Páginas vistas en total

lunes, 23 de abril de 2012

Abrumado

Abrumado es como estoy ante la avalancha de penurias, tristezas, penas, enfermedades y violencias externas a mí. Hay una película muy antigua, "Teatro Apolo", protagonizada por un Jorge Negrete que canta zarzuela, su esposa en la ficción sueña que se caen las paredes del teatro Apolo (un mítico teatro que fue derribado a principios del XX para construir... un banco) y que todos intentan sujetar esas paredes en vano. Esa es la sensación que me invade. Abrumado, aplastado y decepcionado, apenas puedo reaccionar ante el torrente continuo de noticias y amenazas siniestras. Rehén, como todos, de las mafias me cuesta encontrar esa luz de la que hablaba Buda, esa que todos llevamos dentro y que, Buda aparte, es lo que ha permitido a la humanidad seguir adelante en peores situaciones. Por eso tantos días sin aparecer por aquí después de la descarga pulpeira. En fin, que como se puede se va levantando la testuz antes de que descabellen y vuelves a la carga. Te pones en pie y piensas que si te van a cortar el pescuezo, por lo menos tendrán que estirarse para llegar a tu altura, muy por encima de la suya. 

8 comentarios:

  1. Tal vez, y digo sólo tal vez, algo hay empezado a cambiar con los resultados electorales en Francia, como me comentabas antes, hay buscar ese rayo de esperanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez más el mundo depende de lo que pase en Francia. Como siempre ha sido.

      Eliminar
  2. Estamos bien jodidos pero no les demos el gusto de que se nos note. Nada es eterno. Animo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni nosotros tampoco somos eternos, esa es la pega.

      Eliminar
  3. Pues ya te me estás desabrumando que hasta ahí podíamos llegar. Podrán quitarnos la pasta pero no la alegría.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es lo primero que quitan, Uno. De hecho nuestra tradición judeocristiana se basa en eso.

      Eliminar
  4. Sé que es fácil comentar de lejos, cuando no estás en medio de los problemas (aunque los problemas de mi realidad tampoco son pequeños), pero con lo poco que he podido enterarme, veo que ustedes han logrado algunas cosas muy importantes, como por ejemplo, esa capacidad de socializar su indignación, esa solidaridad masiva... creo que estamos comenzando un tiempo donde la impunidad ya no es factible, y eso es muy bueno.

    Tal vez la luz ya no está más en cada uno de nosotros sino en todos juntos.

    Saludos querido amigo, suerte en todo.

    ResponderEliminar