Páginas vistas en total

miércoles, 13 de abril de 2011

Silvia, te queremos y te esperamos

Seguro que hay miles de personas que ahora mismo están pasando por lo mismo que ella, sin embargo, no las mencionamos. ¿Por qué? En parte por que los "famosos" son, a menudo, única compañía de soledades demasiado profundas, en parte por que en ellos queremos vernos reflejados de algún modo, teatro espejo del mundo, dijo alguien. También por que brillan y, en un cierto sentido metafórico, nos dan calor, como los Dioses de un Olimpo de celuloide y plasma pero Olimpo al fin y al cabo. Objetos de una especie de amor a veces no son nada, a veces son quienes evitan que alguien se abra las venas al perderse en el mundo que hemos creado a su alrededor al perder de vista la diferencia persona/personaje. Al hacernos salir de nosotros mismos. Por eso ellos, los cómicos que se decía antes, son parte de nosotros; nos han hecho reír y llorar e incluso pensar y ver otros puntos de vista. Por eso, al menos a mí, me son tan queridos y por eso, consciente de lo injusto del anonimato y desinterés hacia miles de personas desconocidas que están pasando por lo mismo, y que se me podría reprochar con facilidad, he decidido escribir esta entrada.
Silvia Abascal
Quienes siguen este blog saben que no suelo hacer esto. Llamadme sensiblero, llamadme ñoño, llamadme "políticamente correcto" (que entiendo como insulto) pero no puedo evitarlo. Acabo de enterarme de que Silvia Abascal se recupera de un ictus y lo cierto es que me he quedado sobrecogido. Sigo sus trabajos en la medida de mis posibilidades desde aquella aterradora niña del "Un dos tres" y no he visto en ella nada ni siquiera mediocre. Siempre magnífica aun con papeles ingratos. Hablar de su belleza sobra, ahí está. Pero si destacar su saber estar y saber ganarse un espacio en lo suyo sin dar tres cuartos al pregonero: trabajando y haciéndolo bien.  Podría decir muchas cosas pero no es necesario, también están ahí.
Silvia, aunque esto se pierda en el cibermundo y no valga para nada, quiero decirte que te queremos y te esperamos. (Impacientes)

7 comentarios:

  1. Pues yo me he quedado un tanto :O... Pero bueno, supongo que es normal; me refiero a vivir pensando que éso no va a pasarte, ni a ti ni a qiuenes... pero pasa...

    Ojalá salga bien; se recupere

    Besos

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que a mí me ha sobrecogido bastante, y no sólo porque es una persona muy conocida, que siempre las tenemos cerca, como si fueran de la familia, sino por su juventud. Deseo que todo se quede en un gran susto y que se recupere pronto. Desde aquí le mando toda mi energía positiva. Saludos y besos.

    ResponderEliminar
  3. Cari, a ver.. claro que hay muchos personajes anónimos que sufren enfermedades, pero ¿cómo vas a hablar de ellos si precisamente por su condición de anónimo no saben ni quienes son? claro que nos impone mas cuando estas cosas le pasan a un famoso, pq de alguna manera "nos llega". Yo tb. me quedé pegado pues parece mentira que pasen esas cosas, cuando alguien tiene mucha edad pues ya esperas algo así, como la caída de Fraga por ejemplo, pero esta chica joven, es una putada. Esperemos que se recupere.

    bezos.

    ResponderEliminar
  4. Me ha emocionado, gracias, comparto tu admiración, recuerdo excelentes papeles en series y una mirada inteligente. Un ictus, auh, también le deseo toda la suerte, ojalá.

    ResponderEliminar
  5. Las noticias son buenas, parece, probablemente pronto la veamos, no es solo una esperanza es que si no hay secuelas neurológicas la recuperación no suele ser muy larga por lo poquísimo que sé, que no soy médico.
    Me he alegrado mucho al ver que somos muchos quienes apreciamos en toda su valía -quizás todavía no sepamos cuán buena actriz es- a esta mujer.
    Un abrazo y, como siempre, gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  6. Uno al final acaba por no saber qué está sucediendo, gente tan joven que se ve en estas circunstancias, cuando me enteré no podía dar crédito. Por suerte parece que las noticias sobre su recuperación son buenas.

    ResponderEliminar
  7. Acompañaba a mi hermano al médico cuando en la sala de espera me preguntaron si podía contestara un pequeño formulario. Era sobre el ictus. Trataban de saber, deduzco por las preguntas, hasta qué punto estamos informados de lo que es. Dos días después leí lo de S. Abascal. ¿Qué ocurre? ¿Es mas frecuente de lo que imaginamos?
    Creo que tratamos de evitar los temas desagradables en la conversación y con ello propiciamos la ignorancia.
    ¿Y la Z Jones y su trastorno bipolar? ahora resulta que hay una larga lista de artistas que también lo padecen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar