Páginas vistas en total

lunes, 4 de enero de 2016

Enero

Enero en casi todos los idiomas europeos, en lo que sé, comienza con jota, Xaneiro en gallego, por ejemplo. Esto como todo sabemos viene de ser el mes dedicado al dios romano Jano, el de las dos caras. La que mira al pasado y la que mira al futuro. Nunca como este año me ha resultado tan evidente esa dualidad del mes. Mes sin flores, gélido -menos este año que parece que el invierno va a ser suave- pero plagado de esperanzas y.... miedos. Personalmente cumplo años este mes con lo cual la frontera está un poco más marcada, ya no digo si tengo en cuenta que parece ser que ¡por fin! me van a sacar el cálculo que anda por el catéter que me pusieron en diciembre del 14 aunque como me dijo el el urologo: "ai sigue bajando así cuando lleguemos ya no hay cálculo". En cualquier caso no me libro del quirófano para quitar el catéter, mínimo. La terapia psicológica me está llevando a cambiar de piel, no, no es eso. ;Me lleva a investigar que hay debajo del disfraz que he ido elaborando durante toda mi vida. Como veis se me presenta un año movidito aunque, a priori, no tiene por que ser negativo. 
Otra cosa es lo de fuera. La realidad inamovible se desmorona como un castillo de naipes. (Yo siempte que los hacía ponía pegamento para evitar precisamente esto) pero sin nadie que tenga intención ni capacidad de construir otro. Sé que soy uin hombre por nacimiento del XX pero por alma del XIX, así que contemplar esta debacle estúpida a la que nos están llevando, y no me refiero sólo a la política, me resultal algo inconcebible. Son como esos niños delincuentes que destrozan los castillos de arena para salir corriendo después, creyendo haber hecho algo importante. Además es año olímpico, o sea, muchos se están poniendo las botas con los equipamientos y luego lo harán con las drogas para atletas y espectadores y hasta con prostitutas que siempre son cosas que se manejan mucho en estos eventos. Lamentablemente creo que este es un año clave en la historia y que no hay en ningún sitio nadie con talla suficiente como para aprovecharlo o por lo menos evitar el hundimiento de este Titanic que es Occidente -incluidos China y Japón-, con un poco de suerte los mediocres bienintencionados -si es que queda alguno- lograrán capear el temporal minimizando daños en espera de que las cosas cambien solas, o como diría un japonés: "esperando que el melocotón madure en la rama". Pues está claro que ellos ni saben, ni pueden y acaso tampoco les dejen hacerlo.
En fin, que haya suerte.

2 comentarios:

  1. Felicidades por tu cumple. Lo del cateter, ni te preocupes que eso está chupao y respecto a los niños delincuentes, haz honor al año y pasa olímpicamente.
    Yo pienso ponerme en off los próximos 12 meses.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la felicitación. Lo malo de ponerse en of es que luego no sabes de qué va nada y... la verdad no es que me importe mucho pero por aquello de no parecer más gilipollas de lo que soy. Aun así me da una pereza ponerme a apremder nombres nuevos.

      Eliminar