lo que opinan los demás y por falta de tiempo pues tengo muchos amigos para visitar.
    Salvo cuando pregunto algo, suelo estar pendiente esperando la respuesta. Te aseguro que lo de trola lo olvidé y no presté antención. Desde ya, mil disculpas.

    Muchas gracias por tu visita.

    BESOTES LUNEROS JOAQUINITO Y BUENA SEMANA!

    ResponderEliminar
  11. Estoy totalmente de acuerdo contigo Joaquinito, la autoestima esta sobrevalorada y al ser animales sociales no podemos obviar ni quitar importancia a la opinión de los demás acerca de nosotros mismos.

    Eres muy sincero contigo mismo, pero un poco duro... yo tampoco me gusto, exteriormente, pero todavía no me animé a ser tan directo conmigo mismo, sigo siendo de esos q se aferran a ese "algo bueno", casi indefinido q nos forzamos a encontrar frente al espejo.

    Tu blog es genial, seguiré rondando siempre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. No te conozco pero me parece que eres duro en juzgarte pero bueno, tus razones tendrás igual y estabas de mal humor cuando escribiste el post je.

    Yo prefiero no mirarme al espejo no vaya siendo que me asuste de mi misma jeje.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Hola. ¿Todo bien por aquí? Que hace unos días que no se te ve.....

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Joaquín, yo venía a lo mismo que veo que ha venido Theodoro... ¿Va todo bien? hace mucho que no sé de tí...

    Bezos.

    ResponderEliminar
  15. Pues, lo mismo: ¿Cómo va eso?
    Un abrazote

    ResponderEliminar