Páginas vistas en total

lunes, 19 de febrero de 2018

ACOSO


La verdad es que he tardado en escribir sobre el tema por que cuando lo pienso me vuelvo a quedar  estupefacto: "¿Acoso a la mujer en algún ámbito laboral? Lo me lo puedo de creer, señora vecina. Además a todas, señora vecina, que no se escapa ni una, vargame la Pilárica.. Y la que tienen montada uyuyuyuyuy, la que tienen montada, Que paice que nadie sabía ná. Y es lo que yo digo. A ver, Como si hubiera se inventado ayer por la tarde, Diga usted que a una no le gusta hablar, y menos de los vivos, que vaya usted a saber por donde van a salir. Pero, es que a una la ponen en el disparadero, coñe. Como si no fuera del dominio público Lo de la Mae West, la Joan Crawford,  o el, si mujer, ese que tan tanto miedo. Sí, ese que cada quien pronuncia como quiere. Sí, ese, el de La ventana indiscreta ¡que guapisma estaba ahí la Grce Kely ¿verdad' Que manía les ha dado de golpe, como si nunca hubiera habido acoso, en nuestros tiempos se llamaba meter mano y otras cosas, no sea usted picarona, señora vecina. Como es usted, jijiji. Mire usted, y no es por presumir pero yo, antes de casarme con éste, no estaba nada mal, bajita y rellenita pero muy mona, trabajaba en una mercería, sí la de la esquina de la Plaza Grande, y el jefe siempre me mandaba a mi a coger la mercancía del último anaquel, sí, eran los tiempos de la minifalda, y el viejo verde se ponía debajo "para ayudar" y al bajar con lo de "ayudar", la manita se le iba un palmo más arriba de lo que la falda dejaba ver. Y a callar que te jugabas el sueldo y estabas intentando ahorrar pal piso, que ni con tu novio te podías desahogar, no fuera a pensar lo que no era. Y eso por una mierda de sueldo y lo aguantábamos calladitas ¿verdad? claro, bien calladitas aunque todo el mundo sabía que era un asqueroso viejo verde, total por cuatro perras mal contás. Si una, que, usted lo sabe, señora vecina, que es decente aguantaba aquello por una miseria ¿Qué no se haría por esas fortunas que cobran? ¿Qué no se sabía? No me haga reír señora vecina. Claro que se sabía, hasta el gato lo sabía, como lo de que algunos curitas metían mano a los niños, además de zurrarles. ¡Que novedad! Ahora todo es rasgarse las vestiduras y vestirse de negro como en un velorio, que parecen todas viudas alegres. Que da lacha sabiendo lo que se sabe que me venga la XXXX o la YYYY en plan entierro de la sardina. ¿Sabe lo que le digo?, que con su pan se lo coman, pero quien no supiera que siempre ha habido acoso y lo que pasa de acoso en todos los trabajos es por que o miraban para otro lado o sacaban tajada de ello. Y la dejo que tengo que hacer la compra. Abur"

No hay comentarios:

Publicar un comentario