Páginas vistas en total

jueves, 21 de noviembre de 2019

UN MATRIMONIO FELIZ

Nunca he tenido pareja y lo cierto es que las que vengo conociendo no han sido nunca esas parejas felices como la de la ilustración pero no por eso he dejado de añorar tener una pareja, un matrimonio en general con todo lo que conlleva.
Ayer era el cumpleaños de una amiga de mi mismo piso, cierto es que con los años las celebraciones de cumpleaños se van minimizando y está bien que así sea, no seré yo quien pretenda que se organicen fiestorros a cada cumpleaños o santo o cualquier otro aniversario. Sin embargo, como conozco a esta chica desde literalmente la cuna sé algunas cosas de ella. Voy a explicar lo de "literalmente la cuna", tiene tres años menos que yo y ya he comentado que mis primeros recuerdos se remontan a los 20 meses -sé que habrá quien diga que es imposible, allá ellos-, en suma que cuando llegó su madre del hospital nos dijo que pasáramos a conocer a la recién nacida. Con tres años aquella cosa con mucho pelo y muy negro no es que me emocionara especialmente pero desde entonces nuestras vidas han corrido paralelas en los buenos y en los malos momentos (como todos los hemos tenido muy malos y siempre hemos estado cerca y apoyándonos) Seguramente tiene que ver la proximidad geográfica pues estoy seguro que de no ser vecinos tan inmediatos no seríamos amigos pues lo que tenemos en común es precisamente la vida ni los intereses, ni los gustos ni prácticamente nada. Decía que algunas cosas sé de esta chica y una de ellas es que le encanta recibir regalos, no hace falta que sean grandes regalos, ni de precio ni de marca ni nada de nada. Aprecia el detalle y muy especialmente el regalo de Reyes. Como ni ella ni yo podemos permitirnos grandes dispendios suelen ser pequeños detalles que encajan en el momento concreto de nuestra vida (ejemplo, un libro de cocina cuando me tuve que empezar a hacer la comida etc.)
Su pareja funciona bien, con los problemas habituales que son normales, nunca discuten entre ellos si no interviene un tercero como causa detonante y son lo que cabría definir como una pareja normalmente feliz, vamos que no viven en Jauja pero tampoco se están matando -como pareja, otra cosa son las situaciones en las que se van viendo envueltos-. Ayer pasé sobre las nueve de la noche a felicitarla y darle la tontería de regalo que me puedo permitir y "sorprendí" (no era tal sorpresa pues sabían que iba a pasar así que simplemente entré en su vida un momento y salí en cuanto pude) una escena que, a decir verdad, creo capaz de destruir cualquier visión mínimamente positiva del matrimonio.
Luces apagadas, sólo con la televisión encendida, los dos mirándola, y al mismo tiempo con el móvil en la mano, alternando la atención entre las dos pantallas, desarrapados (que no digo yo que haya que estar de gala en tu casa pero al menos en atención a tu pareja estar presentable, sin lamparones ni cosa semejante) y con el único signo de vida inteligente de una perrita cachorro ejerciendo de tal. Sé que no habían discutido por que aunque no quiera les oigo cuando lo hacen -el pito de voz de mi amiga taladraría muros de hormigón-, era simplemente una tarde más, una tarde lluviosa en casa de un matrimonio normal y ¡Dios bendito! aquello tenía más de funeral que de otra cosa. No, no es cierto, en un funeral hay mucha más animación. No quiero hacer chistes, en un funeral se conmemora o recuerda una vida que se acaba de ir. Ayer en esa casa lo que se percibía era la ausencia de vida sin la presencia de la muerte como en el caso del funeral, la nada, o incluso peor lo ajeno a todo que estaba viviendo cada uno de ellos.
Me volví a casa en cuanto pude y he de decir que, a casa vacía, había mucha más vida en la mía. Ahora casi me alegro de no tener un "matrimonio feliz"

sábado, 16 de noviembre de 2019

¿QUE PASA CON LOS UNICORNIOS?


¿Alguien puede explicarme o darme una pista de que coño ha pasado con los unicornios?
Hace unos años, pocos, pocos eran los interesados en ellos salvo los aficionados y/o estudiosos de la edad media, las mitologías y poco más. De repente ¡¡¡nos han invadido!!!
Lo han hecho en la peor de sus versiones, la ñoña arco iris de niñas con trenzas de aspecto angelical y almas de destrucción (Dios nos guarde de las niñas con trenzas) Los orgullosos caballos con cuerno sagrado ahora son ponys de colorines y aspecto de peluches mal dibujados; y si sólo se quedara en eso vaya y pase pero es que ¡¡¡han unicornizado todo!!! hay hasta gatos unicornio. Cuando un gato es simbólicamente todo lo contrario a un unicornio. Los cuernos parecen pirulís de colorines entre los que no puede faltar el rosa, chicle, horrible, y las expresiones ya pa que pa qué pa qué contar.
¿Qué ha pasado? No es que la cosa venga de ayer sino de hace un par de años pero cuando les he visto como adornos navideños las escasas luces de alarma que van quedando en mi cerebro pues cada vez se alarme por menos cosas se han disparado.
La criptozoología -al menos lo poco que yo he leído sobre el asunto- nos habla de la existencia real reflejada en algunas tallas del oriente medio, nada parecido a un caballo pura sangre crines al viento, más bien una bestia parda tipo rinoceronte pero con un cuerno más semejante al de los renos o cérvidos semejantes. Demos por aceptablemente aceptable esta imagen.
Sin embargo, a lo que llega mi corto entender el unicornio es más bien una criatura mítica de la zona de influencia céltica, no estoy muy informado pero creo que sí, y de lo que si estoy completamente seguro es de que:
A: es precristiana
B: no hay forma humana de meterla en el olímpo cristiano con se ha hecho con mil y un elementos incluso de su mismo origen.
C: es incluso perseguido por el cristianismo (la doncella es la única que puede cazar a un unicornio pero para matarlo, según se deduce del mito medieval)
Sí, ya sé que es una movida comercial pero la pregunta sigue ahí, el unicornio lleva cabalgando por la mente humana más de dos mil años, inaprensible, etéreo y de golpe todos los mercachifles del mundo lo convierten en mercancía vulgarizada, anodina y estúpida. ¿Por que todos de golpe, por qué todos ahora, por que en todos los artículos y en todas los lugares?
La historia ha demostrado que estas cosas no son nunca casuales ni siquiera meramente comerciales. Cuando una figura, una imagen, un objeto irrumpe en la vida diaria de esta manera es por algo. El comerciante puede poner a la venta lo que le salga de las narices pero otra cosa es que la gente lo compre. Quiero decir que cuando algo nos invade de esta manera es que hay necesariamente una demanda subconsciente del colectivo de esa figura, imagen, idea, concepto previa. Ejemplo: en los años veinte la moda imponía unas falditas bastante exiguas aunque con flecos, y no trascendió en absoluto. ¿Por que? Creo que la causa es que en aquellos tiempos se estaba viviendo el período en que se creía que había terminado la guerra que iba a acabar con todas las guerras y todo el mundo estaba cómodo o acomodándose en esa falsa creencia, pues un horror que no podían ni imaginar se les venia encima a ritmo de charlestón y marcha militar. Sin embargo cuando en la Inglaterra de los sesenta a la célebre Mary Quant pegó el tijeretazo al pan sin sal de moda de los sesenta el tema de los centímetros de tela que debían tener las faldas se convirtió en la base de miles de debates públicos y privados, dramas familiares y hasta intervenciones religiosas. La diferencia es, a mi juicio, que en aquel momento el recorte de la falda -preludio del sinsostenismo insostenible- se hizo en una sociedad que era consciente de estar viviendo al borde del apocalípsis de la Guerra fría y bajo unos dictadores (por muy democráticamente que fueran elegidos, las políticas de todos los líderes eran militaristas y opresoras, como demuestra su arquitectura) anclados en no se sabe muy bien qué. Todo ello en medio de una "beautiful people" crepuscular. Vamos que el ambiente pedía algo rompedor, en este caso la minifalda.
Es un ejemplo de cosas que están en el aire en un momento dado y que sin saber por qué estallan visual, comercial e ideológicamante. La pregunta es pues ¿por que AHORA los unicornios? Cuando serían más lógicos, por ejemplo los dragones después del éxito de "Juego de Tronos", pongo por caso.

domingo, 10 de noviembre de 2019

DE GATOS Y GATERÍAS 2


Tras años de dudas y debates internos con mi misma mismidad he tomado, como era de esperar, la decisión de adoptar un gato. No quiero comprar por que no soy un nazi que necesite razas puras (aunque esperar de una gata una pureza de raza es mucho esperar) y por que hay demasiados animales abandonados por una u otra causa. Así que, tonto de mí, en lugar de coger a cualquier cachorrito de los que nacen al lado de la casa del pueblo de mi vecina, sobre todo por que con mi movilidad sería demasiado complicado, en absoluto imposible pero sí complicado, el trajín de vacunas, esterilizaciones, desparasitaciones etc. pues me dirigí a una asociación dedicada a estos menesteres.
La primera de estas asociaciones, por supuesto sin teléfono y todo a base de la red, me tuvo dos horas y media rellenando datos de lo más peregrino, dos horas y media. Por fin, cuando llego al último recuadro me encuentro con lo siguiente:
"Ponga usted una fotografía de la última mascota que tuvo"
Mi anterior gato murió en el 96 y por entonces la red para la mayoría de los mortales era poco más que ciencia ficción y desde luego las fotos que tengo de él no están escaneadas en el ordenador. Debería hacerlo, pues quizás sí, pero salvo para uso personal de almacenaje no le veo otra utilidad.
Pues como no puse la imagen del gato muerto hace 23 años no me admitió el cuestionario.
¡Bien! Objetivo logrado: un montón de datos sobre mí, (metros cuadrados, si casa propia o alquilada, que si hipoteca pagada o no etc) logrados sin ofrecer a cambio ni una puta explicación.
Como a los amantes de los gatos nos ciega la pasión felina reincidí con otra asociación. Esta vez el cuestionario era mucho más "normalito" y a las pocas horas se pusieron en contacto conmigo para venir a visitar mi casa y ver si reunía las condiciones necesarias para un gato, lo cual viene a ser una gilipollez pues si un gato no encuentra las condiciones necesarias ya se ocupará de hacértelo saber, pero bueno, admitamos pulpo como animal de compañía.
Así que endomingo mi casa, o sea quito los trastos habituales como caballete y demás y recibo a una joven, un tanto sepulcral, todo hay que decirlo que miraba todo como si cada mueble estuviera contamidado con ébola. Que si hay muchos adornos, "están para que alguien los rompa", contesto yo que me pierdo comprando chorraditas y claro sin niños ni animales duran una eternidad, y alguna tontería de este tipo pero lo bueno no fue eso.
Ojo, que tiene bemoles. Hay que poner mosquiteras o redes o algo así para que los gatos no se tiren por las ventanas. Sólo conocí a un animal que se tiró por la ventana, el perro de mi tía y he de confesar que yo también lo hubiera hecho de estar en su piel. Un gato cayéndose de una ventana, poco probable, pero posible, volvamos pues a admitir pulpo como animal de compañía. Hay que ponerlas en los ventanales del comedor, de la cocina y de su cuarto. Ah, y la del cuarto de baño que está a más de dos metros de altura, y es de corredera, vamos que tendría que ser un gato-gassol para acertar y tirarse. Sigamos admitiendo pero, y aquí viene la cola del zorro de la mitología japonesa que delata la trampa. "Nosotros tenemos algunas empresas que colaboran con nosotros y ajustan los precios y" etc.
Quedamos que como mucho ayer se pondrían en contacto conmigo para darme la lista de empresas y ver que tipo de gato se adecúa más a "la cantidad de adornos" de mi casa. Hoy es sábado. No van a ponerse en contacto conmigo y, otra vez más, no sólo habré suministrado voluntariamente unos datos que realmente no son necesarios sino que habré abierto mi puerta a una desconocida que, quizás, vino a tasar lo que había en casa, menos mal que lo más valioso es este ordenador y tiene doce o quince años.
Sé que no es cierto pero teniendo en cuenta la escala zoológica ponen más difícil adoptar un gato que un niño.

sábado, 9 de noviembre de 2019

¡A MI QUE ME LO EXPLIQUEN!


Y me refiero a ese extraño y casi paranormal concepto de "valores normales para esta época". Hace cuatro días no teníamos esos valores normales para esta época por que no hacía frío, ahora no tenemos los valores normales para esta época por que hace un frío, con perdón, que te cagas (el viento serrano en Madrid es como un cuchillo ya pueden decir los termómetros más sofisticado lo que les salga del mercurio o la porquería que usen ahora) y yo pregunto, lleno de mala intención como es habitual en mí varias cuestiones:
-¿cuales son los "valores normales para esta época"? y me vale para cualquier época por que siempre estamos con el estribillo y olé
-¿Existen o han existido alguna vez épocas en que haya habido "valores normales para esta época"? por que ya tengo unos añitos (antes canto soleares que confesarlos) y no conozco una época en que haya habido esos "valores normales para esta época".
-¿Que criterios se siguen para determinar cuales son los valores normales dado que nunca estamos en ellos?
En otras palabras que estoy hasta ahí mismo de esperar una "normalidad" climática que no creo posible dado que nunca estamos en los "valores normales para esta época":
Lo mismo pasa en verano: "la falta de lluvias del este verano", cagonlaleche, en verano en la España seca no llueve. Nunca. Salvo alguna que otra tormenta con su dosis de desastre y tragedia que nunca falta.
Otro comentario y ya puestos pues me lanzo: "Hoy ha entrado la primavera climatológica" vuelvo a cagarme en la leche. Está uno tiritando con más capas que una cebolla pegado al radiador y con un ansia loca de un chocolate bien caliente con mojicones y "ha entrado la primavera climatológica". Pa matarles.
Todos sabemos que la climatología no es precisamente una ciencia exacta, pero, por favor, que dejen de decir tonterías o, si queréis, de tomarnos el pelo con los "valores normales para esta época".
Hartico me tienen

lunes, 4 de noviembre de 2019

LLUVIA DORADA


¡Qué no va por ahí! Obsesos, maníacos, o sea, normales. ¡Que no va por ahí!
Es algo un pelín menos apasionante pero más limpio y fresco.
El sábado tenía la mañana en blanco y como mis psicólogos y psiquiatras (lo del psiquiatra ciertamente no sé si vale de mucho pero yo cumplo) se ocupan de mi depresión ya requeteañeja y en estado de franca mejoría se empeñan en que he de salir a la calle por encima de todo aunque sólo sean unos minutos, pues me enfundé ya la cazadora que no me quito hasta mayo y ¡hala! a la bendita calle.
Rodaba pues sin rodar en mí sin rumbo fijo pensando en la de cosas que tenía que comprar y que tenía que aplazar hasta primeros. Como todo el mundo, vamos, cuando me encontré con un parque muy cerca de casa en el que no me explico por qué nunca hay nadie, lo que viene siendo un lugar perfecto. Las hojas ya doradas, en ese punto en que parecen emitir luz en lugar de recibirla, estaban tan sólo ligeramente agitadas por una brisa suave. Fue casi como en un sueño o en una película, pues de pronto se levantó un viento más que considerable (de hecho dos calles más atrás tronchó un árbol) y las hojas comenzaron a desprenderse todas a la vez, con el sol atravesándolas, llenas de destellos, algunas rojas rompían el dorado que parecía rodear todo. Me quité el sombrero para disfrutar de aquel viento fresco, quizás ofreciéndome a él como una hoja. Dejadme ser un pelín cursi, el aire era casi de oro en un cielo sin nubes perfecto celeste, ese cielo de Madrid cuando el viento se lleva los humos (y cuando no también, que caramba)
Una lluvia dorada caía, casi tan densa como una cortina, de los árboles, rodeándome.
Duró poco, la belleza de ese nivel no lo sería si fuera más permanente pero tampoco hizo falta más. Fue algo inolvidable.
Por cierto, no sé que coño pasó con mi sombrero.

sábado, 2 de noviembre de 2019

LOS FIELES DIFUNTOS

 "El día de los muertos" por Bouguereau
 
El día de Difuntos es mañana, dos de noviembre, pero algo a medio camino entre la festividad y la comodidad el día se ha difuminado en varios días. Este año entre viernes, sábado y domingo. Añadamos Halloween y nos pasamos una semana liados con el asunto. Eso si no hay puente y todo el mundo huye despavorido rumbo a repugnantes playas llenas de aceites bronceadores, borrachos y peces muertos (otro día hablamos del Mar Menor) y descontando a aquellos que dicen que "yo los llevo dentro y no necesito fechas", traduciendo, que es gerundio: "no me molesté por ellos en vida, voy a mover un dedo estando muertos, amos anda" o "voy a perder un festivo para visitar un cementerio, naranjas" y se pasan la fiesta tocándose el bolo, con perdón de la expresión. Se supone que lo políticamente correcto es decir que allá cada uno pero he decidido no ser políticamente correcto en esta etapa del blog. De allá cada uno nanay, hoy me he levantado castizo, y no por que a mí personalmente me importe un p. bledo lo que hagan con sus cadáveres y con sus bolos sino por que todos esos argumentos van cargados, por lo menos en todas las ocasiones en que los he oído, de un sutil "serás gilipollas que pierdes el tiempo en esas cosas" cargado de desprecio. Y, no, hijo, no.
Salvedades para no generalizar: no son pocos quienes realmente no entran en el juego social de las visitas al cementerio pero que sí tienen sus pequeños e íntimos ritos para recordar de un modo especial en este día. Sumamente respetables. Yo mismo me veo obligado a hacerlo así bien a mi pesar. Pero llamemos por su nombre a las cosas: los de los anteriores argumentos no son mas de descastados y sobre todo cobardes por que ni siquiera pueden afrontar el hecho de la lápida y se cagan por la pata abajo de pensar en la parca o tan siquiera en hospitales. Bigardos tíos como castillos he visto palidecer ante la idea de entrar en un hospital y hasta desinfectarse después de ir a un entierro de compromiso. Luego están los otros que tienen a sus parientes incinerados en el trastero y se acuerdan de que están ahí cuando les estorban para coger algo. Ninguno tiene autoridad parta burlarse de quienes practicamos o quisiéramos practicar la costumbre tradicional. Aunque lo hacen y encima (experiencia personal) te llaman a la cara ignorante. Me voy a conceder un matiz, quien me lo dijo no acabó el cuarto de bachillerato y se colocó por que su papá, hombre agradabilísimo, fue ex combatiente en la división azul. Eso se atreve a llamarme ignorante después de sacar un doctorado y varias publicaciones. Seré un imbécil, quizás, podré ser todo menos más ignorante que ella ni queriendo.
Bueno, hasta aquí la bronca y la parte seria. Ahora viene la otra. Durante muchos años, muchos años, de hecho hasta hace cuatro, las visitas a los cementerios en mi casa eran si no cotidianas si habituales en fechas claves. Muchos de esos años eran visitas semanales. Mi padre y yo nos levantábamos temprano y nos íbamos a La Almudena a llevar claveles a mi madre. ¿Excesivo? posiblemente, ¿educativo? sin duda por que yendo con cierta asiduidad válgame Dios lo que se ve, que, siguiendo la vena castiza, es pa mear y no echar gota.
Ejemplo: junto a la sepultura de mi madre construyeron una tumba doble de dos hermanas y sus familias, en vacío, vamos que no tenían ningún muerto dentro, sin embargo, durante años, hermanas y maridos acudían todos los domingos por la mañana a ver la sepultura (a ver si se la habrían robado, digo yo) no a poner flores como en ciertas tradiciones de este país que cuidan su tumba en vida, no, sólo como quien va a la parcelita a pasar la mañana. Lo más curioso es que en cuanto hubo un difunto por allí no volvió a aparecer nadie, lo descuidado de la tumba demostraba que nadie, nunca.
Es uso habitual que quince o veinte días antes de estas fechas desembarquen marujas enloquecidas del tipo de las que recoge Almodóvar en "Volver": delantal, detergentes variados, trapos, estropajos, escaleras, fregonas etc, y los descarguen del coche (mejor dicho, se los descarguen los sufridos maridos) junto con  una más que notable carga de mala leche. Sin embargo, lo mejor son los comentarios: "míralas, ni una a venido a limpiar en todo el año" (ella tampoco, recordemos que yo iba todas las semanas)."con lo que ha sido x (madre, tía, primo, concuñado etc) con ellas", "es que son malas que ni arrancás, ingratas conlo que X hizo por el/ella (eso sí la responsable siempre va en femenino)"y así llegamos al momento lágrimas -perfectamente programadas, vamos precisión suiza- que si hay gente cerca pueden subir de nivel y alcanzar diversos grados que van desde el hipido suave pero audible al ataque de histeria cayendo de rodillas según sea más o menos conocido quien ande cerca". Números he visto yo dignos de Goyas, Césares y Oscares todos juntos. Desmayos no, eso lo guardan para solemnidades aunque creo que más bien es que no quieren perder ripio de las reacciones. A todo esto siguen fregoteando como posesas y con su discurso "Si, claro, -al difunto- tú mucho mirar por ellas pero ¿Quién está aquí quitando la mierda? Yo, la tonta. Pero se va a enterar cuando venga por los Santos, qué vea como te tengo, como los chorros del oro... etc, etc" Entre esta jornada de limpieza febril enloquecida y la fecha clave nuestras marujas dignas de Halloween mucho más que cualquier calavera, acuden varias veces a cuidar esa primera puesta a punto de modo que el dia clave, cuando se supone que van a ir todas las cuñadas/hermanas etc, realmente parece que esa tumba recibe los cuidados del mejor de los jardineros de Versalles. 
Entonces, las visitas (que por cierto no encuentran sitio para las flores pues nuestra maruja demente ha ocupado hasta el último rincón con las suyas), empiezan a hablar, "cuidará mucho esto pero en vida... yo no te digo nada que no sepas", "¿Que me vas a decir? con los trabajos que me dio a mí X" "Y que más valía que se ocupara de limpiar su casa que... ", "¿Que me vas a decir? si mas que guarra es espesa". Este grupo suele hace la ronda (tumbas de otros familiares, amigos etc. con la misma actitud piadosa. A los pocos días la maruja nº 1 vuelve y "mira lo que les importas que ni se han tomado la molestia de colocar las flores como es debido. Ahora verás quien te etc.....) después de lo cual no vuelve a acordarse del asunto tumba hasta mediados de octubre
Otro elemento peculiar de estas fechas es el descaro profundo y la desvergüenza absoluta.
En cierta ocasión una de mis tías llevó un espectacular ramo de rosas a la tumba de mi abuelo. Al día siguiente nos juntábamos para comer toda la familia y ¿Qué nos encontramos medio escondido en un dormitorio? El ramo de rosas que mi tía había llevado al cementerio.
En no pocas ocasiones, sobre todo en estas fechas que, normalmente son más frescas y las flores aguantan mejor de una semana a otra, el ramo que habíamos puesto en nuestra tumba, bueno en donde está mi madre, aparecía dos o tres tumbas más allá.
Los hay que en los nichos ponen flores artificiales y un cristal con llave, para evitar que se las roben, coherente, estúpido pero coherente. Eso sí, deja de serlo cuando compras las flores más baratas, casi las que se van cayendo de puro mal hechas y luego pones cinco cerrojos en el cristal que cuesta ver el nombre del finado/a más por los cierres que por las flores.
Larga es la entrada y habrá a quien le resulte siniestra, quizás lo sea pero no es más que una ramificación más del esperpento que Valle recogió tan magníficamente, pues puedo jurar que no he puesto ni una sola palabra de mi invención, es más, he suavizado bastante las cosas por que hasta a mí que hace mil años que perdí la vergüenza me subían los colores al ir a escribirlas.
Felices huesos de santo o dulce típico.

jueves, 31 de octubre de 2019

HALLOWEEN

Bueno, pues ya estamos liados con lo de siempre: que si es una fiesta yanki, que si no se sabe por que se celebra, que qué tontería. Hay una cosa en la que estoy de acuerdo, cualquier fiesta en la que haya orgías de cuerpos desnudos me parece genial y ¿Dónde hay que apuntarse?
Lo malo es que no va por ahí.
El común de los españolitos, gracias a una intensa labor de desinformación global durante casi setenta años, ha olvidado que la fiesta de esta noche siempre se ha celebrado. Es de origen celta y se llama Shamain, creo recordar. De siempre, incluso en zonas tan poco célticas como Andalucía la tradición del vaciado de calabazas y demás ha existido. ¿Qué ha ocurrido pues para que esta tradición milenaria y precristiana sea considerada hoy una importación yanki? Pues varias cosas importantes, sutiles y útiles a según quien.
La primera es, como siempre en este país, que a partir de determinado momento (ya sabemos cual) las celebraciones con disfraces eran perseguidas, salvo si era Semana Santa y siempre con los encapuchados perfectamente identificados como cuando no recuerdo que ministro del aznarato salió "de incognito" en la procesión general de Valladolid y se enteró hasta el gato, o en eventos como los Bailes del Círculo de Bellas Artes (y equivalentes, casinos de pueblo etc)
Por otro lado tienen toda una carga no del todo cristiana y ya sabemos como funcionaba el nacionalcatolicismo sobre el tema.
A todo esto sumemos la ignorancia deliberada, la desinformación general y la invasión mediante la televisión más que el cine (en el cine, al menos en el Gran Cine, la celebración de Halloween no aparece seriamente hasta los setenta) de la forma yanki de la celebración, como todo lo yanki viciada y deforme. Resultado: que parece una creación yanki -si, en sí misma es una contradicción esta frase pero de algún modo hay que decirlo- lo que no es sino una mala reinterpretación que al ser digerida aquí tomó sus peores rasgos.
Afortunadamente ya hay gente que se está ocupando de eliminar elementos sobrantes en busca de la celebración más puramente céltica, sobre todo en Galicia, donde todo se presta para ello.
Hay un par de elementos más que tener en cuenta. la venta desmedida de artículos para esta fiesta (especialmente para las fiestas en los colegios) y la excusa para el pendoneo y la borrachera que supone.
No creo que los colegios deban emplear horas lectivas en fiestas cuando tan necesitados están los alumnos de que les enseñen algo (el otro día escuché a unos chavales de unos 16 años debatir cual era el río más largo de Galicia ¿un poco talluditos para esas preguntas en un examen que era de lo que venían hablando, no?) Esa la primera, lo malo es que denota un mal sistema educativo y una no excesiva preocupación del profesorado (seguramente atado de pies y manos por los delirios de los sucesivos planes de estudios)
En cuanto a la segunda sólo una anécdota. Ayer estuve en uno de esos inmensos bazares chinos. La mitad está ocupada por elementos para la fiesta y mientras yo buscaba una pieza para cubrir un hueco en un centro navideño llevaba detrás a tres jovencitas buscando cosas para disfrazarse. En  fin que las respetables damas de la noche (lease putas) de la calle de la Ballesta serían auténticas Ladys al lado del tono arrastrado de las "inocentes criaturitas".
Pues ya tenemos todo lo necesario para la fiesta de esta noche, yo para asustarme a gusto pondré el telediario y escucharé a los próceres de la patria ante los que los tradicionales monstruos de toda la vida (Santa Compaña incluida) son hermanitas de la caridad.
Que ustedes se asusten bien.