Páginas vistas en total

sábado, 14 de abril de 2012

De mujeres y pulpos (ahora en serio) 14

El comic, concretamente nuestra inolvidable revista Vampirella, autores como Hokusai o Lovecraft y ciertas tradiciones han creado algo que se iba viendo venir a lo largo de estas entradas: la mujer pulpo, Cecaelia o, como yo prefiero llamarla, Bruja del Mar. Es un ser hibrido que recuerda a la sirena pero que en lugar de ser mitad mujer mitad pescado es mitad mujer pero su otra mitad es de pulpo.
Personalmente creo que este ser tiene mucho que ver con la idea de la femme letal del XIX: ser multitentacular, propio de los abismos, que hunde al hombre en las profundidades del mal. Herencia pues del siglo antepasado la Bruja del Mar aporta relativamente poco a la imaginería del mal encarnado en hembra después de sirenas y demás engendros. Eso sí, es más dúctil plásticamente, más decorativa y mucho más progre. De hecho se podría entender también como la hija contestataria y feminista del pulpo de Hokusai y la pescadora de perlas. En fin, la lectura de la bruja en general ha venido variando en los últimos años de una manera sorprendente que viene a sintetizarse como el paso de encarnación del mal a expresión reprimida de un matriarcado sojuzgado pero no extinto. Casi el mismo sentido cabría aplicar a las Brujas del Mar. 

 Inolvidable Ursula de "La Sirenita", deliciosa aunque traidora versión del cuento de Andersen. Ursula era un cruce entre la Belle de "Lo que el viento se llevó", Mae West y cualquier madame barriobajera. Una delicia de dibujo y personaje o como decía no recuerdo qué crítico todo un "pulpón verbenero"
 No me digáis que no lo estabais viendo venir: mujer-pulpo seduciendo a aguerrido marinero. La historia ya sabemos como acaba aunque por lo menos el de la ilustración parece pasárselo bien. Formalmente es una imagen inequívocamente japonesa en la tradición de la estampa. Lástima no haber encontrado datos sobre ella.
Así ve Dorian Cleavenger a una Bruja del Mar. Deliciosamente sensual.
 "Cielos, ¡que merendilla!" parece decir ésta ante la aparición de la buceadora. Paso por alto otras lecturas que se podrían hacer de la imagen, que no son pocas ni insípidas.
 Extremadamente conceptual y ambigua, extraña esta visión de la Mujer-pulpo.
 La Cecaelia vista como estricta gobernanta, disciplina inglesa con corpiño, fusta y hasta medias bordadas. Vamos, toda una dominatrix.
 De nuevo una extraña visión de la Mujer-pulpo con la mirada vacía y cuerpo ondulante. 
 No sé por qué pero parece que el tema tiene cierta aceptación, o la tuvo, entre los tatuajes de los marineros. Este es uno de los modelos, más adelante veremos algún otro. 
 Cabeza de mujer y el resto de pulpo, recordando a la Esfinge de Edipo, por ejemplo, o a las sirenas de tradición griega. Obra de Dan Hilier , artista ingles (n.1973), gran parte de su trabajo se basa en collages victorianos retorcidos al estilo surrealista. Todo un universo de seres híbridos que, me permito opinar, no dejan de tener su deuda con "La parada de los Monstruos", en cualquier caso deliciosa parodia de una sociedad, a qué sociedad se refiere mejor dejarlo al albedrío de cada uno.
 Tentáculos y finas tiras que recuerdan a las medusas, pura ondulación, pura acuosidad.
¿Alguien ha visto una bruja sin su gato correspondiente?
Estamos llegando al final de este largo tema pero aun queda una entrega más y más adelante haremos precuela pero, de momento, sólo una más. Lástima. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario