Páginas vistas en total

viernes, 4 de enero de 2013

Ocho viñetas navideñas

Como Espíritu de la Navidad Presente que soy os debo una explicación y esta explicación que os debo os la … digo, no. A ver no. Es que Berlanga y Plácido como gran cuento de Navidad hispano me pueden. Decía que como Espíritu de la Navidad Presente (ya dopado a base de Almax y Lexatines, Prozacs y Poleos-menta) forma parte de mi naturaleza, como el acebo o el muérdago, el humor. Si uno no sabe reírse en estas fechas ya me diréis cuando puede hacerlo. Ah, y la belleza, o, en estos casos, la creación artística que refleja la vida. Lo dicho: pasad y conocedme mejor. Aunque sea a través de estas viñetas inequívocamente americanas que han cocacolonizado la Navidad.



-Jo, jo, jo. Mirad estos angelitos jo, jo, jo, jo. Tan dulces, tan tiernos. Sin embargo, sus cartas no me han llegado y eso que las he comprobado todas… dos veces. Las que sí llegaron fueron las de sus padres. Me pregunto para que querría el padre una prueba de ADN y la madre una botella de ajenjo. Míralos, se han quedado dormiditos esperándome. ¡Que barbaridad! Como huelen a alcohol, les habrán puesto una inyección, pobrecitos. Les dejaré un bastón de caramelo más para compensar.
En plena posguerra que para USA supuso un esplendor de crecimiento económico, o así lo quisieron hacer ver, el gran pintor aunque más conocido como ilustrador Rockwell nos ofrece esta imagen de una dependienda de unos grandes almacenes después de la última jornada antes de Navidad, una obra maestra -que viendo como están hoy las pobres dependientas es totalmente realista- pero, al mismo tiempo un canto al más rabioso consumismo capitalista.
Igualmente de Rockwell, del año 48, es esta imagen que no dice lo que está pensando el recién llegado que viene a ser ¡¡¡¡¡SOCORRO!!!!!
Jonh Falter, 1952, casi sin comentarios.
De nuevo Rockwell. La familia entera se asoma a la ventana y estalla de alegría: ¿vienen los abuelos?, ¿ha llegado Santa?, ¿el tío desaparecido en Corea ha aparecido sano y salvo? No: Papá se ha comprado un Bentley. ¿Hay algo más navideño?
No sé de quien es ni el año pero la moda nos pone en la segunda mitad de los cincuenta, se titula "La fiesta de la gaseosa". Al fondo los adultos celebrando la Navidad, en primer término los jovencitos celebrando su Navidad, el del centro deja caer los ojos sobre el aparentemente recatado escote de la jovencita, sonríe no sabemos si por el escote, la jovencita o el rozamiento trasero que tan feliz parece hacer al muchacho de la izquierda. Ah, seguramente habrá una navidad para dentro de unos nueve meses más tarde, antes de que el chico descubra qué le hacía más feliz.
Del año 48 también es esta idílica escena navideña, con la que todos hemos soñado. Miremos bien la imagen e intentemos ver que piensan sus "felices" protagonistas.
Madre: Sí, con una pulsera quieres acallar tu conciencia por que te beneficias a la secretaria, a la telefonista y a la chica del supermercado. Si no fuera por que yo me ventilo a tu socio Jimmy, te ibas a enterar.
Padre: Ha picado, se cree que me cepillo a la secretaria, nunca sospechará que es a Jimmy a quien me cepillo.
Hija: ¿Y con esta baratija como pago yo el aborto? A ver si Jimmy se hace cargo del asunto, que para eso es el padre, creo.
Hijo: Jo, que bien, asi, a lo mejor, si dejo jugar al socio de papá con el tren me deja de tocar el culo.

Angus McBrbe, 1975. Con lo que se demuestra que lo importante de la Navidad es estar con quien quieres y... como quieras.

6 comentarios:

  1. Sin duda las mejores las de Rockwell, me encantan las expresiones es los rostros. Con tu interpretacion de los regalos me he divertido mucho. Estas mu loco. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Al final vas a tener razón: la navidad es muy divertida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, me encantan estas viñetas navideñas, y de una factura impecable. Quizás quede un poco ordinario, pero la última me parece de puto lujo, jajaja. Me he reído muchísimo con tus comentarios tan agudos, y menudo pájaro debía ser ese tal Jimmy, jajaja. Aunque siento un poco de desazón al contemplar cómo la cultura materialista y consumista ha borrado toda referencia religiosa en estas representaciones navideñas, como tú dices: " Cocacolonizado la Navidad". Pero, bueno, es su mundo y su cultura. Saludos y un fuerte abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
  4. David, Rockwell era grande creo que precisamente por su simplicidad. Bueno, un poco loco sí que estoy pero ¿quien no? jejeje
    Uno: la Navidad es tan divertida o siniestra como uno quiera hacerla si no te la juegan, claro.
    Roberto: si te fijas he obviado deliberadamente lo que es la tradición europea o nacional, que es algo más seria con el tema religioso. Al fin y al cabo la actual forma de vivir la Navidad la crearon los grandes almacenes y el sentido religioso más o menos ortodoxo o lo llevas dentro o no hay nada que hacer. A nosotros nos apetece jugar a su mundo pero, la inmensa mayoría sigue prefiriendo el Nacimiento aunque no se disponga de espacio.
    Bueno, la última viñeta sinceramente me ha parecido muy divertida, y seguro que muchas celebraciones acaban más o menos así.

    ResponderEliminar
  5. Irónica, certera, divertida entrada, porque cada una de estas ilustraciones dan lugar a múltiples lecturas, desde luego algunas muy poco inocentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. A veces hay que ser mordaz hasta con la Navidad.

      Eliminar