Páginas vistas en total

jueves, 28 de febrero de 2013

El Rey y yo


En alguna ocasión ya he hablado de mis abuelos y no bien. Pues el caso es que, como diría la Pantoja, hoy quiero confesarme: me parezco, a pesar mío, a uno de ellos. Este hombre tenía dos aficiones principales, hasta que cayó en la adicción a Marcial Lafuente. La una era leer y corregir las esquelas de ABC y digo corregir por que la segunda de sus aficiones era todo el asunto de nobleza, títulos y demás. Mozo de cuota hizo la mili de escribano en Palacio, corrían los últimos tiempos del nefasto reinado de Alfonso XIII, así que tuvo ocasión de no sólo de informarse sino de conocer en vivo y en directo a los Grandes de España y demás. Yo no, por supuesto, pero el tema me apasiona. A la que me descuido me encuentro buscando en la red con quien demonios se casó el Archipámpano de las Galias en 1723 y de quien era hijo (oficial). Aun me emociono pensando que mi abuelo pudo ver a La Chata vestida de papagayo como decía Valle Inclán con su habitual mala leche sobre el gusto indumentario de nuestra castiza Infanta. Huelga decir que mi abuelo era monárquico siempre que no costase demasiado esfuerzo, no vayamos a pensar que… hizo algo alguna vez en su vida. Lo malo es que yo también.
Reconozco que me hice monárquico desde mucho antes de que existiera la opción. Los reyes, para mi mente gilipollamente glamourosa y estúpidamente preadolescente, tenían mucho más glamour y savoir faire que los jefes de estado. El caso es que ahí me quedé: monárquico pa toa la via.
La historia desde el 75 no sé si me da la razón o no, pero no me la ha quitado. Hasta ahora. Me considero un hombre inteligente –dentro de un orden- y muy capaz de reconocer un error. Por eso no puedo si no lamentar lo que está pasando con la monarquía. Claro que todo eso es superficial y frívolo al lado de lo que está pasando en las calles, no lo pierdo de vista, pero si la gente pasa media vida parloteando sobre futboleros yo puedo hacerlo sobre algo que a la larga puede llegar a ser más importante.
Por supuesto no voy a entrar en el debate Monarquía o República, no gracias. Demasiadas broncas me ha costado para entrar al trapo a estas alturas, ambas opciones han sido nefastas para la humanidad y ambas han dado lo poco bueno que tiene la humanidad.
Durante al menos veintiséis o veintisiete años la Corona española ha tenido un comportamiento, no diré que ejemplar, al menos digno y, por encima de todo, discreto. Ya sabemos que lo importante de la mujer del César no es ser decente sino parecerlo. Quiero decir que en una familia, en cualquier familia hay de todo como en botica, pues las familias regias no creo que nadie piense que son una, la única, excepción. Las cosas han cambiado.
Es lamentable que un hombre con una vida personal que no ha sido un camino fácil, aunque, eso sí, necesidades no ha pasado, precisamente, que ha desarrollado un oficio en tiempos realmente difíciles, que ha dado la talla durante tanto tiempo, ahora, precisamente ahora, haya dilapidado el caudal de prestigio personal y, en cierta medida, el institucional, ahora, cuando por la edad tenía que ser aún más respetado. El día que se hizo público el accidente en la ¡cacería de elefantes! Pensé que la monarquía estaba finiquitada. Desde entonces la cosa ha ido a peor. No tengo que enumerar todo lo que está pasando, no es necesario, pero resulta tan triste ver un personaje que podía haber pasado a la historia como pieza clave del gran cambio que supuso la transición vaya a hacerlo salpicado no sólo por sus escándalos personales –sí, digo escándalos- sino por, al menos, al menos no haber atajado los juegos sucios y trapicheos con dinero no siempre privado de su entorno. Ayer ambos mundos, el personal y el juego sucio que le rodeaba encontraron un punto común: Corinna. El asunto suena como lo de las versallescas damas que pasaron a la historia, claro que ellas no eran empresarias. Matices. Personalmente no suelo dar importancia a la rumorología sobre estos temas por que los entiendo como de ámbito privado pero leí ayer para enterarme de donde venía esta “Princesa” (ya he dicho que el tema dinástico me apasiona) en Santa Wikipedia esta cita: “La revista ¡Hola! publicó en su portada en 2011 imágenes de una cena del rey con sus tres hijos, en ausencia de la reina Sofía, la princesa Letizia, Iñaki Urdangarin y Jaime de Marichalar. Según algunos confidentes, en ella el rey habría comunicado a sus hijos su relación con Corinna”. En este punto junto con las declaraciones de ayer en no sé qué revista de la susodicha, el asunto deja de ser privado.
Lo más terrible es que todo esto ocurra ahora, cuando el país está pasando una situación terrible no sólo económica sino de desprestigio institucional generalizado a causa de una no menos generalizada corrupción. Precisamente ahora es necesario, imprescindible, que alguna de las instituciones conserve un átomo de prestigio. Cuando el Estado está siendo desmontado por los poderes fácticos más o menos descaradamente y cuando se han producido cosas como esta:
(http://politica.elpais.com/politica/2013/02/27/actualidad/1361994938_586044.html ).
Que precisamente ahora la Corona no sepa salir del atolladero en el que se ha metido solita, ya no es algo que preocupe sólo por las consecuencias sino que, hablo por mí, me parece tristísimo una trayectoria como la del Monarca y el más largo periodo de estabilidad democrática española (por mucha deficiencia democrática que haya que hay mucha) vaya a acabar así. Hace tiempo, repito, di la monarquía por perdida pero por lo menos debería plantearse enfrentarse a este proceso de desprestigio de algún modo serio y coherente. Nadie me paga para buscar los medios, pero hay gente, seguramente demasiada, que sí cobra por ello: pues que hagan su trabajo, y rápido, antes de que la única salvedad de la noticia que he recogido en link (¿se llama así?) pierda el menguante prestigio que le queda.

