Páginas vistas en total

viernes, 6 de julio de 2012

Oligarcas

Hay un cuento en el Decamerón en el que un fornido joven se hace pasar por mudo para trabajar de jardinero en un convento de monjas. Éstas hacen uso –y abuso- de él y no precisamente para regar las begonias hasta que él protesta.
-Pero ¿tú no eres mudo?
-Sí, pero hay cosas que hacen hablar a cualquiera, señora.
Pues eso me ha pasado a mí. Hace algún tiempo que me propuse no tratar ciertos temas por que me llevo unos sofocones de mucho cuidado “pero hay cosas que hacen hablar a cualquiera, señora/or/ores/oras”.
"No hay dinero para pagar los servicios públicos”, bien, ahora “apurar cielos pretendo” saber donde coño lo habéis metido, por que los ciudadanitos hemos pagado y en ocasiones bastante más de lo que nos correspondía (concretamente la Autonomía de Madrid se las apañó para clavarme tres mil euros en la compra de la casa a los que no tenía derecho pero que cuando quisimos reaccionar ya se habían ocupado de que estuviera fuera de plazo la reclamación y es sólo un ejemplo). Vosotros, oligarcas y aristócratas de corbata funcionarial que lleváis toda vuestra vida viviendo del dinero público, (mirad si no sus orígenes) habéis dispuesto de la finca como vuestros antecesores, aristócratas de sangre, dispusieron. Ahora no hay para pagar los servicios públicos, pues con que soltaran la pasta que se llevaron vuestros coleguis corruptos saldríamos de la crisis sin trabas. Ahora no hay para pagar los servicios públicos pero sí para pagar las campañas olímpicas Madrid 2020. No se nos pide un “esfuerzo”, se nos exige una inmolación en el altar de la sacrosanta ideología neoliberal, que Dios confunda. Se nos exige, se exige a las mujeres que resistan la persecución de quienes, según los oligarcas, estamos empeñados en hacerlas abortar, negándolas el derecho a ser mujer pues sin parir no se es mujer. Vosotros, oligarcas de oposición, que os ocupáis sólo de vuestras luchas internas para tener la pool position cuando toque el cambio y pillar así mejor tajada del pastel. Silenciosos cómplices que miran adecuadamente distraídos a su ombligo. Cómplices por que el sistema os pone el plato de caviar y el Vega Sicilia a la mesa, el parlamento en bandeja al margen de los votos y los reinos de taifas que son las autonomías como un bufet libre y, ojo, gratuito. Cómplices por que habéis hecho y hacéis el caldo gordo a los otros, por que no defendéis ni una idea ni unos intereses concretos, tan solo un status quo que os permite el reparto del pastel sin demasiado esfuerzo. Oligarcas, que pretendéis hacer copias cutres de la Bastilla con la cadena perpetua revisable, diabólicos imitadores de Guantánamo. Oligarcas, que desde las dos orillas mantienen y jalean a grupos sectarios que atacan y marginan a mujeres y homosexuales, que impedís que se entierren los muertos con dignidad, que mantenéis en un limbo aun indefinido el robo y comercio de niños –ya os definiréis y todos sabemos en qué dirección-. Oligarcas, que aplicáis la pena de muerte indiscriminada retrasando pruebas detectoras de cáncer, que negáis el agua a los enfermos, que cobráis por la butaca en los hospitales.
Vosotros, hijos y nietos de funcionarios de alto rango, hijos y nietos de directores generales o cosa parecida. Vosotros que lleváis generaciones viviendo del dinero que han pagado mis abuelos dejándose la piel en el taller o en la mar, en el sembrado o en la mina, en la fábrica o en la escuela, vosotros, malditos: ¿Dónde coño habéis metido mi dinero?

10 comentarios:

  1. En el fondo del mar. Matarile, rile, rile.
    Y nadie quiere ir al fondo. Nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes como acaba esta canción: chin POM
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Sí; así va todo. Que dicen que los mercados no se fían; ¿y por qúe será, si acaso los mercados no son la misma porquería? Nadie ha asumido responsabilidades. Nadie las ha impuesto. Ahí, el dinero desaparece, se va, se fue, ya no está. Pero hay que dar otro reloj al mago.

    En fin. Y es que te hacen hablar, pero, ¿para qué?

    Oye, las monjas abusaron de él en el sentido.... :O A mí me daría horror meterme bajo un traje así, sabiendo que me espera una vagina :X Con un rabo voy de cabeza jajajaja

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, le violaron repetidamente, hasta hacerle hablar, no te digo cuanto. La historia acaba con las monjitas gritando "Milagro" y estableciendo turnos de "uso"
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Sí, así están las cosas, pero están porque nosotros les hemos dejado, porque no hemos hecho uso del necesario seguimiento, de la denuncia pertinente y se ha seguido votando a gente cuyo mayor mérito era la indecencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo eso sino que encima se les ha jaleado y la sociedad se ha dejado envolver feliz por la constrictor del neoliberalismo facistoide sin querer ver lo que había. O siguiendo con las coplas "que no me quiero enterar"
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Me uno a tu protesta. Hoy mismo hemos asistido a la ceremonia tragicómica de la entrega del Códice Calixtino por parte del oligarca don Mariano, que ya se paseaba en coche oficial cuando su padre era gobernador civil de Pontevedra, a los oligarcas de la Iglesia Romana (que no cristiana, porque pienso que el Cristianismo es otra cosa). Y a saber cuánto ha costado la ceremonia: viajes, hoteles, comidas, escolta, escenografía, coches oficiales... Y colgándose medallas, y aprovechándose y sacando tajada del trabajo y los desvelos de los malpagados profesionales de la Policía. Me parece escandaloso, como en los tiempos de la esclavitud. Además, siguen subiendo los impuestos. Qué bien se lo estarán pasando, como esas monjitas lujuriosas del Decamerón. Pero no me cabe duda que por algún lado, más pronto que tarde, se les acabará el juego. No debemos callarnos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Lo del Codex Calixtino apesta a cuerno quemado a añós luz de distancia. Por cierto, aquí, a ellos no se les acaba nunca el juego: mira las fosas comunes junto a las cunetas. Todavía sin desenterrar. Para ellos siempre gana... la banca. Claro que si nos callamos, encima se creerán que somos tontos. Además hablar bien alto es algo que nos debemos no sólo a nuestra propia dignidad sino a tantos españoles, al menos tres generaciones amordazados por el terror de acabar en una de esas fosas. Por dignidad personal e histórica no nos debemos dejar hacer en silencio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Todo, todo es una gran mierda. No es nada nuevo. Pero lo de la entrega del Codice.... eso el otra vuelta de tuerca fina. Y que interes ahora el de la derecha por un libro que no sea el de cuentas. Vivir para ver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La derecha tiene interés primero: por ser religioso
      Segundo: por ser del Camino o sea PASTA GANSA
      Tercero: por salir en la afoto
      Cuarto: por apropiarse de un éxito que, de existir, no le corresponde.
      Quinto: dar la nota
      Y así se podría sacar punta al asunto indefinidamente.
      Un abrazo

      Eliminar