Páginas vistas en total

domingo, 16 de febrero de 2014

"Gente en sitios" y otras goyerías.

Últimamente no hablo mucho de cine y, he de confesarlo, es una de mis grandes pasiones (confesables), en parte por que lo que veo o no vale la pena –y entiendo que empieza a valer la pena cuando no sé qué va a pasar en la siguiente escena- y en parte por que  consumo más cine clásico, antiguo y en blanco y negro, que novedades. Ahora eso está demodé como esta palabra “demodé” dice tanto de sí misma que no sé como se deja perder aunque no sea castellano pero, la cosa es que ahora parece que si no está de rabiosa actualidad no tiene valor alguno, como si la rabiosa actualidad no fuera más que un vil plagio mal hecho de actualidades añejas. Más como yo siempre he sido “vintage” por nacimiento y crianza, como el vino, que me dejen de Meg Ryan transgénica destrozando el papel (Norma Shearer) y el guión de “Mujeres”, que me dejen de Uma Thurman fusilando y añadiendo violencia desenfrenada a “La Novia vestía de negro” interpretada por Jean Moreau en su “Kill bill”. Claro, por ser vintage de nacimiento suelo ser el bicho raro y lo raro es que todavía no me he acostumbrado.
El caso es que la semana pasada estuvo de rabiosa actualidad el cine hispano, patrio o español, como queráis llamarlo, quizás por eso o por que la publicidad radiofónica me machacó las pocas neuronas que me van quedando el caso es que me compré (yo compró películas por dos causas: por ética y por ignorancia. La ética no me permite robar derechos y la ignorancia no me permite acallar la ética pues no sé bajarlas) Me compré, decía, “Gente en sitios” de Cavestany. Es una película desconcertante lo que ya es un punto a su favor y, contra lo que dicen, muy realista, de un realismo peculiar que dentro de diez años no lo será quizás pero que hoy, desde lo que se está viviendo, supone una lectura de la realidad pasada por tamices poéticos y quizás con un toque surrealista muy por debajo del surrealismo que tiene en los genes esta sociedad. Se estructura en pequeños relatos, muy breves, casi como haikus fílmicos aunque no sea esa su intención, pero sí su brevedad. Relatos de gente normal, como la mayoría de nosotros, a la que le ocurre o hace cosas que, en principio están fuera de esa anormalidad aceptada que llamamos normalidad, o no. Por ejemplo: el relato protagonizado por Maribel Verdú y Tristan Ulloa refleja una determinada actitud que es en sí misma absurda, tanto como la contraria que en el mismo relato se plantea y ambas son extremadamente realistas. El relato que tiene lugar delante de las Ventas es estremecedor y dudo que hace quince años se hubiera entendido y espero que no se entienda dentro de diez pero hoy es un verdadero pronunciamiento sobre la condición del españolito medio. Vale la pena ver la película pero sin pestañear, la veo llena de matices y de sutilezas, en absoluto delirantes aunque pueda parecerlo. Un detalle para acabar: el diálogo de la señora del collarín lo tuve yo hace un mes con una amiga, exactamente igual y de entrada digo que es lo más descabellado de la película.
Entrando en el apartado de goyerías diversas que tanto han dado que hablar sólo quiero hacer una reflexión: el cine español debe ser de una calidad extraordinaria para que los gobiernos lo consideren enemigo público número uno, y el teatro, no digamos. Sólo ante los enemigos jurados se mantiene esa actitud de persecución, acoso y descrédito que mantienen los gobiernos españoles ante nuestro cine.

7 comentarios:

  1. Gracias por tu interesante critica cinematografica y coincido plenamente contigo en cuanto al ultimo parrafo. Un abrazo, Joaquin y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias pero lo lamentable es tener razón en este caso.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Gente en sitios me gustó mucho. Inquieta y desconcierta, pero habla de verdades de la calle. Un cierto cine diferente y necesario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo, en el fondo cualquier forma artística debe ser un reflejo de la sociedad en la que germina o dejará de cumplir su misión. Algo se olvide frecuentemente, demasiado frecuentemente.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Quizá fue a causa de una crítica en la prensa que hablaba de ella como de la 8ª maravilla de nuestra cinematografía que la película me decepcionó enormemente. No soy capaz de recordar las escenas a las que te refieres. Vágamente la de M. Verdú.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo malo de leer críticas en un sentido u otro, que se crean expectativas, por arriba o por abajo, a las que nunca responde la realidad. Mi solución es darle un tiempo e intentar volver a ver, leer o lo que sea, ya más libre y con mayor capacidad objetiva.
      Tampoco digo yo que sea una obra maestra indiscutible pero sí un trabajo muy digno de tener en cuenta.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Te recomiendo que no te pierdas "La Grande Belleza", es una recomendación personal, yo estoy enamorado de esa película, ya la he visto tres veces.

    ResponderEliminar