6 comentarios:

  1. Son tiempos de tirar de la manta y ahí entran todos.
    No se mucho de la Corinna pero tengo la impresión de que es una profesional de lo suyo (ganar dinero) y que no pudiendo en las circunstancias actuales seguir ejerciendo ha decidido darse una vuelta por los medios para recompensar la recaudación real perdida.
    Lo del rey me da la misma pena que todo lo demás. También hubiera sido estupendo tener un jefe de gobierno honesto, fiable y de gran prestigio internacional. Una oposición intachable que pudiera criticar con la cabeza alta. Y ya por pedir que alguien le hubiera dado trabajo a Toni Cantó y hubiera podido seguir de actor y no dar el espectáculo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo sino darte la razón, pero echo de menos a las Pompadours de otros tiempos. Ahora además parece que se alojaba en patrimonio, con vigilancia oficial. Hasta Madame du Barry tenía más clase y no iba de mostrador en mostrador vendiendo sus exclusivas.
      Por cierto, reconoce conmigo que dar trabajo de actor al Cantó, tenía también lo suyo.
      Otro comentario, al margen, sigo con problemas al leer y comentar en tu blog. Preciosas imágenes esas sí las veo.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. La verdad es que soy de tendencia republicana, las monarquías las veo como vestigios del pasado sin demasiada entidad en los tiempos que corren.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente tengas razón pero tengamos en cuenta que Adam Smith, Santo Patrón del capitalismo salvaje es del XVIII, vamos que su obra no es el colmo de la modernidad. En suma: que vivimos en un museo cuyo único objeto útil quizás sea la guillotina.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Es muy interesante esto que cuentas de tu abuelo. A mí me da la impresión que la propia Monarquía española, con sus deslices y torpezas, ha hecho más contra sí misma que cualquier campaña antimonárquica. Se han descuidado, o se han confiado demasiado, y la "majestad" la han dejado muy en entredicho. En la Segunda Guerra mundial el rey británico decidió quedarse en Londres, al lado del pueblo, en plena campaña de bombardeos nazis, y ahí se ganó mucho apoyo popular. Pero en España, cuando el país está siendo arrasado, en todos los sentidos, la Monarquía calla y otorga, o se va de vacaciones en verano. Y lo de esa tal Corinna ya es el colmo. Yo hace años discutía con un amigo mío, militante de Izquierda Unida, y le decía que la jefatura de Estado española no salía más cara que la francesa o la italiana, y que tampoco era para escandalizarse por tener rey, Pero ya he cambiado de opinión, Joaquín. No sé si éste será el principio de su fin, pero por la vía que van se les está poniendo todo en contra. Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  4. El la Guerra Civil ya no había reyes en España. No por eso su actitud fue más ética. La situación actual requeria mucho más pulso por parte de todas las instituciones, incluída, por supuesto, la monarquía. Tenías razón: no sale más cara y ni siquiera me vale el argumento de "nadie por nacer tiene más derechos etc" bueno, miremos a quienes nos gobiernan y veamos si han tenido los mismos derechos por nacimiento que cualquiera de nosotros. Ningún país vivirá mejor o peor por tener monarquía o república, siempre y cuando esten bien gestionadas la una o la otra. Hoy se están acumulando errores imperdonables en la gestión de la corona, sobre todo en la situación general del país. El deterioro general del país en todos y cada uno de sus niveles está siendo tan rápido y brutal que quizás -y no es disculpa- todavía no se hayan podido adaptar las propias instituciones. Sinceramente ni creo que la República arreglara nada ni que la Monarquía si no da un golpe de timón radical pueda mantenerse al menos con el mismo prestigio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar