Páginas vistas en total

domingo, 26 de febrero de 2012

De mujeres y pulpos (ahora en serio) 2


Antes de seguir adelante he de dejar claro que no sólo aparece el tema del pulpo-sobón en las estampas Ukiyo-e sino que, sin ser en ningún momento un tema que pudiéramos considerar abundante, aparece en otros ejemplos artísticos como los que van más arriba: dos netsukes (cierres de marfil o hueso de bolsas) y remates de las empuñaduras de los pequeños puñales laterales del wakizashi (sable corto dedicado al combate en interiores pero también a la práctica del Hara-kiri o en términos más elegantes: Seppuku, como vemos en la pieza de más abajo. Aunque será a través de la estampa como logre un mayor alcance 


Es evidente que hay un paso cualitativo de una historia ejemplarizante del amor de madre a una escena orgásmica frívola o directamente pornográfica. Hay varias cosas a tener en cuenta a la hora de intentar ver el porque de este paso. En primer lugar, aunque seguramente no el más importante, es la propia sociedad en que se produce: una sociedad de diversión y “flotante” sin raíces y sin capacidad de echarlas debido al marco histórico que la condiciona. Además los genitales femeninos –como en este país- solían ser denominados con nombres de crustáceos bivalvos por lo que la asociación de la sexualidad con el mundo subacuático es lingüísticamente casi inevitable, y las representaciones plásticas de estos “juegos de palabras”, también. Un elemento más, esta vez indispensable, es la tradición casi legendaria pero real de las pescadoras de perlas, ostras, esponjas y demás que sumergiéndose  más o menos desnudas, según las épocas,  suponen un cierto mito erótico relacionado, de nuevo, con la relación oral del sexo femenino y los crustáceos. Incluso se dice que ciertos Shoguns (jefe militar supremo y poder absoluto en Japón de 1185 a 1868) pagaban por poder contemplarlas sumergirse en el mar. Es casi obsceno mencionar lo que se hace tan evidente de la relación oral de los bivalvos, de nuevo, con la genitalidad femenina pero resulta inevitable resaltar como se refuerza con esta nueva aportación. En la estampa que sigue queda bien clara la relación entre ambos temas. 







Estas son imágenes de pescadoras parece ser que tomadas en los años treinta cuando se producían en el mundo ciertas actitudes ante el cuerpo desnudo más cercanas a la exaltación de la raza y cosas semejantes. Sinceramente, la mayoría de imágenes sobre estas trabajadoras que he visto son bastante más recatadas. Así que las recojo aquí con todas las salvedades y teniendo en cuenta que son bellísimas en sí mismas, no tanto por la certeza de su rigor histórico. 

3 comentarios:

  1. Qué estupendos ejemplos y que bellas fotos. Es curioso que coincidamos con la analogía de los bivalvos. ¿Habrá chirla en Japón? Bueno al fin y al cabo somos los paises que mas producto marino consumimos.
    Estupenda entrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Soprendente y siempre interesante.Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. De tesis, ahora ya nadie puede alegar ignorancia sobre el tema...

    ResponderEliminar