Páginas vistas en total

domingo, 7 de febrero de 2016

La gala de los Goya

Anoche asistimos a la trigésima gala de los Goya. Más vayamos por partes que decía Jack el Destripador. 
Algunos de los premios estaban casi cantados aunque, conste, no he visto ninguna de las películas nominadas, por ejemplo el de Ricardo Darín, que casi casi se le debía, como ya empieza a debérsele a Inma Cuesta. Que la actriz que interpretara la Madre de La Novia -léase "Bodas de Sangre"- tenía el mejor papel de todo el cine español del año es evidente, y sin restar métitos  a Luisa Gavasa sólo es posible una gran interpretación es un buen texto, estoy deseando verla. El Goya a Javier Cámara es siempre justo y más cuando se le negó con su mejor e incomparable interpretación del Benigno de "Hable con ella". 
El resto de los premios no puedo juzgarlos pues ya digo que no he visto ningua de las nominadas, pero que Irene Escolar con el teatro que lleva en las venas haga una gran interpretación no puede sorprenderme, que "Palmeras en la nieve" reuniera tantas nominaciones tampoco, aunque sólo sea por la audacia de afrontar tema tan huidizo y casi desconocido como la colonización española, tampoco. Que Daniel Guzmán obtuviera el premio a mejor director novel para mí es más que coherente viendo su trayectoria. 
Ahora vamos al cotilleo: Rovira estuvo bien, pero creo que le faltó su chispa habitual, ver a Silvia Abascal para mí fue la alegría de la noche -como siempre que la veo saliendo de su bache-, Penélope, magnífica, Oscar Jaenada dando el cante como siempre, igual que los calcetines de Rovira en el número de magia, mucha "pienna" y poco escote. Por ciero ¿que c.... se ha hecho Belén Rueda en la cabeza?, La Binochet maravillosa como siempre -en ella como en la Deneuve es como si toda la historia de Europa hubiera refinado sus herramientas para crear belleza y dieran una belleza amasadaa por los siglos, serena e incontestable y, casi, imperecedera-. Mucha lágrima que ya ha mandado a hacer puñetas aquello de que los hombres no lloran. 
Ahora a mala uva: vale sr. Iglesias, papanatas, a los Goya con esmoquin y a la Zarzuela en mangas de camisa. Pues lamento decirle que esos gestos no le hacen a usted más de izquierdas, sino más estúpido. La primera norma de la coherencia en la imagen es la de vestirse del modo adecuado a cada ocasión. Otros a esto lo llaman elegancia, yo lo llamo respeto y al igual que no me presentaría en un entierro con mi corbata arcoiris tampoco me presentaría en un cotillón con pantuflas. Si con esa imagen quiere dar armas a los peperos de toda la vida, lo esta consiguiendo. Elogios varios al saber estar del ministro de Cultura, y sorpresa al ver a Sánchez sin corbata, no da una el pobre. Genial el gag del cuarto con cuatro sillas y un plasma para que hablen los cinco. 
Lo peor: la manera de cortar las intervenciones de los premiados que si en algún caso es cierto que se exceden en otros como el del ganador del largo documental, merecen el respeto por lo que estaba diciendo. 
Obviamente me sobró Vargas Llosa, la verdad es que siempre me sobra.
Algo más antes de acabar: hacía años, como cincuenta, que no oía la palabra "Polio" en los medios, ayer la oí al hablar de "Un día perfecto", no estaría mal aprovechar el tirón para resucitar el tema de la extensión de la enfermedad gracias a las guerras y a las políticas pseudo religiosas que ven mal la vacunación. 
En conjunto un siete, no es que esté mal pero no ha alcanzado a otras ediciones.

2 comentarios:

  1. Estoy mas o menos de acuerdo contigo pero me llama la atención tu comentario sobre Vargas Llosa cuya presencia también ha sido criticada en muchos otros sitios. Por ejemplo en el blog de la asociación de guionistas, a los que, por lo visto, les debe parecer que un premio nobel es poca cosa para dar el premio al guión. Un escritor con varias obras adaptadas al cine y que ha hecho mas que pinitos en la escena teatral.
    Pero claro cada uno es cada uno. A mi quien me sobró fué Ozores y sus 96 películas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. A mi no es que me sobre un premio Nobel en los Goya, me sobra Vargas Llosa en conjunto, además dudo mucho que leído lo que he leido de él, sea un autor como para un Nobel. Simplemente no puedo con él.
    De Ozores me sobra todo como ya dije en una entrada anterior.

    ResponderEliminar