Páginas vistas en total

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Antes de que se nos vaya noviembre.

"Dama parisién en la plaza de la Concordia" de Jean Beraud.
Una de mis damitas, quizás una cocotte disfrazada de tal, pie menudito y bien calzado, recoge las faldas y, al desgaire, como quien no quiere la cosa, muestra, provocadora, el tobillo, quizás incluso, la muy descocada, un poquitín de media. El gris frío, el viento que agita su boa, los árboles despojados ya de hojas hace que los caballeros bien nutridos del fondo no hagan mucho caso a nuestra damita, frágil con su paquetito blanco sobre el negro respetable del vestido, quizás lleve a empeñar sus cubiertos de plata o vuelva a casa con un surtido de patés, o de visita llevando unas exquisitas pastas de té. El toque rojizo de lo que vemos de su cabellera sobre la caramba también negra y la técnica del velito -prodigiosa para un abogado como su autor, virtuosismo del momento- y de la boquita menuda, detalles incitantes, se estrellan contra una mirada dulce, casi inocente. Y la damita cruza presurosa la plaza huyendo del viento fresco de la tarde parisién.

1 comentario: