Páginas vistas en total

lunes, 4 de noviembre de 2019

LLUVIA DORADA


¡Qué no va por ahí! Obsesos, maníacos, o sea, normales. ¡Que no va por ahí!
Es algo un pelín menos apasionante pero más limpio y fresco.
El sábado tenía la mañana en blanco y como mis psicólogos y psiquiatras (lo del psiquiatra ciertamente no sé si vale de mucho pero yo cumplo) se ocupan de mi depresión ya requeteañeja y en estado de franca mejoría se empeñan en que he de salir a la calle por encima de todo aunque sólo sean unos minutos, pues me enfundé ya la cazadora que no me quito hasta mayo y ¡hala! a la bendita calle.
Rodaba pues sin rodar en mí sin rumbo fijo pensando en la de cosas que tenía que comprar y que tenía que aplazar hasta primeros. Como todo el mundo, vamos, cuando me encontré con un parque muy cerca de casa en el que no me explico por qué nunca hay nadie, lo que viene siendo un lugar perfecto. Las hojas ya doradas, en ese punto en que parecen emitir luz en lugar de recibirla, estaban tan sólo ligeramente agitadas por una brisa suave. Fue casi como en un sueño o en una película, pues de pronto se levantó un viento más que considerable (de hecho dos calles más atrás tronchó un árbol) y las hojas comenzaron a desprenderse todas a la vez, con el sol atravesándolas, llenas de destellos, algunas rojas rompían el dorado que parecía rodear todo. Me quité el sombrero para disfrutar de aquel viento fresco, quizás ofreciéndome a él como una hoja. Dejadme ser un pelín cursi, el aire era casi de oro en un cielo sin nubes perfecto celeste, ese cielo de Madrid cuando el viento se lleva los humos (y cuando no también, que caramba)
Una lluvia dorada caía, casi tan densa como una cortina, de los árboles, rodeándome.
Duró poco, la belleza de ese nivel no lo sería si fuera más permanente pero tampoco hizo falta más. Fue algo inolvidable.
Por cierto, no sé que coño pasó con mi sombrero.

2 comentarios:

  1. Te juro que si, que ha sido lo primero que he pensado.
    Luego he visto que es la estacion. Te ha inspirado, no?

    XoXo

    ResponderEliminar
  2. Fue una experiencia preciosa, pero con ese título ¿en que va a pensar uno? jejejeje

    ResponderEliminar