Páginas vistas en total

domingo, 4 de octubre de 2015

Octubre


 Theodore (Theo) Wilhelmus Nieuwenhuis (26 de abril de 1866- 5 de diciembre de 1951) era un artista holandés que destacó como diseñador sobre todo. Son evidentes las influencias del cambio de siglo y de la modernidad de las vanguardias. No es mi favorito pero para variar en los almanaques con que inauguramos mes en este blog es perfecto. 

Bueno, pues ha llegado octubre y sin vender una escoba, a ver si por Hallowen. 
Sabéis que he procurado no hablar de temas candentes durante todo el proceso de elecciones plebiscitarias o no en Cataluña pero soy capricornio, o sea, pesado o constante, según se quiera ver. Hubo unas declaraciones hace unas semanas del ministro de Exteriores que, sinceramente me sentaron como una patada en los mismísimos. Hablo de catalanizar España y valencianizarla. En otras palabras que el resto del país es, somos, gente de segunda fila. Ni soy patriorero ni localista, ni mucho menos nacionalista de ninguna nación pero Sr. Ministro como madrileño nacido en Andalucía, de padre gallego y madre madrileña y abuelos manchegos no siento que tenga que bajar la mirada ante las pretendidas virtudes de ninguna de las autonomías que menciona usted ni de las que no menciona y esa idea de ponernos a todos a seguir un par de modelos, a uno de los cuales parece que quisiera usted hacerle la pelota y al otro por ser uno de sus feudos, es casi casi una bofetada. Está claro que ni a usted ni a ninguno de su partido les debe parecer muy mal eso de abofetear a los votantes bobalicones, como a tal nos tratan, pero quizás alguien debería enseñar en todas esas universidades privadas en las que se educan los ministros del mundo, algunos con fondos públicos, el arte de medir las palabras. Esa frase dicha en una corrala madrileña encaja por que la verdulera que la soltara se encontraría con otra que le responderia a su mismo nivel, no con un compi que la pasa por alto y hace que la pasen por alto los medios. 
Octubre es un mes en teoría apacible, de lluvias suaves, de temperaturas suaves, de grises suaves. De vuelta ya a todas las rutinas y, en cierto sentido, de inicio de nuevos proyectos, no al nivel de septiembre o fin de año, pero sí más realistas, más de día a día. Sin embargo, este año el Sr. Rajoy, que mira que por más que hace no loga caerme mal personalmente, se ha cargado, también el mes de octubre y de paso la Navidad poniéndonos las elecciones más delicadas desde el referendum del 78 nada menos que el día 20 de Diciembre. No vamos a saber si las burbujas de Freixenet hacen propaganda electoral o felicitan las fiestas, alguno habrá que se líe y en el sobre del voto meta una tarjeta de felicitación y felicite a un familar con un voto de Podemos. A mí que lo que más me gusta del día 22 es que en los informativos no se habla de política me van a llenar éstos de conjeturas y componendas. No quiero ni pensar el follón que tendrá el pobre Felipe VI -que menudo pastel le dejó papá- a la hora de plantear el discurso de Nochebuena y mucho menos esas entrañables cenas navideñas que acaban a puñaladas que este año acabarán con lanzallamas. Eso no se hace, Sr. Rajoy, hombre, respete usted el turrón, que al fin y al cabo es una de las grandes industrias de ese feudo suyo, tan suyo que va a ser necesario un Cid Campeador para que lo suelten. Ahora a ver por donde sale la Carmena con la Navidad que miedo me da.
Habréis observado que este mes he subido menos entradas. En realidad es que ha sido un mes un tanto tonto para mí, pendiente de mil problemas nimios pero que te ocupan la mente y ahuyentan la musa.Además creo que he de dar un giro y ampliar este blog.

2 comentarios:

  1. Me encanta Theodore a quien no tenía el gusto. Y me gusta que estés tan animado pensando en ampliar el negocio (o el ocio). Suyo en ascuas, Uno

    ResponderEliminar
  2. Para mí resulta demasiado moderno, yo soy más decimonónico.
    Al ampliar me refiero a tocar aspectos que no he tratado y que, sin embargo, me interesan, o que me he amordazado. Necesito más libertad personal para escribir y esa va a ser la línea a seguir. No me gusta cabrear a nadie y eso hace que me calle ciertas cosas por que hay gente de una sensibilidad que pa qué las prisas, y empiezo a estar hasta el gorro de callarme. Un abrazo

    ResponderEliminar