Páginas vistas en total

domingo, 4 de marzo de 2012

De mujeres y pulpos (ahora en serio) 5

 Sir Edward Burne Jones: "En las profundidades del mar". Vemos como la mujer-sirena tira melifluamente del hombre-humano, o lo que viene a ser lo mismo en la mentalidad del XIX: la mujer-instinto hunde al hombre-espíritu. Cosas del XIX.

Cabría preguntarnos (y como cabe me lo pregunto) ¿Cuál ha sido la relación de occidente con los pulpos, cefalópodos y seres más o menos míticos de las profundidades submarinas? Del Leviatán hebreo, y como nombre genérico a los monstruos marinos indefinidos y variados, a las sirenas o mujeres con cola de pez, no me refiero ahora a las no menos peligrosas sirenas grecolatinas, sino a estos otros seres de origen más europeo, desde los tiburones a los monstruos indescriptibles de la mitología de Lovecraft e incluso al quizás más aterrador relato escrito jamás (“Manuscrito encontrado en una botella” del bueno de Edgar Allan Poe) básicamente la relación de Europa con las criaturas marinas se basan en el terror más depurado. No me avergüenza confesar que en mi vida he pasado tanto miedo como con el Manuscrito etc. Me recuerdo a mí mismo en posición fetal bajo el círculo de luz del flexo y sin atreverme a estirarme y entrar en la oscuridad, claro, era Poe. Tan sólo hay un puntito de erotismo destructor y destructivo en el mito de las sirenas tanto de agua salada como de agua dulce en el clásico ejemplo de Hilas, el argonauta que según Graves se entregó a ellas huyendo de los pellizcos musleros de Heracles, pero al que la ortodoxia da un trágico destino a manos de unas ninfas acuáticas. Pero aquí me voy a parar pues la sirena, mis muy amadas sirenas, son harina de otro costal que merecen capítulo aparte, a pesar de ello y como muestra de que las relaciones de occidente con las profundidades antes de Jacques Cousteau han sido siempre cercanas al terror más puro veamos estas imágenes que arrancan en el movimiento prerrafaelista y llegan prácticamente hasta hoy con una obra de Uno Moralez que, curiosamente se asemeja muchísimo a otra de Kimura Ryoko en la que mujeres medio sirenas y medio animalillos marino devoran las tripas de un infeliz marinerito. 

 Uno Moralez
 Kimura Ryoko "La belleza en mi plato" 2005

Sin embargo, hay un mito que está mucho más cerca de lo que nos ocupa del de mujeres y pulpos: el kraken.


 El kraken es un ser nacido en la mitología nórdica que podría tener una base real en los calamares gigantes que se han venido encontrando desde hace tiempo (y últimamente más). Las primeras referencias se encuentran,  según Santa Wikipedia, en textos noruegos de 1250.  Vamos que no viene de ahora pues hay multitud de creencias relacionadas con este monstruo cuyo nombre, en alemán, significa “pulpo”. Será en el XIX cuando el bicho cobre nueva carta de naturaleza con autores como Pierre Dénys de Montfort, Tennyson y el inevitable Julio Verne que, inspirado en él, creara su calamar gigante contra el Nautilus.
 Una imagen interesante es esta que recojo pues enfrenta el horror mental que supone la sirena para el marino frente al horror mucho más visceral que supone el monstruo marino. En este caso las sirenas llevan las de perder.
 Evidentemente todo este tema se ha ido frivolizando hasta el punto de pinturas como esta que, si la tomáramos en serio, sería altamente inquietante.

En cualquier caso la relación de la mujer con el pulpo en occidente está más reflejada en esta imagen que sigue o en esta otra pin-up de los 50 (curiosamente hay una gran de films serie B de mujeres con bestias acuáticas en esta época, recordemos el diálogo de Tom Ewel y Marilyn Monroe a la salida del cine en “La tentación vive arriba”) que con lo que veíamos en Japón o en la primera mitad del XX aunque, a fuer de ser sinceros, ya se aprecia un cierto coqueteo soterrado.


4 comentarios:

  1. Bueno para terminar podríamos irnos a tomar un pulpo a feira no ???

    ResponderEliminar
  2. Me apunto, me ha entrado el apetito. Ja,ja. Menuda erudicion, Joaquinito. Me hace sentir tan ignorante...

    ResponderEliminar
  3. Insisto. Y a los gallegos ademas de cocinarlo ¿no se les ha ocurrido hacer nada artístico erótico con este animal?
    Mira que la gallega...

    ResponderEliminar
  4. Parece que de nuevo hay problemas a pesar de todo el chrome y la Biblia en verso.
    Mira que estáis gastronómicos.
    Javier: me apunto
    David: treinta años estudiando temas nipones al que vuelven ignorante es a mí.
    Uno: ¿te parece poco erotismo una buena empanada, unos cachelos, un queso gallego, un albariño, y una buena mariscada? Mira, ante eso que se quiten erotismos varios

    ResponderEliminar