Páginas vistas en total

martes, 25 de octubre de 2016

Trotaconvemtos 1


Si en lugar de haber conocido al personaje en los setenta del siglo pasado lo hubieramos hecho en el XV sin duda que no le encajaría mal este nombre por su ubicuidad y locuacidad al menos.
En realidad ya la conocemos aunque lateralmente ¿Recuerdan a aquella viuda a quien tanto preocupaba la virginidad de la Insigne? Pues de ella hablamos. Sin duda de toda la fauna que nos reuníamos en aquella casa en verano fue con ella con quien más charlas tuve y con quien duró más tiempo la relación, de una u otra forma, concretamente hasta su muerte, hará más o menos cuatro años.
Por ponerle un nombre que no es el suyo la llamaremos Rosa que a nada compromete y que es bien levantino como ella lo era. Formaba parte de las fijas de la casa desde mucho antes de que llegáramos nosotros, fija pero irregular. Unos veranos iba un mes, otros dos y otros, quince días, el caso es que no faltaba nunca. Decir que fue, finalmente, a quien más cariño cogí de aquella casa quizás fuera demasiado absoluto, pero no demasiado alejado de la realidad.
Me resulta difícil hablar de ella pues no sé por donde empezar, lo cierto es que era un torrente a menudo y a menudo un origami por las dobleces que podía llegar a tener, eso sí, muy bien disimuladas.
La conocí cuando aún no había cumplido los cincuenta y con su hija única más o menos recién casada. Nunca tuve la ocasión, luego veremos el porqué,  de preguntarle a qué edad se casó pero debió de ser muy joven pues por entonces ya era viuda y su hija una mujer casada. Parece un problema de lógica pero no lo es ni he conocido persona menos lógica, o por mejor decir, con una lógica propia y enigmática a la que se accedía no sin esfuerzo ni sin pasar al menos veinte horas escuchándola. Una vez iniciado era fácil moverse en su universo un tanto peculiar, cruce entre pensamiento medieval, paleto, caótico y futurista.
Pertenecía Rosa a ese abundante tipo de mujer tan hispana y racial que hasta el idioma, tan machista él, ha creado un refrán que las define perfecta y un tanto cruelmente:”Es de la calidad del tordo, cara fina y culo gordo”. No era gorda lo que hacía que su silueta de espaldas o a contraluz fuera inconfundible: peinado tipo chichonera, cintura estrecha, ahí aparecían sus anchas caderas y nalgas, pierna fuerte, bien calzada y con un haldear de falda plisada de ancho vuelo. De frente se podía apreciar su cuello largo y nervudo. Quizás fuera una de esas personas de que quien las conoce maduras piensa que de jóvenes han debido ser buenas mozas, incluso guapas, cuando ha sido al contrario. Además, ya que vamos de refranes en este párrafo, dicen que “las viudas hermosean” y que “Dios te salve de trasera de burra y delantera de viuda”. En cuanto a la delantera de Rosa no había peligro… de ningún tipo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario